¿Hora de “quemar” fusibles?

Los rumores sobre próximos cambios en el gabinete del presidente Juan Manuel Santos crecen cada día, más aun con la caída que muestran las encuestas en el apoyo a su gestión. Suenan nombres para salir y para llegar.

Dicen que el presidente Santos ya medita varios cambios en su gabinete. / AFP

Los rumores se vienen escuchando desde finales del año pasado y han cobrado más fuerza por estos días, cuando una reciente encuesta de Gallup muestra un dramático incremento en la desaprobación de la gestión del presidente Juan Manuel Santos, que son muchos los colombianos que no le creen al proceso de paz con las Farc y que cada vez es más la gente que piensa que las cosas en el país van por mal camino. Siempre se ha dicho que los ministros son fusibles para “quemar” —léase cambiar— en momentos de crisis o necesidad. Y todo indica que llegó la hora de tomar decisiones en ese sentido.

El entorno es difícil, así el primer mandatario insista en afirmar que el país va por buen camino y pida cambiar esa actitud pesimista por un mayor optimismo, “porque eso es lo que nos va a permitir seguir progresando”. Las preocupaciones económicas son de todo tipo: dólar, inflación y desempleo al alza; baja producción industrial; caída en las exportaciones, saldo en rojo en la renta petrolera y el fenómeno de El Niño que no le da tregua al agro, solo por nombrar algunas. Las noticias de muerte de niños por desnutrición en La Guajira y de ancianos en las salas de urgencias de los centros de salud generan desazón.

La polarización política crece con un uribismo exacerbado tras la orden de captura contra Santiago Uribe, hermano del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe. Y la renuncia del director de la Policía en medio de un escándalo por supuesto acoso sexual ha jugado en contra y ha ayudado al enrarecimiento del ambiente en torno al primer mandatario. De ahí que en los círculos políticos se diga que más temprano que tarde vendrán cambios en el equipo ministerial, pues existe la necesidad de “oxigenar” el Gobierno y, de paso, abrirles campo a fuerzas políticas diferentes a la Unidad Nacional, comprometidas en la cruzada de la paz.

De hecho, los recientes nombramientos del exalcalde de Montería Carlos Correa como viceministro del Agua y del exgobernador de Nariño Raúl Delgado como viceministro del Interior, han sido vistos como las primeras puntadas burocráticas de ese llamado Pacto por la Paz que suscribieron la semana pasada el Gobierno y los partidos de la U, Liberal, Cambio Radical, Opción Ciudadana, la Alianza Verde, el Polo, el MIRA, el MAIS y la ASI, además de un sector de los conservadores. ¿La razón? Correa es cercano a David Barguil, presidente de los azules, y Delgado a Antonio Navarro, senador de los verdes.

En los mentideros políticos advierten que el presidente Santos no acostumbra a hacer grandes “revolcones”. Hay quienes recuerdan que más que cambios lo que le gusta es el enroque entre varias carteras, es decir, intercambiar los puestos. Algo a tener en cuenta es que en la coalición de gobierno existe una dura confrontación, con acusaciones contra Cambio Radical, el partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras, de que le falta compromiso con la paz, pero cuyo trasfondo, dicen, tiene que ver con la pelea por los ministerios claves en infraestructura. Un pulso en el que se ha visto involucrado el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, acusado por esa colectividad de presionar para que se apruebe sin reparos la reforma a la Ley de Orden Público.

La “gabinetología”, ese ejercicio tan colombiano de hacer cábalas en torno a los nombres de los ministros que se van y los que llegan, es la protagonista. Se habla, por ejemplo, de la salida de los ministros de Minas, Tomás González; Comercio, Cecilia Álvarez; Cultura, Mariana Garcés; Trabajo, Lucho Garzón, y Educación, Gina Parody, de las entrañas del jefe de Estado pero que tendría en sus planes un nuevo camino político, quizás al lado de Sergio Fajardo, el exgobernador de Antioquia y casi seguro aspirante presidencial en 2018.

Al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, muchos lo ven afuera y también como candidato dentro de dos años, mientras que del Ministerio de Transporte, en cabeza de Natalia Abello, de la cuerda de Alejandro Char y del vargasllerismo, se habla que se ha convertido en un punto de honor para liberales y los de la U, que quieren arrebatárselo a Cambio Radical. Y hay voces que cuentan que Cristo, el mininterior, le ha pedido personalmente al presidente ser relevado, pues considera que ya cumplió con su deber y que el desgaste ha sido intenso. Un caso parte es el del ministro de Justicia, Yesid Reyes, que suena para ser ternado a la Fiscalía, lo cual obligaría a otro cambio.

Sobre los que podrían llegar, toca descartar a Fajardo, pues ya le reconoció a El Espectador que Santos le ofreció ser ministro pero le dijo que no. La que con más fuerza suena es Clara López, presidenta del Polo, para llegar a la cartera de Educación o la de Trabajo. Y también se ha escuchado el nombre de Sergio Díaz-Granados para la Cancillería. Elsa Noguera, exalcaldesa de Barranquilla, y Aníbal Gaviria, exalcalde de Medellín, figuran en el sonajero y encajan en la supuesta intención de darle representación a la Costa Atlántica y Antioquia. Todo es especulación, pero eso sí, a nadie le cabe duda de que el presidente Santos necesita darle un nuevo aire a su segundo mandato.

Ministros de largo aliento

Como “el gabinete de la paz, la equidad y la educación” presentó el presidente Juan Manuel Santos a su equipo de colaboradores de cara a su segundo mandato, hacia finales de julio de 2014. En ese momento llegaron Yesid Reyes al Ministerio de Justicia, Tomás González al de Minas, Cecilia Álvarez al de Comercio, Gina Parody al de Educación, Natalia Avello al de Transporte, Gabriel Vallejo al de Ambiente y Lucho Garzón al de Trabajo.

Todos siguen en sus cargos, y de los que arrancaron para el período presidencial 2014-2018, sólo dos han salido: Diego Molano, quien era ministro de las TIC y le dio paso a David Luna, y Juan Carlos Pinzón, quien arrancó como jefe de la cartera de Defensa y fue reemplazado por Luis Carlos Villegas, los dos en mayo de 2015.
De los ministros actuales, la canciller María Ángela Holguín y la de Cultura, Mariana Garcés, son las que más tiempo llevan acompañando a Santos, en concreto, desde el 7 de agosto de 2010.

Temas relacionados

 

últimas noticias