'La inteligencia ha sido arbitraria'

Gustavo Gallón, representante de la sociedad civil en la Comisión de Datos de Inteligencia.

Uno de los aspectos más importantes de la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia es la conformación de la Comisión Asesora para la Depuración de los Datos y Archivos, la que podría lograr la reconstrucción de los capítulos más oscuros de la violencia y el narcotráfico en el país. El director de la Comisión Colombiana de Juristas, Gustavo Gallón, fue nombrado como representante de la sociedad civil en esta Comisión y explicó sus implicaciones y la importancia de que el organismo funcione de forma adecuada.

¿Cómo ve los alcances de la Comisión Asesora para la Depuración de los Datos y Archivos de Inteligencia y Contrainteligencia en la que fue nombrado como representante de la sociedad civil?

Son importantes, aunque es necesario desarrollarlos. Son funciones limitadas a formular unas recomendaciones sobre criterios de permanencia, los criterios de retiro y el destino de los datos y archivos de inteligencia, pero para desempeñar la labor es necesario que la Comisión conozca la situación de inteligencia el país, cómo están organizados esos datos, no puede ser una discusión en abstracto. Además, deberá tener un conocimiento adecuado que serviría para identificar problemas graves como los abusos impresionantes que ha cometido el DAS.

¿Le da tranquilidad que sea el procurador Alejandro Ordóñez el que la presida?

Será necesario lograr que el procurador cumpla con su función de ser un representante de la sociedad y defensor de los derechos humanos. Que se ajuste a ello por encima de las actuaciones que ha tenido en otros campos, lo que dejan mucho que desear.

¿Esta Comisión puede llegar a desentrañar lo que ocurrió con el capítulo de las ‘chuzadas’ del DAS?

Esa función la tiene principalmente la justicia. Existen varios procesos en curso, muy demorados, incluso hay prescripciones en estos hechos. Pero indudablemente es un tema importante y por eso debemos tener un conocimiento adecuado de lo que ha pasado tanto con los procesos judiciales como lo que sucedió en el DAS.

La importancia de esta Comisión es que se podrían reconstruir episodios oscuros de la historia colombiana.

Ojalá. Creo que hay que ir lentamente, será necesario consolidar la Comisión y mirar cómo se consiguen capacidades de análisis, estudio y conocimiento de información. Ese mandato de recomendar criterios de los archivos de inteligencia puede cumplirse de diversas formas; la más inútil, una deliberación en abstracto; la más apropiada, una reflexión en concreto a partir del conocimiento de ¿cómo está organizada la inteligencia?, ¿cómo se maneja?, y, ¿cuáles son las personas a quienes se les hace inteligencia? La idea es hacer recomendaciones que permitan superar el estado de arbitrariedad indudable en el que se desarrolla la inteligencia.

Critican que la ley quedó mal hecha y que el espionaje quedó en manos de privados sin que haya control del Gobierno.

Tiene artículos en los que se dice que la inteligencia debe realizarse con respeto por los derechos humanos, pero otras disposiciones no van en esa dirección. Por ejemplo, antes no se les oponía a los jueces reserva de las acciones de inteligencia, con la ley sí puede haber reserva. El reto consiste en que la inteligencia se haga con respeto por los derechos humanos.

Gustavo Gallón, que también fue víctima de las ‘chuzadas’, ¿qué le garantiza a la sociedad civil que está representando en esta Comisión?

Lo que puedo garantizar es que haré todo lo posible para que las acciones de inteligencia estén acordes con los derechos humanos.