¿Inhabilidad de Mockus?

El Consejo Nacional Electoral está estudiando una solicitud de revocatoria de la inscripción de la candidatura a la Alcaldía de Bogotá del aspirante de la Alianza Social Independiente (ASI).

Un nuevo obstáculo se le podría atravesar a la aspiración del exalcalde de Bogotá, Antanas Mockus, en su intención de ser reelegido para este cargo. El Consejo Nacional Electoral avocó una solicitud de revocatoria de la inscripción de Mockus como candidato de la Alianza Social Independiente (ASI), por presuntamente haber incurrido en doble militancia que, de acuerdo con la normatividad, es motivo de inhabilidad para participar en las elecciones.

Esta duda parecía haber sido solucionada porque, de acuerdo con un concepto del Consejo de Estado, “la prohibición de la doble militancia para los directivos de los partidos y movimientos políticos entró a regir el 14 de julio de 2011 y se aplica a quienes, ese día, y de allí en adelante, tuvieren la condición de directivos de dichas organizaciones políticas”. Mockus había renunciado al Partido Verde el 9 de junio y, por este motivo, no sería objeto de la inhabilidad.

Pero, de acuerdo con la denuncia presentada por Reynaldo Martínez Villamizar, “de conformidad con una certificación expedida por el CNE, el 18 de agosto de 2011, Antanas Mockus figura como integrante de la dirección nacional y miembro de la presidencia colegiada del Partido Verde”. De acuerdo con el denunciante, Mockus, en el papel, sigue siendo oficialmente directivo de la colectividad y, si se produjo una renuncia, esta no fue presentada oficialmente en el registro del CNE.

Mockus se inscribió oficialmente como candidato a la Alcaldía de Bogotá por la ASI el 10 de agosto, y el 18 de agosto, en la certificación citada, figuraba aún como miembro del Partido Verde, lo que generaría su inhabilidad.

El Espectador se comunicó con Martínez Villamizar, quien fue concejal de Bogotá durante el segundo mandato de Mockus por el movimiento ‘Dejen Jugar al Moreno’, y explicó que no había ningún móvil político detrás de su denuncia.

Aseguró que “en Colombia existe la costumbre de hacer leyes para no leerlas y no aplicarlas. En este caso no se trata de interpretaciones o de puntos de vista, la ley es clara y hay una evidente inhabilidad. En el caso de la aspiración de Mockus, que se sustenta en el argumento del ‘no todo vale’ y el estricto respeto de la ley, no puede haber excepción”.

Por otro lado, en la dirección del Partido Verde reconocen que el 9 de junio, cuando Mockus se retiró de la colectividad, no presentó ninguna solicitud por escrito y este tema tampoco se ha tocado en las reuniones de la dirección; del mismo modo, no fue enviada ninguna información al CNE sobre el retiro del exalcalde de Bogotá.

Uno de los parlamentarios del Partido Verde, quien pidió no se revelara su identidad, para evitar debates públicos, manifestó que la renuncia de Mockus se dio ante los medios de comunicación pero nunca se dio una comunicación oficial.

Ahora, la última palabra la tiene el CNE que, el 31 de agosto, en audiencia pública realizada en el auditorio Aníbal Cardozo Gaitán, hizo público el inicio del trámite de la solicitud de revocatoria y convocó a las partes para que expongan sus argumentos. La próxima semana el tribunal electoral tendría una respuesta a esta solicitud.