“Jairo Martínez”, el último ideólogo del bloque Sur

Con su llegada a la delegación de las Farc en los diálogos de Cuba la guerrilla buscaba dinamizar el debate sobre sustitución de los cultivos ilícitos.

Pese a que su nombre alcanzó mayor resonancia como jefe de seguridad de San Vicente del Caguán durante los diálogos de paz del gobierno Pastrana y como presunto responsable de muchos secuestros, el rol más importante que le atribuyen en las Farc a Pedro Nel Daza —alias Jairo Martínez— era de organizador político. Con Geiler Mosquera (también muerto en acción militar) fueron los ideólogos principales del bloque Sur, con presencia en Caquetá, Putumayo y Amazonas.

Hombre de confianza de Fabián Ramírez, Jairo barba de chivo, como le decían, estuvo presente como ideólogo, organizador político y de masas en Caquetá, epicentro del bloque Sur, en los frentes 14, 15, 48, 49 y la columna móvil Teófilo Forero Castro, entre otras facciones guerrilleras que han protagonizado hechos lamentables de la historia de la guerra en el país.

Adquirió relevancia en las Farc luego de la captura de Yesid Arteta, conocido entonces como Joaquín Posada, quien hasta 1998 fue el ideólogo principal del bloque Sur. Su presencia como comandante de frente se comprende luego de la captura de Arteta en Remolinos del Caguán, lo que generó que a todos los jefes políticos del bloque Sur los ubicaran en comandancias que ahora implicaban asuntos militares, además de los políticos.

Mientras anduvo por los frentes 14, 15 y 49, para después pasar a la conocida guardia bolivariana, una suerte de servicio secreto encargado de cuidar a los máximos cabecillas, fortaleció sus lazos con Joaquín Gómez. Tras la muerte de Geiler Mosquera, Jairo Martínez regresó al Caquetá y se asentó en los predios del frente 15, en donde sobrevivió a por lo menos dos bombardeos, en uno de los cuales se fracturó su pierna derecha, en el de la vereda La Holanda de La Montañita, en el año 2013.

Con su llegada a la delegación de las Farc en los diálogos de Cuba la guerrilla buscaba dinamizar el debate sobre sustitución de los cultivos ilícitos. Entre tanto, el bloque Sur quedaba en manos de jóvenes ideólogos provenientes de las universidades públicas del sur del país. Con su muerte, también perdieron a Fabián Ramírez y Joaquín Gómez, quienes contaban con él para la toma de decisiones.

 

Temas relacionados