“Gracias a Dios por este paso positivo”: las veces que Uribe usó Twitter para hablar de su proceso

Noticias destacadas de Política

El primer mandatario usó la red social como tribuna preferida para manifestarse sobre las incidencias en su caso por presunta manipulación de testigos.

Twitter es una de las tribunas preferidas del expresidente y exsenador Álvaro Uribe. Desde que renunció al Senado, este ha sido el medio predilecto para manifestarse sobre distintos puntos del acontecer nacional, sobre todo sobre su proceso por supuesta manipulación de testigos. Allí ha revelado incidencias del proceso y ha usado varios trinos como la forma de ejercer su defensa ante la opinión pública.

El mejor ejemplo de este hecho es el único trino que emitió en la mañana de este viernes al conocerse la determinación del fiscal Gabriel Jaimes de pedir la preclusión del proceso. Tan solo fueron dos frases, pero sintetizaron el sentir de los varios meses de debate sobre este caso, uno de los más importantes de la historia reciente del país, pues nunca un expresidente había sido procesado y detenido.

“Gracias a Dios por este paso positivo. Gracias a tantas personas por sus oraciones y solidaridad”, fue el mensaje del expresidente, que fue retrinado por los varios seguidores y miembros del Centro Democrático. Pero este no ha sido el único trino sobre su caso, son más de una decena las publicaciones en las que Uribe se pronunció sobre el proceso que comenzó en la Corte Suprema de Justicia y pasó a las manos de la Fiscalía, donde, al parecer, tendrá su final.

También: Unos celebran, otros critican: las reacciones al pedido de preclusión del caso Uribe

Las primeras informaciones sobre el proceso datan de febrero de 2018, cuando el expresidente aseguró que el directivo de una publicación periodística había dicho a un grupo de personas que desde la Corte Suprema le habían adelantado que lo llamarían a indagatoria. Sobre este asunto, Uribe aseguró que, o estaba mintiendo el directivo, “o se suma otro acto de corrupción de la justicia”. Sobre este hecho, también agregó: “Verdad o mentira lo grave sería esta forma corrupta de administrar justicia a través de un medio político”.

Pasaron varios meses sin pronunciamiento alguno sobre este tema, hasta que en julio, la Corte notificó el llamado de indagatoria al líder del uribismo. La respuesta de este a través de redes sociales fue anunciar que renunciaría a su curul en el Senado: “La Corte Suprema me llama a indagatoria, no me oyeron previamente, me siento moralmente impedido para ser senador, enviaré mi carta de renuncia para que mi defensa no interfiera con las tareas del Senado”.

Los días siguientes, Álvaro Uribe siguió pronunciándose en redes sobre su caso y aseguró que el alto tribunal no había querido investigar sobre la información que llevó de algunos testigos. A esto añadió: “Simplemente me presume manipulador y me cita a indagatoria con implícita medida de aseguramiento”. Asimismo, el exmandatario reveló que a la Fiscalía había enviado en el marco de este proceso información sobre el expediente del asesinato de Álvaro Gómez, sobre el proceso contra su hermano Santiago Uribe por presunta creación de grupos paramilitares y hasta de procesos en contra de allegados a Juan Manuel Santos por dineros que entraron a su campaña.

Una semana después, el entonces senador hizo saber a través de su cuenta de Twitter que echaba para abajo su intención de no renunciar. “He pedido al senador Ernesto Macías, presidente de la Corporación, que retenga sin considerar mi carta de renuncia. Por razones de honor nunca ha estado en mi mente que la Corte Suprema deje de conocer el caso para el cual me citan a indagatoria”, dijo Uribe, que, curiosamente, un año después usó el recurso de renunciar a su curul para lograr que su caso pasara del alto tribunal a la Fiscalía.

Unas semanas después, también trinó para notificar que había desistido de su intención de recusar a los magistrados que lo llamaron a indagatoria y pidió que la diligencia se mantuviera en su fecha. Otra petición que hizo fue que se hiciera pública, un pedido que no tuvo acogida, puesto que las fases previas de una investigación están protegidas bajo la reserva del sumario.

Puede ver: El País de España le pide a Álvaro Uribe responder por falsos positivos

El resto de ese 2018, Álvaro Uribe siguió usando su cuenta de Twitter para defenderse bajo el argumento de que no había cometido ningún fraude procesal. También insistió en la idea de que el magistrado José Luis Barceló, que conoció en un primer momento su caso, había dicho que lo iba a llevar a indagatoria y a prisión. Por esa misma época hizo mención de la supuesta omisión de la Corte Suprema en conocer el testimonio de Juan Carlos “Tuso” Sierra sobre supuestos ofrecimientos del senador Iván Cepeda para que hablaran en contra del expresidente.

Pasó más de un año desde el llamado a indagatoria y la ejecución de esta diligencia, la razón fue que para ese entonces entró a funcionar la primera instancia de la Corte Suprema y el proceso cambió de manos a la Sala de Instrucción. Primero pasó al despacho de la magistrada Cristina Lombana. Pero esta fue recusada por haber sido parte de las Fuerzas Militares durante el gobierno Uribe. Entonces, el proceso le fue asignado al magistrado César Augusto Reyes.

En este tiempo, fueron pocas las publicaciones de Uribe sobre su proceso, hasta que volvió a reactivarse en las manos del magistrado Reyes. En ese entonces, en agosto de 2019, el expresidente volvió con la oleada de mensajes a su favor. En uno de los primeros, recriminó que no se le haya permitido rendir versión libre, sino que fue llamado desde el principio a indagatoria.

Uribe insistió en redes sociales sobre supuestas irregularidades en el proceso, como la “chuzada” ilegal de sus celulares en un proceso en contra del representante Nilton Córdoba. En ese momento, en sus trinos, el presidente entre 2002 y 2010 pidió que se revelaran las interceptaciones en su contra porque se filtraron solo a “sus malquerientes”.

“En las 21 mil y más interceptaciones no hay palabra mía que viole la ley, pero hay audios que el CTI transcribió parcialmente y otros alterados como lo prueba columna de Daniel Coronell”, fueron las declaraciones del expresidente en un trino, en el que hizo referencia a una columna del mencionado periodista en los que las transcripciones oficiales dadas a conocer en una publicación no correspondían con lo que estaba en el audio.

También: Álvaro Uribe: declaran improcedente tutela que buscaba volver su proceso a ceros

El 16 de agosto, Uribe usó su cuenta de Twitter para revelar que había sido citado el 8 de octubre para que se llevara a cabo la indagatoria. En las semanas previas a la diligencia, este usó las redes sociales para manifestarse ante la citación e insistió en supuestas irregularidades que atentaban en su contra.

“Nunca pensé que la defensa del honor en mi amor a Colombia, de frente y con respeto a los ciudadanos de acuerdo con la constitución, me creara estas dificultades judiciales que enfrento con espíritu patriótico y con el estímulo solidario de miles de colombianos con quienes tengo gratitud en el alma”, fueron algunas de las palabras en Twitter del líder del Centro Democrático en la previa a su comparecencia ante la Corte.

Tras rendir indagatoria, en octubre de 2019. El expresidente usó su tribuna favorita para criticar que apartes de su indagatoria y de su proceso se hubieran filtrado ante la prensa. “No he mentido a la Corte ni a la ciudadanía, el curso de tiempo lo confirmará, ¿Qué se pretende con las filtraciones ilegales al periodista acudido por el narco?”, fueron algunos de los cuestionamientos del procesado.

En medio de su proceso, el entonces senador también usó su cuenta de Twitter para ventilar su propuesta de acabar con las tres altas Cortes para unificarlas en un solo tribunal. Supuestamente, según el expresidente, el nuevo ente permitiría que “prime la justicia sobre la política”. Vale recordar que este señaló en varias ocasiones que su proceso se trataba sobre todo de un intento político por sacarlo de la vida pública.

Los mensajes en su defensa duraron hasta el 4 de agosto de 2020, fecha en la que la Corte Suprema emitió auto de detención preventiva en contra de Uribe. Tras algunos días de silencio virtual, el expresidente volvió a salir en redes el 12 de agosto. Ese día, publicó la foto de su reseña como detenido del Inpec, una imagen que de inmediato se hizo viral.

“Hoy fui reseñado como preso #1087985 por confrontar testimonios en mi contra comprados por Farc,su nueva generación y sus aliados. Sin pruebas,solo inferencias. Me Interceptaron ilegalmente. Impidieron a abogados contrainterrogar a su principal testigo. Pido transparencia”, fueron las palabras con las que Uribe acompañó la reconocida foto.

Días después se conoció que el exmandatario estaba contagiado por COVID-19. Tras unos días de conocerse dicha información, este contó en un trino que ya había superado la enfermedad. En esta ocasión aprovechó el mensaje para irse en contra de algunos de los personajes de su proceso. “Gracias a Dios superé coronavirus, gracias estimados médicos, gracias Sura, espero superar rezago de debilidad física. Gran virus de magistrados Barceló y Reyes, juventud Farc, combatiéndolo con antibiótico de la verdad”, fue el mensaje de Uribe en redes.

El 18 de agosto, Álvaro Uribe presentó su renuncia y le fue aceptada por el Senado. Desde entonces, aún detenido, siguió manifestándose sobre su proceso y otros elementos de este, como los contratos que tuvo el magistrado César Augusto Reyes con el gobierno de Juan Manuel Santos. Para el antes primer mandatario, estos eran una prueba de la poca idoneidad del togado para llevar su proceso. “Del contrato directo del magistrado Reyes con Santos no se qué pensar, menos qué escribir”, dijo Uribe en Twitter.

Por varios meses, el expresidente siguió manifestándose sobre su proceso en redes. Para ese entonces, el proceso pasó de la Corte a la Fiscalía y fue dejado en libertad. Esporádicamente se manifestaba en redes sobre su proceso, sobre todo cuando la justicia se tenía que manifestar sobre sus intentos de tumbar lo hecho por el alto tribunal. Ahora último, cuando la Fiscalía tenía que definir si llamaba al procesado a juicio, las publicaciones sobre el caso se reactivaron.

Allí volvió a dar sus argumentos sobre la medida. “Magistrados Barceló y Reyes me privaron de la libertad sin que se pudiera contrainterrogar al testigo Monsalve, quien fue ayudado por la magistrada auxiliar Sandra Yepes, quien pasó a la JEP”, fue una de las defensas que publicó el expresidente sobre su caso.

Una de las últimas publicaciones sobre este proceso se llevó a cabo este 2 de marzo, cuando denunció en su cuenta de Twitter que supuestamente el magistrado reyes no había entregado a la Fiscalía un celular que le pertenecía a Juan Guillermo Monsalve, el testigo estrella en el proceso en su contra. En ese momento, el alto tribunal tuvo que aclarar que el ente acusador había tenido acceso a dicho equipo pero que este se encontraba en custodia de la Corte debido a que también hacia parte del proceso en contra del representante Álvaro Hernán Prada. Este fue uno de los últimos trinos de un proceso judicial cuyos momentos se pueden trazar en la cuenta de Twitter del expresidente.

Comparte en redes: