Las indirectas de Carlos Mario Estrada, candidato a la Gobernación de Antioquia

Con la bendición del expresidente Uribe, con quien viene recorriendo el departamento, dice que hay que retomar el rumbo en seguridad y propone hacer de Antioquia una gran despensa alimentaria para el Pacto Andino y el Caribe.

Carlos Mario Estrada, el candidato del Partido de la U a la Gobernación de Antioquia, está convencido de que con el apoyo del expresidente Álvaro Uribe —quien cada fin de semana lo acompaña en sus recorridos por los municipios del departamento— logrará ganar las elecciones del 30 de octubre. Dice que su aspiración está en crecimiento, mientras que las de sus rivales vienen en declive. En diálogo con El Espectador, habla de su campaña y pone sus propuestas sobre la mesa.

Las encuestas le dan una gran ventaja a Sergio Fajardo, ¿les cree?

No peleo con las encuestas. Ellas me indican dónde debo reforzar mi campaña y hacia dónde debo concentrar mis esfuerzos. Yo arranqué de cero hace unos meses y en los últimos sondeos voy de segundo. Vengo subiendo, mientras que otro candidato se estanca y el otro empieza a caer. La campaña ya se posicionó y espero ser la persona que con humildad, sin soberbia y sin arrogancia, sin descalificar a nadie, sin denigrar de la clase política antioqueña de la cual provengo y de la cual me siento orgulloso, gane las elecciones.

Decía el candidato conservador Álvaro Vásquez que el expresidente Álvaro Uribe era respetado, pero no pesaba electoralmente en Antioquia...

Lo que he sentido en los recorridos que hemos hecho juntos por los municipios del departamento es que despierta fervor y simpatía. Muchos empresarios, al observar que está apoyando mi candidatura, me han abierto sus empresas ayudándome con el apalancamiento financiero de mi campaña. A partir del momento en que él anunció su apoyo, esta campaña tomó nuevos bríos. Siento que sigue teniendo mucha ascendencia en el electorado antioqueño, que lo respeta, lo valora, lo aprecia y lo sigue.

Y en esos recorridos que ha hecho, ¿qué es lo que más reclaman los antioqueños?

Depende de la subregión. En el suroeste, por ejemplo, el tema de la salud es prioritario, pero en el norte y el Bajo Cauca reclaman seguridad y mayor presencia de la autoridad. Creo también que el tema de la transparencia en la administración de los recursos ha tomado un valor muy importante a raíz de la problemática que se ha dado en Bogotá y ha sido muy expuesta mediáticamente.

Y a partir de ese diagnóstico, ¿cuáles son sus propuestas?

En seguridad, me voy a convertir en el primer policía y el primer soldado de Antioquia. Voy a liderar el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas para que tengan una mayor capacidad de movilización y no se sientan solas. También sueño con que a la entrada y salida de cada municipio antioqueño, en el parque principal, en las zonas comercial, rosa y financiera, haya cámaras de vigilancia que nos permitan monitorear en tiempo real lo que está sucediendo. Y que esa señal se la podamos hacer llegar a los comandos de policía municipal. Quiero tener un gran monitor en el piso 12 de la Gobernación para hacerle seguimiento diario a la situación. La seguridad requiere liderazgo y compromiso y yo tengo el carácter y la disciplina para hacerlo. Y además voy a contar con el mejor asesor: el expresidente Álvaro Uribe.

¿Cree que se ha retrocedido en seguridad como dicen algunos?

Esa es la percepción en algunos municipios y se siente que algunos delitos han vuelto, como el robo de ganado, el boleteo y la vacuna. Por primera vez en muchos años, los paisas hemos dejado de desplazarnos de Medellín hacia Coveñas o las ciudades de la Costa Atlántica por carretera.

¿Qué hacer?

Dentro de la política de seguridad, los dirigentes del siglo XXI debemos tener la capacidad de generar programas de inclusión social que les permitan a los jóvenes continuar sus proyectos académicos y de vida en la legalidad. Por eso mi proyecto es integral y no sólo represivo. Tenemos que brindarles opciones de empleo y de estudio y Antioquia tiene regiones muy ricas para desarrollar, por ejemplo, programas de producción de alimentos. Urabá tiene que diversificar la oferta exportable y sembrar piña, arroz o cacao. Antioquia tiene que convertirse en la gran despensa alimentaria de Colombia, de los países del Pacto Andino y de las islas del Caribe. Quiero convertir el departamento en una gran potencia forestal e impulsar el turismo y la minería, con los más altos estándares de respeto al medio ambiente.

A la U la han criticado porque, dicen, no tiene candidatos de peso y liderazgo en estas elecciones...

Lo que observo es que el Partido está liderando una renovación de la dirigencia política, presentando caras frescas, jóvenes e incontaminadas. Seguramente no hay exsenadores ni exministros, pero sí personas capaces y transparentes, que es lo que hoy quiere y busca el elector.

¿O sea que Sergio Fajardo es más de lo mismo?

Lo respeto, de hecho, trabajé con él y debo decir que el uribismo fortaleció a Compromiso Ciudadano todos estos ocho años. Alonso Salazar es alcalde de Medellín porque el uribismo se la jugó por su candidatura. Incluso, fue José Obdulio Gaviria quien se craneó a Compromiso Ciudadano e invitó a los uribistas a respaldarlo. Respeto la trayectoria de Fajardo, pero considero que yo representó la renovación.

 

últimas noticias

Iván Duque y la nanodemocracia

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama