Iglesia Católica cambió de tono pero no de doctrina sobre comunidad LGBTI: Colombia Diversa

Cuestionaron que monseñor Juan V. Córdoba hable que una persona es digna de respeto y simultáneamente le sean negados sus derechos.

Archivo El Espectador

Desde Colombia Diversa, colectivo que defiende los derechos de la comunidad LGBTI, han cuestionado las recientes declaraciones de los derechos de los homosexuales que hizo monseñor Juan Vicente Córdoba, presidente de la comisión de Vida de la Conferencia Episcopal.

A juicio de Mauricio Albarracín, director ejecutivo de ese órgano, dijo que la posición de la Iglesia Católica –expresada por el clérigo– demuestra que hubo un cambio de tono pero no de “doctrina”.

“Lo que está diciendo monseñor Juan Vicente Córdoba muestra la gran contradicción e incoherencia de la Iglesia Católica porque uno no puede decir que una persona es digna de respeto y simultáneamente negarle sus derechos”, señaló. (Escuche al director de Colombia Diversa)

Además, según Albarracín, lo que demuestran las declaraciones de monseñor es que “ellos (los sacerdotes) se ven en muchas dificultades para justificar en público la discriminación”.

En el mismo sentido, el activista de Colombia Diversa dijo que la Iglesia es un actor más entorno al debate sobre los derechos de la comunidad LGBTI.

Indicó que la Iglesia no es un actor privilegiado en este tema y que no necesariamente hay que hacerle caso a sus posturas.

El jueves, en desarrollo del foro organizado por la fundación Buen Gobierno sobre los derechos de la comunidad LGBTI, monseñor Juan Vicente Córdoba, dijo que "no porque se es homosexual, se es pecador".

"Esa condición de homosexual no es la que marca el pecado. Ser homosexuales no es ni bueno ni malo, ni enfermo ni sano", explicó. (Escuche a Monseñor Juan Vicente Córdoba)

Según él, per se el homosexualismo no es pecado toda vez que "no es inherente a la homosexualidad el ser pecador".

"Un homosexual puede ser Santo cuando no ejerce el aprovechar o dominar a otra persona para su goce...no va relacionado el tema de la sexualidad", indicó.

Además, a juicio del clérigo, los temas del matrimonio igualitario y la adopción de menores por los homosexuales "no es de ganar batallas por genialidad -una pelea de penas o vaginas- esto no son peleas de ese estilo. Queridos hermanos y hermanas, homosexuales y lesbianas, la Iglesia los ama y somos pastores de muchos de ustedes".

"No nos oponemos a que hombres o mujeres homosexuales vivan juntos y que se amen pero en la Iglesia a eso no lo llamamos ni matrimonio mi familia (...) el matrimonio es un encargo de amor para generar vida, así lo dispuso Dios desde el principio y eso solo se puede entre hombre y mujer", agregó.