Las reglas de juego para la coalición Duque – Ramírez

Ya sería definitiva la salida del exprocurador Alejandro Ordóñez de esta alianza, al menos para la primera vuelta.

Archivo

El próximo 20 de enero la coalición conformada por los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez, y sus respectivos candidatos, Marta Lucía Ramírez e Iván Duque, se definiría cuál será el mecanismo para saber quién buscará ser presidente y quién será la fórmula vicepresidencial. Pero este domingo se conoció la propuesta del expersidente conservador para definiri las reglas de juego para los dos mecanismos que tienen posibilidad de ser el definitivo: una consulta popular o un consenso “por encuestas”.

Antes de definir estas reglas, el comunicado define unos fundamentos de esta coalición de derecha. Con esos fundamentos, tanto los expresidentes como los candidatos reiteran su intención de “rescatar al país de la crisis institucional y moral en la que se encuentra” y dice que buscarán, de llegar a la Casa de Nariño, una “economía fuerte, con oportunidades de empleo y con instituciones sólidas”.

(Lea aquí: Consulta popular, el camino para escoger el candidato presidencial de la derecha).

Pero en esos fundamentos también estaría confirmada la salida del exprocurador Alejandro Ordóñez de esta coalición, posibilidad de la que se ha especulado ampliamente por los enfrentamientos que tienen él y Pastrana, que se han enfrascado en un cruce de declaraciones. “En el proceso participó el doctor Alejandro Ordóñez, pero en noviembre informó a los compromisarios y al expresidente Pastrana la decisión de no hacer parte como candidato de este sector”, puntualiza el documento.

Ya eso aclarado, explica las reglas para las dos alternativas que se han definido: un consenso basado en las encuestas (que es el preferido de Ramírez) o una consulta popular (la carta que ha apoyado Duque).

Sobre la primera, explica que se realizarían, originalmente, dos encuestas: una tan pronto se elija esa opción como la definitiva y otra, después de que se realicen dos debates televisados con ambos candidatos. Luego de las encuestas, ambos candidatos se sentarían para definir cómo sería la fórmula y, si no llegan a un acuerdo, la diferencia se solucionaría con una tercera encuesta. La primera encuesta se haría diez días después de definir el mecanismo y, la segunda, “días antes de la fecha fijada por la Registraduría para la inscripción de los candidatos a la Presidencia”.

La segunda alternativa, la consulta popular, se realizaría el mismo día de las elecciones al Congreso, el próximo 11 de marzo. En la consulta se preguntaría por cuál fórmula preferirían: si Ramírez presidente y Duque vicepresidente o viceversa. Para la campaña, explica el documento, ambos candidatos realizarían “mínimo tres debates por televisión”, la alianza le haría publicidad a las dos fórmulas y los miembros que la conformen tendrían libertad para votar por cualquiera de las dos opciones.