Candidatos a la Alcaldía de Bogotá: ¿Qué proponen para proteger el medio ambiente?

hace 7 mins
Uribismo insiste en asamblea constituyente

Hora de retomar los diálogos con los partidos

Hundidas las objeciones presidenciales a la JEP, al presidente Iván Duque no le queda de otra que llamar de nuevo a todos los sectores, incluidos los de oposición, para buscar el consenso nacional del que tanto se ha hablado. Se abre paso el camino a la ley interpretativa.

El pasado 10 de marzo, el presidente Duque objetó seis puntos de los 159 artículos de la ley estatutaria de la JEP. Gustavo Torrijos - El Espectador

A pesar de que el presidente Iván Duque no consideró “derrota” ni “desgaste” el haber sometido su escaso liderazgo en el Congreso de la República a una discusión con un fracaso predecible, como lo fueron las objeciones a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), el único camino que le queda ahora es rendirle honor a uno de sus principales lemas de campaña: mirar hacia el futuro. En otras palabras, asumir que lleva casi un año de gobierno lidiando con una polarización recalcitrante, heredada tres años antes con lo del plebiscito para refrendar el Acuerdo de Paz; que es momento de buscar salidas para consolidar la unión que prometió desde el 7 de agosto, cuando se posesionó en el cargo, y que en las salidas institucionales podrá encontrar el respaldo político que espera, por encima de los llamados al reconocimiento de una crisis que no existe.

Lea más: El consenso nacional que busca Duque con los partidos.

Los propios directores de los partidos políticos se lo dijeron en una reunión privada, en la Casa de Nariño, tan pronto la Jurisdicción Especial de Paz decidió conceder la garantía de no extradición al exlíder guerrillero Jesús Santrich: si quería lograr un gran consenso nacional era mejor esperar a que la Corte Constitucional se pronunciara sobre los reparos que hizo a la JEP para luego, ahí sí, revisar las medidas en las que lo acompañarían. Pero también le advirtieron: o sienta a la oposición en la misma mesa a dialogar, incluidos los miembros del hoy partido FARC, o será una utopía materializar la consolidación de una gran alianza para superar las “falsas divisiones”, como las llamó Duque desde el día que llegó a la residencia presidencial. Así que, superada la múltiple derrota en la pugna con las altas cortes, se prevé que el mandatario retome el llamado a todos los sectores políticos.

De las reuniones en Palacio llevadas a cabo el pasado lunes 20 de mayo, quedaron en el tintero tres escenarios. El primero, referido a la declaratoria del estado de conmoción interior para avalar la extradición exprés de Santrich, quien recuperó su libertad la semana pasada y hoy mismo se posesionaría como representante a la Cámara. Sin embargo, el presidente Duque descartó tal medida porque, según lo confirmó el hoy senador Álvaro Uribe, dado que los textos de La Habana están protegidos constitucionalmente, “la conmoción interior no puede suspender la Constitución”. El segundo, en el que siguen insistiendo los miembros del Centro Democrático, es la asamblea nacional constituyente, pero al Gobierno no le suena la idea, entre otras cosas, porque, según voces amigas del primer mandatario, están siendo promovidas por el sector más radical del uribismo. Y el tercero, la ley interpretativa.

También: Este es el proyecto de ley interpretativa que aclara garantía de no extradición en la JEP.

Este tercer camino, cuyos detalles ya fueron revelados por El Espectador, pareciera ser el más viable para que el jefe de Estado logre tener éxito en ese nuevo llamado que hará a los partidos. Lo expresó el senador Roy Barreras, uno de los más férreos defensores del acuerdo de La Habana y principal voz antagónica del Ejecutivo en el Capitolio. “Es una concesión que estamos dispuestos a hacerles para los que tienen dudas a propósito de los terceros y el mecanismo de cooperación judicial internacional, como lo es la extradición”, señaló el congresista de la U. Pero, eso sí, no escatima en sus críticas para resumir el panorama que dejó la discusión alrededor de los reparos a la JEP: “Tenemos a un partido de gobierno que camina en el límite de la dictadura, de la ilegalidad, deslegitimando todas las instituciones. Han propuesto un ‘fujimorazo’ y si va a actuar como Fujimori, es bueno que mire en dónde terminó”, enfatizó Barreras, en referencia al expresidente peruano Alberto Fujimori, quien en medio de un ambiente crispado y difícil con el Congreso de su país, lo disolvió, al tiempo que suspendió las actividades del poder Judicial. Hoy está preso.

Desde Cambio Radical y los liberales —esta última, colectividad promotora de la ley interpretativa en cabeza del senador Luis Fernando Velasco— han dejado ver vientos favorables para superar la polarización. “De toda la crisis va a salir algo bueno. Esto tiene que empezarse a enderezar. Van a empezar a aparecer posibilidades de tender puentes. Hay buen clima de ayudarle al Gobierno en lo que se pueda acordar”, dijo una importante voz del partido de Germán Vargas Lleras. Por lo cual, se espera que en los próximos días, el presidente Duque se comunique, ahora, con los voceros de las bancadas con asiento en el Congreso. La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, ha dicho que el Gobierno también llamará a las voces de la oposición para que se reúnan con el jefe de Estado.

Le puede interesar: Corte tumbó la objeciones presidenciales a la estatutaria de la JEP

Quedan apenas dos semanas para que los congresistas salgan a vacaciones de medio año. El meollo del asunto es que las elecciones regionales serán la prioridad para senadores y representantes, que se preparan para fortalecer su respaldo local. Hay sectores como los del Centro Democrático y el Partido Conservador, afines al Gobierno, que esperaban apoyarse en los resultados de este inicio de mandato de Duque, pero por lo visto eso no podrá ser eje de sus campañas. El mapa político que quedará después del 27 de octubre es aún incierto y no está escrito que se repita el arrasador triunfo que tuvo el uribismo en las elecciones presidenciales de 2018. El tiempo será, en definitiva, un elemento clave para el primer mandatario, que se aproxima a cumplir su primer año en la Casa de Nariño sin una gobernabilidad consolidada. 

También le puede interesar: "Las tres derrotas de Duque en mayo: Santrich, la JEP y el pacto nacional" 

864119

2019-06-04T05:30:00-05:00

article

2019-06-04T18:43:38-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

-Redacción Política

Política

Hora de retomar los diálogos con los partidos

46

7148

7194