La historia del Congreso que no quiso modificar sus altos salarios

El Centro Democrático había presentado una reforma que ordenaba congelar los sueldos. La coalición de gobierno que se fijara en 30 salarios mínimos, finalmente no fueron discutidas.

Si hay algo que molesta a la opinión pública es el exagerado sueldo que reciben los congresistas, quienes además continuamente resultan involucrados en escándalos ausentismo, clientelismo y corrupción. El lunes fue confirmado el aumento salarial que quedó en $ 27.929.064. Esto generó un nuevo agarrón entre parlamentarios de Gobierno y oposición. (lea Salario de congresistas sube en 7,77% y queda en $27.929.06)

El Centro Democrático, con autoría de la senadora Paola Holguín, había presentado la reforma constitucional 03 de 2015, con la cual buscaban congelar los salarios de los congresistas durante cuatro años y luego de este periodo se planteaba un pequeño aumento.

Después, los congresistas Martiza Martínez, Jorge Eliéser Prieto, Jorge Iván Ospina, Roy Barreras, Angélica Lozano, Sandra Ortiz, Claudia López, Jimmy Chamorro, Juan Carlos Losada, Ángela María Robledo, Armando Benedetti y Heribierto Sanabria radicaron Acto Legislativo  06 de 2015 Senado con el que contemplaban que el salario fuera máximo de 30 salarios mínimos mensuales, en la actualidad $20.683.000.

Surgió una tercera propuesta, el senador Horacio Serpa planteó que el aumento fuera del 75% de la inflación causada y de este modo progresivamente el salario de los congresistas se iba  reduciendo frente a los ingresos de los demás colombianos. Claro, esta fórmula mágica, estaba lejos de generar el equilibrio en poco tiempo.

Hoy todos aseguran que han intentado bajar el sueldo. El uribismo fue el primero en presentar la propuesta y aseguran que no fue discutida. Desde la Unidad Nacional que el Centro Democrático no presentó ponencia, pero no es así, la presentó el senador Alfredo Rangel. Por su parte, en el Polo Democrático el congresista Alexander López respaldo la idea de que fueran 30 salarios mínimos mensuales.

El hecho fue que la presidencia de la Comisión Primera de Senado, encabezada en esta legislatura por el senador Manuel Enriques Rosero, nunca puso este tema a discusión y ambos proyectos de fueron archivados el 16 diciembre de 2015, por vencimiento de los tiempos para su trámite.

Hoy cuando la opinión pública de nuevo rechaza el aumento salarial para los parlamentarios y reclama mayor equidad. Lo único claro es que es en el mismo Congreso donde no se dio la discusión y las tres propuestas planteadas: congelar el sueldo, imponer que sean 30 salarios mínimos como tope o que el aumento fuera del 75% de la inflación causada, se convirtieron en letra muerta.

El Centro Democrático ya anunció que el próximo 20 de julio radicará nuevamente el Proyecto de Acto Legislativo para congelar el salario de los congresistas. Seguramente vendarán más propuestas, el asunto es si hay interés del Congreso de sacarla adelante y si el Gobierno impulsa este trámite.