La paz que preocupa en Londres

En la capital británica, al presidente Iván Duque lo esperaron con protestas a favor de los acuerdos y en contra de los asesinatos de líderes sociales. El Parlamento en Londres hará un debate sobre el la implementación del Acuerdo de Paz.

Colombianos marcharon el 9 de abril en París contra los asesinatos de líderes sociales. Archivo EFE

A las 5:30 de la mañana, hora británica, llegó a Londres el presidente Iván Duque. La primera visita oficial que hace al Reino Unido -aunque no invitado por la Reina Isabel-, marcada por dos días de intensa agenda que difícilmente le darán tiempo para pasearse por el popular London Eye o hacer una parada en el reconocido museo Madame Tussauds. A cambio, pasará las horas hablando sobre comercio, inversión, economía creativa, ciencia, innovación y sostenibilidad. Eso, como parte de la programación oficial. Pero en la no oficial, es decir, la que no tiene preparada desde Palacio, hay algunos puntos que tendrá que atender antes de viajar a Suiza, el miércoles. Sendos reclamos de parte de la comunidad colombiana en Inglaterra lo esperan, entre otras cosas, para protestar por las posturas que ha asumido alrededor del Acuerdo de Paz y, sobre todo, ante la creciente cifra de asesinatos de líderes sociales, defensores de derechos humanos y excombatientes de las desmovilizadas Farc.

Y es que desde hace algún tiempo se ha venido consolidando un movimiento en el exterior bautizado con la etiqueta #DefendTheDefenders, de la que hacen parte distintas organizaciones de la sociedad civil británicas, irlandesas y colombianas, con presencia en ambos países. El objetivo: “Visibilizar internacionalmente la grave situación que atraviesan los líderes, lideresas y personas defensoras de derechos humanos en Colombia”, según se describe esta campaña. Y en las contadas horas que pasará Duque en la capital británica, aprovecharán para exigirle que incluya en su agenda oficial un espacio para hablar sobre cómo viene cumpliendo con la implementación de lo pactado en Cuba. Especialmente, porque no quedaron tranquilos con la visita que hace dos meses, concretamente en mayo de este año, hizo a Londres el consejero para la Estabilización, Emilio Archila, en donde prometió que el gobierno Duque cumplirá con los acuerdos a pesar de los reparos que hizo a la Jurisdicción Especial de Paz.

(Lea: Masacres, homicidios y agresiones a líderes: el violento inicio de 2019)

Un episodio que derivó en una moción (Early Day Motion) promovida por casi un centenar de parlamentarios británicos que quieren evidenciar su preocupación ante el Parlamento del Reino Unido por las amenazas y asesinatos de líderes sociales en Colombia, y por la determinación del gobierno de Iván Duque de dar por terminados los diálogos de paz con la guerrilla del Eln. Sobre todo porque, señala la moción, “se ha incrementado la violencia contra los pueblos indígenas, afrocolombianos y campesinos en las zonas rurales (…) las cuales han quedado atrapadas entre grupos neoparamilitares y el Eln, y están siendo objeto de amenazas e intimidaciones”. En tal sentido, no dudaron en sumarse al llamado que hicieron hace un par de semanas los relatores del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas al Gobierno para que proteja a esta población y no “incite” a la violencia contra los excombatientes. Declaraciones que, dicho sea de paso, enfrentaron al Ejecutivo con la ONU.

A la Early Day Motion se sumó, incluso, Sir Alan Duncan, el ministro de Estado del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones para Europa y las Américas, con quien Duque sostendrá una cena privada mañana martes, a las 8:00 de la noche. Por eso, los manifestantes en contra del presidente colombiano esperan que ese día, el funcionario británico reitere las inquietudes que dejó expresas hace poco. “Compartimos la preocupación en lo relacionado con la implementación del Acuerdo de Paz (…) El Reino Unido continúa apoyándolo, contribuyendo con más de £40 millones a través del Fondo de Conflicto, Seguridad y Estabilidad desde el 2015 a los proyectos que traerán una paz sostenible a Colombia. Hemos expresado nuestra preocupación al Gobierno colombiano por los retrasos en el funcionamiento del sistema de justicia transicional, el cual es una parte crítica para el Acuerdo”, dijo Duncan en abril de este año.

Así las cosas, la siguiente movida que se está promoviendo en Londres es una especie de debate de control político, organizado por la parlamentaria británica del Partido Laborista, Jo Stevens, sobre cómo avanza el Acuerdo de Paz, el cual será mañana, a las 4:00 de la tarde. Su mayor preocupación radica en los intentos que hizo Duque para reformar la JEP y las propuestas que se avecinan en el mismo sentido. Así lo expresa Louise Winstanley, miembro de ABColombia (Agencias Británicas e Irlandesas trabajando en Colombia): “Hay partes del Acuerdo de Paz que preocupan mucho a la comunidad internacional. He visto acá (en Londres) a muchos colombianos activos a favor del sistema de justicia transicional y a las propias embajadas europeas, incluida la británica, pronunciarse a favor de la JEP. Por eso, aunque la comunidad internacional cree en lo que ha dicho el presidente sobre su intención de implementar el Acuerdo de Paz, le preocupa ahora su intento de reformar la JEP”, explicó.

(Lea: JEP solicita con urgencia protección para Alfamir Castillo tras atentado en su contra)

Con este panorama, que ha unido a la sociedad civil y a decenas de parlamentarios británicos, a Duque lo esperaba un plantón organizado por grupos de exiliados, estudiantes, víctimas del conflicto, y organizaciones sociales. Y hoy, a las 5:30 de la tarde, hora británica, habrá un encuentro entre el presidente y la comunidad de colombianos, en el London Southbank University. Evento en el que mujeres, víctimas del conflicto armado y exiliados, vestidos de negro, reclamarán al Gobierno por los “ríos de sangre que no han dado tregua en el país”. En últimas, serán escenarios difíciles de ignorar para un presidente que se enfrenta a dos clamores distintos: los de su partido, el Centro Democrático, que insiste en mantener los debates de 2016 en contra de lo pactado en La Habana y los de la Colombia profunda, que piden a gritos dejar de ser ignorados por el Estado.

866274

2019-06-17T05:00:00-05:00

article

2019-06-17T05:00:01-05:00

sarboleda_1274

none

-Redacción Política

Política

La paz que preocupa en Londres

30

6641

6671