El expresidente Uribe le pidió a Zuluaga tomar decisiones políticas

Las faltas de Óscar Iván Zuluaga

Hay que partir de dos situaciones: las infracciones a las normas electorales que habrían cometido tanto el entonces candidato presidencial como su partido, el Centro Democrático, y por otro lado, si el hecho de haber recibido presuntamente dineros de una firma cuestionada por corrupción constituye un delito en sí mismo.

EFE.

Desde que las autoridades investigan hasta dónde han llegado los tentáculos de la firma constructora brasileña Odebrecht —hoy en la mira por corrupción—, el precandidato presidencial del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga no ha pasado noches tranquilas. Las informaciones que hoy reposan en los despachos judiciales darían cuenta de una supuesta financiación de campañas políticas por parte de Odebrecht en Brasil y Latinoamérica, y es ahí donde puede salir golpeado el exministro de Hacienda del gobierno de Álvaro Uribe. Pero, de momento, no hay nada claro. ¿Qué se sabe? Que fue por intermedio de la multinacional Odebrecht que Zuluaga contactó a su asesor de campaña, el brasileño Duda Mendonça, a quien le pagó una fuerte suma de dinero (US$1,3 millones) para las elecciones del 2014. Sin embargo, según declaraciones recogidas por la Fiscalía de ese país a Mendonça, Odebrecht le habría pagado US$4,3 millones por esa asesoría.

Zuluaga, por su parte, ha dicho que nunca tuvo comunicación directa con funcionarios de Odebrecht y que tampoco conoce si hubo pagos “por debajo de cuerda” a Duda Mendonça, adicionales a los que recibió por su asesoría tres años atrás, caso en el cual, aseguran los uribistas, debe responder el propio Mendonça.

Lo cierto es que este episodio ha despertado todo tipo de especulaciones, especialmente porque no es claro el escenario legal en el que se estaría moviendo Zuluaga. En principio, hay que partir de dos situaciones: las infracciones a las normas electorales que habrían cometido tanto el entonces precandidato presidencial como su partido, el Centro Democrático, y por otro lado, si el hecho de haber recibido presuntamente dineros de una firma cuestionada por corrupción constituye un delito en sí mismo.

Frente a las normas electorales, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ya anunció que abrirá una investigación dividida en dos líneas de acción. Una, frente a la prohibición expresa de que ningún candidato, campaña o partido puede recibir aportes de ningún tipo si son provenientes de una persona jurídica o natural extranjera. “Teniendo en cuenta que se presume que hubo un aporte extranjero, el CNE deberá determinar si lo hubo o no y, como segunda línea de investigación, tendrá que indagar —en caso de que se haya configurado la financiación extranjera— por qué no lo reportó dentro de sus gastos de campaña”, dijo a este diario el presidente del CNE, Alexánder Vega. Es decir, se abrirán dos investigaciones: una a Zuluaga y otra al Centro Democrático. Desde hoy, la Sala Plena empezará a estudiar ese caso.

Pero, ¿qué sanciones podría acarrearles tanto a Zuluaga como al partido si se llega a comprobar que hubo infracciones a la ley electoral? Básicamente pecuniarias, lo que significaría imponerle multas al precandidato y al partido sobre los gastos de funcionamiento del uribismo. Es decir, habría un recorte en los recursos que anualmente recibe la colectividad. Además, se exponen al riesgo de perder la personería jurídica y a la prohibición de volver a avalar candidatos para la elección sobre la cual se habría cometido la infracción. En este caso, el Centro Democrático no podría avalar a candidatos que aspiren a la Presidencia de la República. Eso sí, en ningún caso Zuluaga perderá sus derechos políticos.

No obstante, pese a la decisión del CNE de abrir una investigación a Zuluaga y al partido al que pertenece, el Centro Democrático se sostiene en que el valor total de lo pagado por la campaña a Duda Mendonça y su equipo está debidamente registrado en la contabilidad entregada a las autoridades electorales, lo mismo que la financiación que recibió en la campaña presidencial de 2014, en la que, como se sabe, resultó vencido por el presidente Juan Manuel Santos.

Sin embargo, aún falta resolver una duda. En el país de abogados, donde el populismo punitivo pesa, el país se preguntará si verá al exministro uribista batallando por su inocencia en los estrados judiciales. No son pocos los que se preguntan si Zuluaga puede ser investigado por algún delito. Según explicó el abogado penalista Francisco Bernate, el haber recibido dineros con el propósito de financiar una campaña electoral por parte de una compañía sobre la cual se establece que, posteriormente, habría cometido delitos, no es en sí mismo un hecho delictivo.

“Podría configurarse un delito en el supuesto en el que se estableciera que los recursos que ingresaron a la campaña son producto de un ilícito. Por ejemplo, para ocultar un soborno y, luego, intentar legalizar ese dinero. Ahí se podría estar hablando de un lavado de activos o enriquecimiento ilícito, como ocurrió en el proceso 8.000”, explicó Bernate.

Es cierto que Odebrecht sí contaminó el mundo político en América Latina al más alto nivel. En Colombia, en particular, ya hay un caso confeso en el que se afirma que, durante el gobierno de Uribe, el exviceministro de Transporte Gabriel García Morales recibió sobornos de la compañía brasileña por el contrato de Ruta del Sol sector II, pero en el caso de Zuluaga aún no hay nada comprobado. Tal vez por eso, de momento, no se conocen denuncias que se hayan interpuesto en su contra ante la Fiscalía.

De todo este engorroso panorama que involucra en un escándalo por segunda vez a Zuluaga —el primer episodio fue el relacionado con el supuesto hacker Andrés Fernando Sepúlveda—, la conclusión que muchos ya sacan es que hasta su propio partido le dio la espalda y que el golpe más bajo se lo dio su jefe natural, Álvaro Uribe. Además de pedir al Comité de Ética del Centro Democrático que investigue la financiación de la campaña de Zuluaga, el expresidente espera que su exministro tome las decisiones políticas pertinentes. En palabras castizas, que se haga a un lado y abandone la contienda electoral.

 

últimas noticias

Partido de la U salvó la reforma política

El amargo cierre legislativo de Iván Duque