La propuesta de participación en la Mesa de Quito

La Redeprodepaz envió un documento a los delegados de paz de Gobierno y Eln en el que sintetiza sus propuestas metodológicas para abordar el diseño del mecanismo de participación de la sociedad en el proceso de paz con esta guerrilla.

Durante el ciclo de diálogos con el Eln, se realizaron 10 audicencias preparatorias para la participaciónd e la sociedad en los diálogos de paz.Archivo

Tras el fin del cuarto ciclo de negociaciones entre el Gobierno y el Eln, la Red Nacional de Programas Regionales de Desarrollo y Paz (Redprodepaz) dio a conocer una propuesta a la mesa de Quito para que sea estudiada por las partes antes de regresar, el 9 de enero de 2018, a la nueva ronda de diálogos. En términos generales, el documento contiene una serie de propuestas metodológicas con miras a que la participación de la sociedad en los diálogos de paz sea efectiva. (Leer "Cuarto ciclo de negociación con el Eln fue satisfactorio": Gobierno).

“Saludamos que las delegaciones hayan escuchado diversas opiniones y alternativas sobre mecanismos y enfoques de la participación, pero creemos que en este delicado momento lo prioritario es avanzar en la agenda y definir las pautas que permitan materializar ese propósito participativo planteado en el Acuerdo marco”, señala el texto enviado a las delegaciones de paz tanto de Gobierno como de guerrilla.

Para Redeprodepaz es un acierto del diseño de la agenda el que la participación de la sociedad este puesta en el centro de la discusión, pues, para ellos, esto servirá para que el proceso gane legitimidad en los colombianos. En ese sentido, hace un llamado para que, luego de las diez audiencias preparatorias que se realizaron durante el último mes, se pongan en marcha mecanismos prácticos y amplios que sirvan en el corto plazo para incentivar los diálogos de paz.

Con este objetivo, la organización de la sociedad civil construyó una serie de criterios para la participación de los colombianos en el proceso de paz: respeto y garantías; incidencia, es decir, que las propuestas generen cambios en favor de las comunidades; una agenda acotada para que se puedan construir intereses comunes; el carácter trascendente de los resultados de la participación, es decir, que lo que resulte de este punto de la agenda pueda ser retomado por el Gobierno que empezará en 2018 y eso se exprese en sus políticas territoriales; la inclusión de diversas voces y posturas que permitan enriquecer las propuestas; y finalmente, piden que se disponga de información adecuada para enriquecer el debate y la construcción de las propuestas.

Respecto al objetivo de la participación de la sociedad, Redprodepaz afirma la necesidad de: “identificar insumos representados en propuestas, iniciativas, proyectos, alternativas, visiones y agendas sociales orientadas a generar mejores condiciones de desarrollo sostenible y paz territorial, mediante la construcción de uno o varios mecanismos plurales que asegure el reconocimiento, la sistematización, la validación y el trámite efectivo de las mismas, con el fin de incorporarlas en los instrumentos de planeación, presupuestación y veeduría ciudadana”.

Finalmente, la red de los laboratorios de paz, insiste en la necesidad de la agenda de trabajo sea sucinta con el  fin de que el trabajo sobre ella sea efectivo. Por eso sugiere concentrar la discusión sobre los siguientes temas. Actividades minero-energéticas; gestión ambiental territorial; procesos productivos territoriales; descentralización, políticas de participación ciudadana. Al mismo tiempo, Redprodepaz sugiere a las partes enfatizar en la participación de las comunidades de base, articular el trabajo con organizaciones territoriales; incluir actores con posturas diversas para enriquecer el debate y enfocarse en la producción de insumos que sirvan para la consecución de consensos.  La misiva ya está en manos de las delegaciones de paz, quienes la estudian de cara a lo que vendrá para la mesa de Quito a partir de enero de 2018.