Movimiento Defendamos la Paz busca recoger un millón de firmas

La cruzada por las 16 curules de paz

Mientras que en Londres al presidente Duque le piden explicaciones sobre la implementación del Acuerdo con las Farc, en Colombia el movimiento ciudadano Defendamos la Paz pide acciones concretas por la reconciliación.

Al presidenteIván Duque, de visita en Londres, lo recibieron con movilizaciones a favor de la paz. / Ulyses Maldonado

Los reclamos hechos por la comunidad colombiana en Londres y la preocupación del Parlamento británico en torno al avance de la implementación de los Acuerdos de Paz no son los únicos llamados de atención que le han caído al presidente Iván Duque esta semana. Mientras eso pasaba en su visita oficial al Reino Unido —que solo duró dos días—, los más acérrimos defensores de lo pactado en La Habana consolidan un movimiento mayor en la sociedad civil en favor de los textos firmados para la terminación del conflicto armado con la extinta guerrilla de las Farc.

(Lea: La paz que preocupa en Londres)

Ayer, el movimiento Defendamos la Paz, conformado por más de 1.400 personas, entre ellas políticos, artistas, escritores, víctimas del conflicto armado, líderes sociales y ciudadanía en general, lanzó una campaña para revivir las 16 circunscripciones para las víctimas en el Congreso, uno de los pendientes del Acuerdo. Luego de que el Tribunal de Cundinamarca declarara “improcedente” la tutela con la que Roy Barreras, senador de la U, intentó recuperarlas, Defendamos la Paz anunció que desde ayer y hasta el 20 de agosto buscarán recolectar más de un millón de firmas para que el Gobierno y las cortes avalen dichas curules.

(Lea aquí para saber más del evento de Defendamos la Paz)

Una tarea paralela a la discusión que se sigue dando en los estrados judiciales, después de que a finales de 2017, en un primer intento, la propuesta alcanzara 50 votos en la plenaria de Senado, los cuales, según el exministro Juan Fernando Cristo, “fueron suficientes para la aprobación del proyecto y así lo ha ratificado la Corte Constitucional en su decisión sobre las objeciones presidenciales”. Aparte de Cristo, al encuentro asistieron congresistas como Iván Cepeda, Roy Barreras, Gustavo Bolívar, María José Pizarro, Juanita Goebertus, Julián Gallo, además del hoy jefe del partido FARC, Rodrigo Londoño o Timochenko.

El fortalecimiento de Defendamos la Paz no solo aparece a la par de los cuestionamientos extranjeros en torno a qué tanto Duque cumplirá los textos de la paz. El movimiento coge fuerza en medio del referendo uribista que busca derogar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y unificar las cortes. Por ello, y pese a que no centraron la reunión de ayer en ese tema por considerarlo “inviable”, todos los voceros expresaron que defender la paz pactada en diciembre de 2016 es también defender la Constitución del 91.

“El Acuerdo Final tiene rango estatal. Su implementación también es responsabilidad de cada departamento y municipio. Si el presidente de la República no asume el liderazgo del cumplimiento del Acuerdo, seremos la sociedad civil, los empresarios y la comunidad internacional quienes lo hagamos”, manifestó Iván Cepeda, senador del Polo Democrático y una de las más fervientes voces en favor de lo firmado en La Habana con la que cuenta Defendamos la Paz.

(Le recomendamos: Uribe y el Estado de opinión 2.0)

Cepeda instó a que los protectores del Acuerdo no “defiendan” la paz, sino que la construyan efectivamente. En ese sentido, explicó que desde ya el movimiento ciudadano está buscando estrategias que transformen las buenas intenciones en acciones reales en los territorios a los que aún no ha llegado el Acuerdo de La Habana, que son justamente las zonas en las que se han registrado asesinatos a líderes sociales.

“Necesitamos profundizar análisis de estrategias para acabar con asesinato de líderes en los territorios. Hemos visto que el método de mayor eficacia es el de llegar a las regiones y focalizar la acción en determinados territorios. Además, algunos de nuestros miembros han señalado que sin la reforma rural integral no se podrá implementar del todo lo pactado. Pedimos a los expertos de estos temas, a los exministros de Agricultura, que elaboren una propuesta sobre cómo avanzar en este punto”, agregó Cepeda.

Y aunque los congresistas que forman parte del movimiento prefirieron no apresurarse a trasladar el activismo por la paz al activismo electoral, Roy Barreras le recordó a la sala que el impulso colectivo por la reconciliación del país debe buscar la derrota del uribismo en las urnas el próximo 27 de octubre y luego en 2022: “Mientras debatimos, esa cultura de carrilera, que es la génesis del fascismo, quiere destruir las cortes, el Estado de derecho, las libertades. Ahora convocan un referendo en contra de las cortes porque dicen que les entregaron los parques a los narcos. Tenemos que dar el debate político para desmontar ese lenguaje con el que ganó Hitler y Mussolini. Ganando el poder en 2022 tendremos una paz estable”, enfatizó.

Al tiempo que se daban estos argumentos y directos señalamientos en contra del referendo en cuestión, Emilio Archila, alto consejero para la estabilización, ratificaba que, según él, los hechos y la comunidad internacional “dan fe” de que el gobierno Duque está implementando la paz. “Lo hemos dicho de muchas maneras y el presidente ha enseñado que la paz no es de uno ni de otros. La que estamos construyendo es una paz de todos, que no tiene enemigos. Pretender profundizar esa división simplemente es ignorancia o una mala intención”, dijo.

(Le puede interesar: Mockus propone fundar el uribismo por la paz, ¿qué piensa el Centro Democrático?)

Asimismo, respondió a las protestas de los colombianos en Londres sobre la seguridad que brinda el Estado a los desmovilizados de las Farc: “El nivel de protección a excombatientes es robusto. Para cada uno de los 24 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) tenemos un batallón completo que los protege. Tenemos más de 200 esquemas de protección para ellos. La Fiscalía ha demostrado que los exguerrilleros que han muerto lo han hecho en manos de grupos de narcotraficantes”.

Sin embargo, para quienes lideraron el encuentro de Defendamos la Paz, las acciones de Duque frente a la implementación reflejan otra cosa. “Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP, los discursos frente a lo acordado en La Habana, el propio referendo propuesto por los uribistas, son hechos que hablan de la actitud de este Gobierno. A la gente de los territorios que ha sufrido el conflicto le interesa si van a poder elegir a sus representantes en las 16 curules para las víctimas, en ver cómo evitar que maten a sus líderes, en formalizar la tierra. Eso es lo que queremos formalizar en Defendamos la Paz”, reiteró Juan Fernando Cristo.

866439

2019-06-18T08:08:19-05:00

article

2019-06-18T08:10:05-05:00

[email protected]

none

-Redacción Política

Política

La cruzada por las 16 curules de paz

37

7629

7666