Las claves de la reforma electoral que presentará el registrador en marzo

Noticias destacadas de Política

Alexánder Vega, registrador nacional, intentará dar los primeros pasos hacia el voto mixto (electrónico y manual) y la posibilidad de que los ciudadanos puedan votar a la presidencia desde cualquier lugar del país.

Bajo la consigna de una modernización de la Registraduría Nacional del Estado Civil, el recién posesionado registrador Alexánder Vega anunció que en marzo próximo, cuando el Congreso de la República inicie las sesiones ordinarias del segundo período legislativo 2019-2020, presentará un proyecto de reforma electoral en conjunto con el Consejo Nacional Electoral (CNE) y la sección Quinta del Consejo de Estado.

Uno de los principales rasgos que tendrá la iniciativa es que no incluirá elementos de reforma política, sino que intentará modificar varios procedimientos técnicos que se desarrollan durante las jornadas electorales en el país. De esta manera se blindaría en el Legislativo, pues discusiones como el voto obligatorio o el mecanismo de conformación del CNE han sido una piedra en el zapato en anteriores ocasiones y esos temas deberán ser un asunto que deberán pensar, proponer y tramitar los políticos y no la máxima autoridad electoral en el país.

De acuerdo con Vega, se recogerán varias ideas de reforma que tenía Juan Carlos Galindo Vacha, quien lo antecedió en el cargo que hoy ocupa; sin embargo, el grueso de la propuesta que llegará al Legislativo está enfocado en la utilización de nuevas tecnologías y la modernización de las herramientas para votar. Son varios los objetivos que se buscan, como, por ejemplo, la reducción de la abstención y disminuir al máximo la cantidad de votos nulos.

Lea más en: Cédula digital podría estar disponible desde este año, según Registraduría

El voto mixto y el tránsito hacia el voto electrónico

En primer lugar, el nuevo registrador buscará implementar el voto mixto, que, en pocas palabras, será la mezcla entre el voto electrónico y el voto manual. En resumen, será un sistema en el que el ciudadano, con su cédula y la identificación a través de huella dactilar y biometría facial, podrá escoger al candidato por el que desea votar. En ese mismo software, el sufragante brindará de forma adicional información sencilla, como un correo electrónico, al que llegará posteriormente el certificado electoral.

Una vez realizada esta primera etapa, el aparato imprimiría el voto “manual” marcado de la misma forma en que el ciudadano lo marcó en la máquina. El papel será depositado por el mismo ciudadano en una urna, tal como sucede hoy en día. De esta manera se reduciría la cantidad de votos que se anulan porque quedan mal marcados. Apenas se surta el trámite del voto, la identificación del ciudadano quedaría “tachada” en el censo electoral habilitado para el día de las elecciones, evitando la posibilidad de que pueda acceder al sistema nuevamente.

Al final de la jornada, el sistema entregará de forma impresa el formulario E-14, con la información condensada de la votación existente en la máquina, que debería corresponder, además, con el número de tarjetones marcados que fueron ingresados en la urna. Ese documento electoral es el que, en el sistema actual, es llenado manualmente por los jurados de votación y es uno de los que más presenta errores, molestias y denuncias por parte de los ciudadanos que aseguran que sus votos no quedaron registrados en una mesa determinada.

“Las pruebas piloto se harían este año en las elecciones de los consejos de juventud y en las elecciones atípicas. Habrá biometría en todas las mesas del país y una máquina para votar, pero la misma máquina dará el voto (que se ingresará en una urna). Es decir, habrá doble cómputo”, señaló el registrador Vega. En ese mismo sentido, aseguró que el país ya cuenta con un proceso cercano al 90 % en biometría facial y que las pruebas de este sistema se realizarán con tres entidades que lo han solicitado.

Esas tres entidades son la Aeronáutica Civil, que ha pedido hacer un ejercicio de identificación con los pasajeros en el Aeropuerto El Dorado, de Bogotá; la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), que, atendiendo las peticiones de la FIFA, pretende contar con este tipo de identificación en los estadios del país; y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que quiere implementar el sistema para la identificación de la población reclusa.

Lea también: Duque, con pronóstico reservado frente al Congreso en 2020

Una sola circunscripción para presidenciales

Otro de los planteamientos que llevará la reforma electoral del registrador será la posibilidad de hacer efectivo que las elecciones presidenciales es de circunscripción nacional, de manera que cualquier ciudadano pueda votar desde cualquier lugar del país, y no necesariamente donde tiene inscrita la cédula de ciudadanía cuando se trata de la elección a cargos públicos de circunscripción territorial, como alcaldías, gobernaciones o representantes a la Cámara.

Para el registrador, no tiene mucho sentido que, siendo una elección nacional, haya personas que se queda sin votar porque no están en los lugares en los que su documento está registrado o que, en el mejor de los casos, tengan que hacer desplazamientos de una ciudad a otra el día de las elecciones. Esta propuesta no se podría implementar en elecciones a Congreso, pues, a pesar de que Senado es de circunscripción nacional, ese día también se elige a los representantes a la Cámara, que obedecen a una circunscripción territorial.

“La idea es que se asimile al modelo que se maneja en Estados Unidos, que es la votación presidencial en una sola circunscripción. Vamos a intentar hacerlos en la próxima elección presidencial. En la mayoría de los países, los ciudadanos pueden votar en cualquier puerto de votación y estamos trabajando para hacerlo de la misma manera, por una sencilla razón: es una sola circunscripción”, explicó Vega.

Le puede interesar: Lo malo, lo bueno y lo feo del semestre legislativo

Votación anticipada

Con el mismo objetivo de reducir la abstención, el registrador también pone sobre la mesa la posibilidad de que para las elecciones presidenciales se pueda empezar a votar entre siete y cuatro días antes de la fecha final de elección, de tal manera que los ciudadanos cuenten con un período más amplio que las ocho horas en las que actualmente se realiza la jornada.

Este asunto no es ajeno al sistema electoral colombianos, pues de esta manera se realizan las elecciones presidenciales para los ciudadanos que residen en el exterior. En los países del mundo, las autoridades colombianas habilitan mesas de votación en los consulados y embajadas para dar la posibilidad de que los sufragantes se puedan desplazar desde las diferentes ciudades para depositar sus votos. Esa votación solo se conoce cuando las mesas en Colombia se cierran.

La apuesta, según Vega, es realizable y aspira a cumplirla en un 100 % al asegurar que de soñadora no tiene nada. Falta esperar que el Congreso haya ambiente para tramitar lo que el registrador propone y la iniciativa no caiga en la bolsa rota de reformas que mueren entre los debates, deseos y pretensiones de los congresistas.  

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.