“La esperanza que surgió después del acuerdo se está disminuyendo”: Monitoreo de Paz

En los pasados días, una delegación de parlamentarios y sindicalistas irlandeses y británicos visitaron el país para evaluar la implementación de los pactos suscritos entre Gobierno y las Farc. Estas son algunas de sus consideraciones.

La delegación durante su visita a la ETCR Tierra Grata, en Cesar.Captura de pantalla de Twitter

Las dificultades para implementar el Acuerdo de La Habana no son ajenas a los ojos de la comunidad internacional. Es más, diversas organizaciones extranjeras, en las que se incluye, principalmente, a la Misión de Verificación de Naciones Unidas, hacen informes periódicos para analizar el avance de los puntos suscritos entre el Gobierno y la extinta guerrilla de las Farc.

Entre el 26 y 31 de mayo, una delegación de sindicalistas y parlamentarios británicos e irlandeses, de la organización Justice for Colombia Peace Monitor, visitaron el país para evaluar la situación actual del país en cuanto al proceso de paz. Estuvieron acompañados de representantes del Gobierno, la Fiscalía, el partido FARC, la Misión de Verificación de la ONU, la bancada “propaz”, los embajadores de Noruega, Cuba, Gran Bretaña e Irlanda, y organizaciones de líderes sociales y sindicales.

El informe de la visita, que incluyó un viaje a Cajibío, Cauca, y al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Tierra Grata, Cesar, será entregado en julio a los parlamentos británico e irlandés, sin embargo, en un comunicado compartieron algunas conclusiones e impresiones que se llevaron de la implementación del Acuerdo de Paz en Colombia.

Le puede interesar: Los desafíos para acelerar la reincorporación de la FARC.

“Fue evidente entre las personas con quienes nos hemos reunido esta semana que la esperanza que surgió después de la firma del pacto se está disminuyendo. El Acuerdo de Paz colombiano fue un ejemplo para la comunidad internacional, pero queda claro que existen varias áreas de preocupación que requieren atención urgente”, se lee en el documento con el que expone los puntos más inquietantes que, a su juicio, requieren de una estabilización inmediata.

En ese orden de ideas, lo primero que llamó la atención de la organización fue el asesinato a líderes sociales y excombatientes de las Farc. “Aunque reconocemos que las autoridades colombianas han realizado acciones judiciales en contra de los autores materiales en algunos casos, todavía existe un nivel preocupante de impunidad para los autores intelectuales de estos crímenes”, advierte el comunicado.

En cuanto al tema de reinsertados, resaltaron la importancia de los proyectos productivos como medio de sustento para los reincorporados, sin descatimar la importancia de asegurar “el acceso a tierra que es fundamental para garantizar la estabilidad del proceso de reincorporación a largo plazo”, llamó la atención respecto a los testimonios de exguerrilleros que les manifestaron su frustración respecto al apoyo del Gobierno.

“Es de alta importancia que todos los excombatientes de la Farc tengan garantías de que el apoyo del Estado, incluyendo las que tiene que ver con su seguridad, se mantenga después de la fecha límite actual de agosto de este año”, precisó el documento. El Gobierno, en los pasados días, aseguró que mantendrán los pagos de arrendamientos y soportes temporales.

Lea: Gobierno reubicará 11 ETCR por razones legales y de seguridad.

Así pues, bajo la luz de la seguridad jurídica de los excombatientes, la delegación hizo un llamado para que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) opere bajo normalidad, con autonomía, recibiendo el respeto de todas las instituciones del Estado. La organización no dejó pasar de largo el caso de “Santrich” que está bajo los reflectores de la opinión. Sobre el tema, comentó que: “ve de manera positiva el cumplimiento del fallo de la Corte Suprema que ordenó su liberación”. Para el futuro de la investigación, pidió que se cumpla el debido proceso. “La presunción de inocencia es un principio fundamental del sistema judicial en cualquier sociedad democrática”, sostuvo.

Pese a las situaciones que les generó preocupación, Monitoreo de Paz reconoció los compromisos del Gobierno y de Iván Duque para cumplir con lo suscrito. “Seguimos creyendo en el enorme potencial del proceso de paz entre el Estado y las Farc, para la población colombiana, sus países vecinos y la comunidad internacional en general. Del mismo modo, esperamos que los diálogos de paz con el Eln se reinicien”, concluyeron, reiterando su apoyo a la implementación de paz.

Justice for Colombia Peace Monitor es una organización radicada en Londres que nació en 2002 en apoyo a la sociedad civil en defensa de los derechos humanos. También, esta entidad fungió como facilitador del proceso de negociación al aunar esfuerzos en el apoyo internacional que tuvo la mesa de diálogo.