Las dos iniciativas en contra del servicio militar obligatorio

Mientras uno incluye un componente social como opción para quienes no son afines a las armas (y está a la espera de ser reglamentado), el otro propone eliminar totalmente su carácter imperativo y se radicará este 20 de julio.

Hay dos iniciativas que buscan priorizar el servicio social sobre el militar. Una es de los senadores de la oposición Antonio Sanguino (Partido Verde), Iván Cepeda y Alexander López (Polo Democrático), y el otro es del senador Luis Fernando Velasco (Partido Liberal).Archivo El Espectador

En la nueva legislatura que empieza este 20 de julio se reabre el debate sobre qué tan prescindible es la obligatoriedad del servicio militar. Y, justamente, son dos los propuestas que hablan de ello y que han hecho eco en estos últimos días. Uno de ellos es el proyecto de ley de de los senadores Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, Iván Cepeda y Alexander López, ambos del Polo Democrático, que busca eliminar el servicio militar obligatorio, para sustituirlo por un servicio social para la paz. 

(Para ampliar los detalles del proyecto de los congresistas de la oposición, haga clic aquí)

La otra iniciativa es la ley de reclutamiento, en la que en 2017 el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal, logró incluir un componente que propone el servicio social para sustituir el militar, como opción para quienes no son afines a las armas. A primera vista, ambas ideas suenan bastantes similares, un parecido que incluso suscitó controversia sobre la esencia de las propuestas. Sin embargo, pese a su semejanza, tienen diferencias de fondo. 

En ese sentido, la diferencia principal está en que el proyecto de los senadores de la oposición, que radicarán al reanudar el periodo legislativo, busca la eliminación tajante y total de la obligatoriedad del servicio militar. Y en vez de eso, haría obligatorio el servicio social para la paz. “Por eso es que no buscamos una reforma, sino que nuestra propuesta es un acto legislativo, que da paso a un cambio constitucional. Convierte entonces la prestación militar en algo voluntario, que es una diferencia sustancial frente a la ley del senador Velasco. Quien quiera realizar el servicio castrense que lo pueda hacer por decisión propia, eso sí, salvo en momentos especiales de guerra. Pero incluso en esos casos, deberá respetarse la objeción de conciencia para no participar en ello”, explicó Sanguino. 

En contraste, la ley de reclutamiento, el componente social, promovido por el senador de la bancada roja, está  “orientado a la protección de los derechos humanos y la construcción de condiciones para erradicar la violencia”. Sin embargo, aunque fue sancionado por el presidente y está vigente, no tiene aplicabilidad porque desde el Gobierno no se han expedido los decretos que la reglamentan. 

Otro componente distinto, que mencionó el senador del partido Alianza Verde es que, de ser aprobado, el servicio social para la paz estaría adscrito a organizaciones sociales y no gubernamentales. “Sería una tarea de, por ejemplo, la Consejería para la Estabilización, u organismos internacionales como la ONU, para que los colombianos cumplan un trabajo obligatorio para la reconciliación del país. Como lo proponemos para la paz, se hace con instituciones hechas para tal sentido, y no con las castrenses”, manifestó Sanguino. Mientras, la propuesta del senador del Partido Liberal, como hace parte de la ley de reclutamiento, toda la implementación del servicio social está en manos del Ejército Nacional, asunto que en términos filosóficos y de esencia se aleja de la concepción de los senadores de oposición. Sin embargo, para Velasco, es una ventana que abre la oportunidad para cumplir con las obligaciones militares exigidas desde la Constitución, pero desde otros espacios. 

"Para efectos prácticos, si se aplica ese artículo de la ley pues no se necesitaría una reforma constitucional, simplemente, el ciudadano puede optar por un servicio ambiental, social, incluso en temas de paz, porque ahí lo deja abierto. Es evidente que la reforma constitucional es más fuerte porque ya no es optativo, sino que le ordena y se acaba el servicio militar obligatorio", expresó. Ahora, en términos reales, aunque afirmó que apoyaría el proyecto de los legisladores de la oposición, dijo que ve poco posible su trámite en el Congreso. "Yo la votaría. Pero veo muy difícil que lo aprueben, no le veo mayorías. Por ejemplo, que aprobaran mi artículo del servicio social optativo fue complejo, casi no pasa. Entonces, con la ley que ya existe sobre ese tema, habría es que promover una campaña para que el gobierno reglamente la posibilidad de esos servicios", comentó. 

Ahora, pese a las diferencias, lo cierto es que ambas iniciativas ofrecen prácticas en varios campos para realizar el servicio social. El acto legislativo de la oposición dictaría “ acciones relacionadas con servicios sociales y culturales, educativos, sanitarios, conservación del ambiente y mejora de medio rural”, y el proyecto de ley de Velasco insta “actividades que promuevan salud, educación, protección ambiental, la atención de desastres naturales y antrópicos, entre otros”, le recordó la opinión pública. 

871694

2019-07-18T19:40:40-05:00

article

2019-07-18T21:29:33-05:00

sarboleda_1274

none

-Redacción Política

Política

Las dos iniciativas en contra del servicio militar obligatorio

62

5189

5251