“Jesús Santrich” toma posesión en la Cámara de Representantes

El ahora militante del partido FARC recibió su credencial para ejercer como congresista. Sin embargo, fue posesionado por Atilano Giraldo, legislador de Cambio Radical y vicepresidente de la cámara baja, y no por Alejandro Carlos Chacón, presidente de la misma.

"Jesús Santrich" se juramentó como representante a la Cámara.El Espectador

Como estaba previsto, Seuxis Paucias Hernández Solarte, mejor conocido como Jesús Santrich, se posesionó este martes como representante a la Cámara de Representantes por el partido FARC. Antes de las 8:00 de la mañana el exguerrillero fariano ya se encontraba en el Capitolio para cumplir con el acto protocolario. Sin embargo, no fue posesionado en la secretaría de la Cámara o en la presidencia de la corporación, como es lo usual, sino en una oficina apartada del edificio nuevo del Capitolio.

Lea: Posesión “Jesús Santrich” como representante a la Cámara

 
 El Espectador.

El acta que le permite ejercer como legislador fue leída por Jorge Humberto Mantilla, secretario general de la cámara baja, pero quien lo posesionó fue Atilano Giraldo, vicepresidente, y no Alejandro Carlos Chacón, presidente de esa corporación. La posesión de Santrich se llevó a cabo luego de una serie de procesos que su bancada consideró como una clara intención de dilatar la llegada del excomandante fariano al Congreso, liderada supuestamente por Chacón.

 
Acta de posesión.
Cortesía

Luego de más de un año de reclusión en La Picota, Santrich quedó en libertad el pasado 17 de mayo. Pero solo unos minutos. A tan solo unos pasos por fuera de la cárcel, fue recapturado por el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía por presuntos delitos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico. Desde ese momento empezó un proceso de incertidumbre para Santrich.

Para recodar los hechos: Recapturan a Jesús Santrich al salir de La Picota

Caso Santrich: captura y recaptura

Aunque para las elecciones del Legislativo Hernández Solarte había quedado como primero en la lista de la FARC para ocupar una curul en la cámara baja, no asisitó a la posesión regular de los congresistas porque desde abril de 2018 se encontraba privado de la libertad a petición de Estados Unidos,por pruebas que lo inculpaban de cometer narcotráfico.

Pero, una vez recapturado en mayo, la Fiscalía y los abogados del exguerrillero comenzaron un tire y afloje de pruebas por definir su situación penal y, por ende, la posible toma de su escaño en el Capitolio. Cabe recordar que el ente investigativo consideró en ese momento que la garantía de no extradición aplicable a los exguerrilleros acogidos por la JEP no le aplicaba a Santrich por el testimonio que da Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, el 16 de mayo en Estados Unidos, en el que mencionaba actuaciones de Santrich en torno al narcotráfico.

Sin embargo, mientras se adelantaban los dichos procesos por parte de su defensa, el 28 de mayo el Consejo de Estado ratificó que el ahora militante político conservaba su investidura por considerar que, en efecto, no asistió a su posesión como representante por estar privado de la libertad, es decir, “una causal de fuerza mayor”. Seguidamente, el 29 de mayo la Corte Suprema de Justicia decidió que Hernández Solarte por tener dicha investidura tenía, también, fuero de congresista. En ese sentido, ordenó su inmediata liberación y el 30 de mayo quedó finalmente en libertad.

El periplo para llegar al Congreso

Aunque actualmente está llamado a indagatoria por la Corte Suprema de Justicia, responderá por lo que se le acusa en libertad. Y los fallos de ambos tribunales -mencionados anteriormente- facultaron a Santrich para pasar la documentación necesaria y acceder a su curul. Pese a que Alejandro Carlos Chacón expresó que daría posesión en los términos de la ley, para Hernández Solarte y su partido, hubo una serie de procesos que dilataron su posesión.

Lea también: ‘Santrich’ cuestiona al presidente de la Cámara por demoras en su posesión

Chacón manifestó que para realizar el trámite de posesión su corporación necesitaba conocer el historial jurídico de Santrich. Dijo, además, que el conducto regular era que la Comisión de Acreditación revisara todos los papeles -un trámite administrativo- y diera el aval para que él como presidente procediera a formalizar su llegada al Capitolio.

Por su lado, Santrich consideró que las peticiones de la corporación de la que ahora hace parte se convertían, más bien, “en trámites y requisitos extraordinarios a los de la ley, que redundan en la ejecución de un acto propio de sus funciones y una postergación al goce de mi derecho a ejercer como congresista”. Así lo dijo en una carta que envió el cinco de junio a la mesa directiva en la Cámara de Representantes en la que recapituló cómo desde el 30 de mayo fue radicada la documentación requerida por ellos, “incluyendo la credencial otorgada por el Consejo Nacional Electoral que me ratifica como circunscripción del Atlántico para el periodo 2018-2019”, expresó en el comunicado. 

Con el papeleo en la oficina correspondiente y los fallos de los altos tribunales, la no posesión de Santrich seguía siendo un interrogante sin respuesta. Sin embargo, el 10 de junio la Comisión de Acreditación revisó los documentos del congresista electo y tres de los cinco congresistas que la componen aceptaron que estaban en orden.

Aunque Wadith Manzur, presidente de esa célula congresional, y José Vicente Carreño, del Centro Democrático pidieron no participar en la acreditación por objetar conciencia y declararse “impedidos moralmente”, la Comisión de Acreditación es un cuerpo colegiado y por ende el trámite administrativo se podía realizar sin la votación de ambos legisladores.

De igual forma, tanto Manzur como la mesa directiva de la Cámara aclararon que no se le estaba dando largas a la posesión de Santrich puesto que la comisión había sesionado “en los tiempos establecidos”. En efecto, según explicó la corporación, el artículo 60 del reglamento del Congreso establece cinco días hábiles para que la comisión efectuara el trámite, y todavía no se había vencido ese plazo.

La postura del Presidente Iván Duque

Ante la luz verde para realizar el juramento y la posesión de Hernández Solarte, el presidente Iván Duque se pronunció. Desde Argentina, Duque rechazó nuevamente el aval para oficializar al congresista de la FARC y le pidió al procurador general, Fernando Carrillo, que frenara de cualquier forma su posesión. “Cómo puede pretender uno que en un país tengamos a un mafioso posesionándose como congresista. Yo, respetando las instituciones, espero dado que la Procuraduría está pidiendo su captura por parte de la Corte Suprema de Justicia, la propia Procuraduría suspenda del ejercicio de ese cargo a esa persona”, dijo el jefe de Estado.

Le recomendamos: Presidente Duque le pide a la Procuraduría evitar la posesión de "Santrich"

Y, después de posesionado Hernández Solarte, desde Bogotá el presidente Duque reiteró su postura al insistir con algunas ideas anterioremente manifestadas. "Esto es una cosa que indigna al país. Ver a un extraditable, a un mafioso, con pruebas que el país ya ha visto en todas las formas posibles, llegar y burlarse de toda la sociedad colombiana es algo que a mí me parece inadmisible", Expresó, mientras invitó a la ciudadanía a clamar por "justicia, dentro del marco del respeto institucional". Nuevamente citó a la apelación del procurador para soliticar la extradición del "delincuente" como un "camino de esperanza" para Colombia. Así mismo, hizo un llamado a la Corte Suprema de Justicia para que proceda a ordenar "captura y una sanción ejemplarizante" para Santrich.

Pero el procurador Carrillo explicó que la entidad que dirige aún no puede tomar cartas en el asunto puesto que primero debe surtirse el trámite en la Corte Suprema y de ahí dar el parte de su decisión, además de determinar si seguirá siendo la JEP la jurisdicción que lo juzgue o si su caso pasará a la justicia ordinaria.

***

Así, pese a ese llamado al procurador, la posesión de Hernández Solarte se llevó a cabo. Oficialmente como congresista, Santrich dijo que sentado en el Congreso trabajará por "la paz con justicia social para Colombia, para derrotar odios y juntar amor para este propósito que es nacional". 

Luego de su posesión acudió a la Corte Suprema de Justicia para darle el poder a Eduardo Matías, uno de sus abogados, a que continúe con su proceso en ese tribunal. Allí se expresó sobre la indagatoria que tiene abierta. Manifestó que “hay que escuchar a quienes me acusan. Sé que tengo la verdad de mi lado. Hay que seguir sembrando la esperanza de la reconciliación. Creo que es lo que está al orden del día y no seguir polarizando al país”. Luego de esta parada, Santrich se dirige hacia la Jurisdicción Especial para la Paz para hacer el mismo diligenciamiento allí y solicitar la continuación de la versión voluntaria que quedó inconclusa en marzo. Después de estos trámites de forma el representante tiene previsto volver al Congreso e iniciar con sus labores.

Como lo manifestó su defensa, responderá por los delitos de los que se le acusa que son, en su totalidad: concierto para delinquir con fines de narcotráfico, y tráfico, fabricación y porte de estupefacientes agravado.

865336

2019-06-11T08:18:51-05:00

article

2019-06-11T14:41:54-05:00

sarboleda_1274

none

-Redacción Política

Política

“Jesús Santrich” toma posesión en la Cámara de Representantes

68

12100

12168