La despedida de Cambio Radical al Gobierno Santos

El representante y presidente de la Cámara, Rodrigo Lara Restrepo, se despachó contra el proceso de paz, el Gobierno y Humberto de la Calle. Además, su partido expulsó al ministro de Ambiente Gilberto Murillo por no salir del Ejecutivo.

Así celebraron Santos y Vargas Lleras el triunfo electoral en 2014.

La renuncia del ministro de Vivienda, Jaime Pumarejo, selló el fin del matrimonio entre el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, ahora candidato a la Casa de Nariño, y el presidente Juan Manuel Santos. Fueron casi ocho años de luna de miel, durante los cuales Cambio Radical fue decisivo en el Congreso, en la política de infraestructura y vivienda, y en la Vicepresidencia de la República. Pero se acercan las elecciones y los antiguos aliados empiezan a ser enemigos. Y con el anuncio formal de que el partido de Vargas Lleras sale de la coalición de Gobierno, un nuevo capítulo empieza a escribirse y el epígrafe son las declaraciones del hoy presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Lara Restrepo.

“Asumimos nuestro derecho a discrepar. La verdad es que el esfuerzo demostrado por la Fuerzas Militares para derrotar a las Farc y permitir esta negociación fue inmenso, un gran sacrifico y todos teníamos la esperanza de que esta paz le sirviera a todos los colombianos y que el proceso de implementación iba a ser un éxito, pero veo que los responsables de esa implementación están más preocupados en hacer política con la bandera de la paz que en volver eso una realidad. La JEP, pésimamente elaborada, dejaba por fuera a la mitad de los militares del marco de régimen especial, permitía a sus testaferros seguir disfrutando de inmensas fortunas, permitía a los desertores ir, delinquir en una bacrim, y regresar impunemente al régimen especial, consagra en el cuerpo de magistrados un grupo importante de activistas políticos, con un pasado, matriculados en ideologías extremas, que no permite controles. Todo eso es un error y lo que está fallando es precisamente el cuerpo de funcionarios en el Gobierno encargados de implementar estos acuerdos”, expresó el representante a la Cámara.

La declaración de Lara es la muestra de lo que será, a partir de hoy, el papel de los parlamentarios de Cambio Radical. Una bancada que tiene nueve senadores y 16 representantes a la Cámara y que durante cuatro años ha apoyado, algunas veces con reservas, los proyectos del Gobierno en materia de paz. El mismo Rodrigo Lara, hoy crítico de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), fue el ponente del acto legislativo que consagró el diseño de la justicia transicional. Pero desde marzo de este año, cuando el vicepresidente Germán Vargas Lleras renunció al cargo para aspirar a la Presidencia, las relaciones han venido cambiando. El apoyo de la bancada de Cambio no ha sido decidido, la ley de amnistía e indulto y todo lo relacionado con el acuerdo de justicia, ha sido duramente criticado, e incluso, para el ministro del Interior, Guillermo Rivera, ha sido activa en el saboteo a la implementación normativa de lo acordado.  

Por eso, hace una semana cuando el presidente de Cambio Radical, Jorge Enrique Vélez, anunció que no apoyarían más la estatutaria de la JEP, el presidente Juan Manuel Santos convocó a los parlamentarios de la colectividad y les anunció que si no apoyaban la implementación del acuerdo debían renunciar al Gobierno.  (LeaCambio Radical da un paso al costado y no votará reglamentación de la JEP)

Y el plazo se cumplió. Cambio no apoyó en la sesión de este lunes y, en la mañana del martes, estaban sobre la mesa del mandatario las renuncias de los ministros de Vivienda y Ambiente, Jaime Pumarejo y Luis Gilberto Murillo, respectivamente. A pesar de que muy temprano Pumarejo negó la versión, horas después publicó un sarcástico trino en el que ratificaba su salida del Gobierno. “¡Vendo corbatas y vestidos, poco uso! 50% de descuento!”, escribió en su condición de exministro.

Respecto a Murillo, quien dio la noticia de que se quedaba en el Gobierno,  renunciando a Cambio Radical, fue el secretario general de Presidencia, Alfonso Prada. “En el caso del ministro de Ambiente, Murillo, hace tres meses que hicimos la anterior crisis de gabinete, y el ministro fue ratificado sin ningún tipo de apoyo de Cambio Radical. El presidente valoró sus condiciones personales, la región del pacífico a la que representa, la afrocolombianidad que se representa”, puntualizó. (Lea también: Terminó la luna de miel entre Cambio Radical y el Gobierno Santos)

Y es en este contexto, que surge la reacción del representante a la Cámara, Rodrigo Lara. “Los ministros son funcionarios de libre nombramiento y remoción, y así como los nombra puede pedirles su salida. En este caso, el ministro Pumarejo, muy dignamente, puso su permanencia a disposición y tomó la decisión de pedirle que valorara el cargo”, refirió, y agregó en tono sarcástico: “felicito al ministro Murillo por pertenecer al Gobierno. Ahora bien, él llegó allá con Cambio, pero bueno usted sabe que la política es dinámica”. De ahí, Lara Restrepo pasó a que muy pronto se reunirán con el jefe natural del partido, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien curiosamente aspira a la presidencia por un movimiento significativo de ciudadanos y no por el movimiento político que fundó.

“Ojalá muy pronto tengamos la posibilidad de vernos con él y seguir discutiendo los temas que sí le interesan a los colombianos y que sí son importantes para los colombianos. A los colombianos no les interesa estas movidas burocráticas, sino que están esperando de sus representantes y senadores que representen el interés general, sus preocupaciones, que seamos su voz y que no antepongamos posiciones burocráticas sobre los intereses del país”, declaró Lara, abriéndole paso a sus observaciones sobre los contrincantes de Vargas en su aspiración a la Casa de Nariño, y añadió: “Ojalá el gobierno recapacite. Ojalá pueda concentrar esa actividad tan importante en una persona que no tenga agenda política, como el General (Óscar) Naranjo que se ha destacado por sus méritos, por una carrera impecable y que no está pendiente de las próximas elecciones ni de modificar las normas electorales para sacar una ventaja, de construir coaliciones de extrema izquierda para poderse matricular en ellas, ojalá le pongan rumbo y seriedad a este proceso de implementación porque esto puede convertir algo positivo en algo negativo si no nos ponemos las pilas”.

Y se lanzó al ruedo de la campaña electoral contra los contrincantes de Vargas: “De la Calle desdice mucho de lo que había sembrado en el pasado. El apoyo al proceso de paz debe ser gratis, como el aire. Cuando existe un interés electoral pierde valor y grandeza, y De la Calle, con esa hechiza candidatura presidencial, lo que está demostrando es que su apoyo tuvo un cálculo electoral. Si algunas cosas no quedaron bien en esos acuerdos fue porque de pronto él tenía en mente esta aspiración electoral y de pronto refirió acelerar, ceder para tener el tiempo de armar una campaña electoral. Eso es oportunismo político”.  Así es como el presidente de la Cámara de Representantes, y uno de los principales alfiles de Germán Vargas Lleras, se despidió de la coalición que lo erigió para llevar las riendas de la última legislatura del Congreso 2014-2018. Es el acta de divorcio, de un matrimonio que cogobernó al país en la última década.

Para cerrar esta notificación de divorcio, Cambio Radical envió un comunicado sobre la situación. “Es importante aclarar que el Partido Cambio Radical ha sido protagonista de las grandes construcciones de la administración, siendo solidario siempre con el Proceso de Paz como un camino de futuro y tranquilidad para todos colombianos. Sin embargo, dicho apoyo no está exento de  llamar la atención sobre lo que consideramos perjudicial para la sostenibilidad posterior del Acuerdo”, expresa, y a renglón seguido señala que “esta discusión no se puede simplificar tratándola como si fuera una elemental situación de trámite burocrático pretendiendo quitarle a nuestros reclamos la legitimidad democrática que tienen”.

Y concluye: “Le agradecemos al Ministro Jaime Pumarejo la gallardía y dignidad con la que asumió esta coyuntura. En el poco tiempo que estuvo en el Ministerio desempeñó con gran competencia sus responsabilidades y se proyectaba ya como uno de los mejores funcionarios de la administración. Hoy mismo el Ministerio de Vivienda estaba batiendo los records en materia de cumplimiento de metas, ejecución y desempeño. Es lamentable que esta situación haya privado a Colombia de este gran funcionario. En el día de hoy también hemos procedido a aceptar la renuncia del Ministro Luis Gilberto Murillo como miembro de Cambio Radical, partido a quien representaba en el gabinete”.