Iván Cepeda propone candidato presidencial único de la izquierda

Asimismo, el representante a la Cámara plantea integrar una lista unificada para el Congreso.

Tomada de Vanguardia Liberal

El representante a la Cámara Iván Cepeda invitó al Polo Democrático Alternativo, la Unión Patriótica, movimiento País Común, Partido Comunista y Movimiento Alianza Verde para que integren una sólida alianza, que les permita enfrentarse a las próximas elecciones legislativas y presidenciales.

A través de una carta dirigida a Clara López, Jorge Enrique Robledo, Aída Avella, Carlos Lozano, Piedad Córdoba, Feliciano Valencia y Antonio Navarro, Cepeda propuso conformar listas únicas para Senado y Cámara, además de una sola candidatura presidencial.

Valoramos las recientes expresiones afirmativas que ustedes y sus formaciones políticas han hecho en este sentido. No obstante, volvemos hoy, ante la premura que marca el calendario electoral, a instarlos a tomar las iniciativas conducentes para que nos presentemos con listas únicas para las elecciones del Senado y de la Cámara, y con una sola candidatura presidencial”, expresó en su misiva.

Para Cepeda, “la transición que viviría Colombia ante la eventual firma de acuerdos políticos entre el Gobierno Nacional y las Farc, así como con el ELN, es una oportunidad sin antecedentes en la historia reciente” que no se puede desaprovechar.

Insiste en que “es la primera vez en muchos años que, de manera simultánea, los proyectos políticos presentados a la contienda electoral por las fuerzas de los partidos tradicionales y de derecha se debilitan mutuamente”.

Para Cepeda, “la candidatura para la reelección del presidente Juan Manuel Santos es apenas competitiva: su preferencia electoral gravita alrededor del 25% en las encuestas de los últimos meses. Por otra parte, el movimiento Uribe Centro Democrático no tiene un candidato bien perfilado”. En cálculos del representante, “entre un 30% y 40% del electorado podría ser conquistado hoy por un proyecto político capaz de interpretar las dificultades y angustias de las mayorías nacionales, que en el Congreso defienda y contribuya a refrendar los acuerdos de paz, y que pueda presentar una candidatura con opción de poder a la Presidencia de la República”.
 

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO DE LA CARTA:

El 13 de junio de este año, dirigimos a la mayoría de ustedes una comunicación en la que hicimos un llamado a la convergencia de las izquierdas y de los sectores democráticos para conformar un frente amplio que pudiera asumir el reto de una eventual transición a la paz y a la democracia en Colombia. En esa oportunidad, llamamos la atención acerca de que éste, tal vez como ningún otro, es el momento histórico de la unidad para forjar el cambio y la renovación.

Valoramos las recientes expresiones afirmativas que ustedes y sus formaciones políticas han hecho en este sentido. No obstante, volvemos hoy, ante la premura que marca el calendario electoral, a instarlos a tomar las iniciativas conducentes para que nos presentemos con listas únicas para las elecciones del Senado y de la Cámara, y con una sola candidatura presidencial.

La configuración del escenario para la estructuración de una opción de cambio y renovación emerge como la posibilidad real en la política colombiana. La transición que implicaría la eventual firma de acuerdos políticos entre el Gobierno Nacional y las Farc, así como con el ELN, es una oportunidad sin antecedentes en la historia reciente.

Es la primera vez en muchos años que, de manera simultánea, los proyectos políticos presentados a la contienda electoral por las fuerzas de los partidos tradicionales y de derecha se debilitan mutuamente. La candidatura para la reelección del presidente Santos es apenas competitiva: su preferencia electoral gravita alrededor del 25% en las encuestas de los últimos meses. Por otra parte, el movimiento Uribe Centro Democrático no tiene un candidato bien perfilado, al tiempo que los vientos de la opinión pública soplan en sentido opuesto a los tambores y los gritos destemplados de guerra, con los cuales la extrema derecha llama a mantener el país anclado en la muerte, la desolación, y las violaciones generalizadas de los derechos humanos. Las pocas posibilidades del proyecto uribista han condenado a su candidato presidencial a niveles poco competitivos que oscilan entre el 10% y el15% en las últimasencuestas. Las fuerzas de la política tradicional sumadas, con dificultad, lograrían movilizar un 40% del electorado en primera vuelta. El proyecto del presidente Santos está limitado por los altos niveles de imagen negativa que lo caracterizan desde hace más de un año, y el proyecto uribista, por la incompetencia de su candidato y su propuesta política atrasada y contraria a las esperanzas y expectativas de la sociedad colombiana.

Entre un 30% y 40% del electorado podría ser conquistado hoy por un proyecto político capaz de interpretar las dificultades y angustias de las mayorías nacionales, que en el Congreso defienda y contribuya a refrendar los acuerdos de paz, y que pueda presentar una candidatura con opción de poder a la Presidencia de la República.

Las definiciones en la actual coyuntura podrían prefigurar el tablero político, con lo cual se iniciaría el proceso de transición, en el que se definirá si transitamos hacia un conservadurismo, autoritario y centralista, propuesto por las fuerzas de los partidos tradicionales y de derecha, o si abrimos las compuertas del cambio y la renovación, para la construcción de la democracia participativa, deliberante y pluralista que merece nuestro pueblo; la soberanía nacional negada por siempre; la estrategia de desarrollo económico que privilegie el papel estratégico del Estado y del mercado interno; la política social que busque acabar la oprobiosa y vergonzosa desigualdad.

Los invitamos a construir, con imaginación, un procedimiento para hacer posible la convergencia política que hoy es imperativa. No podemos, ni debemos desperdiciar esta oportunidad en la cual se abre ante nosotros una coyuntura de cambio, como antesala de un giro histórico para la sociedad colombiana.

Atentamente,
Iván Cepeda Castro
Alirio Uribe Muñoz
VAMOS POR LOS DERECHOS