Iglesias cristianas se acercan al proceso

Un reciente intercambio de cartas entre la Mesa Ecuménica por la Paz, movimiento social que agrupa personas y organizaciones de diferentes confesiones cristianas en el país, y el máximo comandante del Ejército de Liberación Nacional (Eln), Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, comienza a abrir el camino para la participación activa de la Iglesia en las negociaciones de paz entre el Gobierno y esa guerrilla.

El primer punto de la agenda de diálogos habla de la participación de la sociedad en un “ejercicio dinámico, activo, incluyente y pluralista que construya una visión común de paz”.
 
“Somos conscientes del papel que han jugado las iglesias en el conflicto que vive Colombia y por lo mismo somos conscientes del rol que debemos jugar en este momento para la construcción de la paz. Por lo mismo sabemos que un proceso de paz debe tener en el centro la justicia y las víctimas”, dice inicialmente la misiva de la Mesa Ecuménica. En este sentido, señalan que un proceso de paz se tiene que hacer con todos los sectores de la sociedad y proponen el establecimiento de “veedurías éticas populares y ciudadanas por la paz, (...) como un mecanismo real de participación y empoderamiento social de estos compromisos. Estas veedurías estarán centradas en dos temas fundamentales para nosotros: la participación política y la democracia y las víctimas”.
 
En una segunda comunicación, esta vez no solo al Eln sino también al Gobierno, las iglesias cristianas expresan su preocupación por las amenazas de los nuevos grupos paramilitares en varias regiones de Colombia y por los crímenes cometidos contra líderes de movimientos sociales. “Hacemos un llamado al Gobierno de buscar salidas efectivas que permitan resolver esta amenaza que afecta a las comunidades en los territorios, como también a quienes trabajan por la construcción de la paz”, señala la carta, en la que también se le hace un llamado a la guerrilla para que libere a todos los secuestrados y renuncie a esa práctica en el futuro.
 
Y por último, le piden al Gobierno y al Eln disponerse a la construcción de fórmulas creativas que posibiliten el acuerdo de un cese bilateral del fuego: “Continuar con la confrontación armada generará más pérdidas de vidas, que por decisión de las partes se pueden evitar. Asimismo, generaría un ambiente de distensión para el desarrollo de la importante agenda acordada”.
 
En respuesta a las dos cartas de las iglesias cristianas, el jefe del Eln, alias Gabino, reitera que la paz es imposible alcanzarla sin el decidido concurso de la sociedad y dice: “Sus cartas nos alientan y plantean la urgencia de organizar la participación social en el proceso de paz”. Asimismo, insiste en la necesidad de pactar un cese bilateral del fuego y las hostilidades, que les dé un ambiente propicio a los diálogos de paz. “Los millones de colombianos que en las regiones viven los rigores del conflicto claman por el cese bilateral, pero el gobierno de Santos lo niega basado en su lógica de buscar la paz bajo presión militar, que obedece a una estrategia belicista y desconoce la necesidad de humanizar el conflicto; por esto la única manera de lograr un cese bilateral es que se convierta en una masiva solicitud de la sociedad entera”, concluye.

626977

2016-04-13T23:34:08-05:00

article

2016-04-13T23:34:08-05:00

ee-admin

none

Redacción Política

Política

Iglesias cristianas se acercan al proceso

41

3022

3063