Lástima que el presidente Santos no garantice una elección sin cartas marcadas: César Gaviria

El expresidente y nuevo director único del partido Liberal se fue lanza en ristre en contra de las políticas de gobierno del primer mandatario durante la Clausura del VII Congreso de la colectividad roja. Criticó la reforma a la justicia propuesta por el jefe de Estado y cuestionó las posturas de Cambio Radical sobre el Acuerdo de Paz.

El expresidente César Gaviria fue proclamado como director único del partido Liberal. Partido Liberal

Con la designación del expresidente César Gaviria como director único del partido Liberal, arrancó el tercero y último día del que fue definido el mecanismo a través del cual será elegido el candidato único que llevará las banderas rojas en las elecciones presidenciales de 2018. Se trató de una designación cantada, luego del conato de rebeldía del exmandatario quien, al ver que sus condiciones no eran aceptadas, se había rehusado a postular su nombre para ejercer dicho cargo. (Confirmada consulta liberal para el próximo 19 de noviembre)

Esta semana, se fueron cocinando las estrategias del liberalismo en un par de cenas privadas a las que asistieron varios senadores y representantes a la Cámara y, por supuesto, el expresidente Gaviria. De allí, su nombre fue nuevamente aclamado y, este viernes, ratificado como director de los militantes del “trapo rojo”, en reemplazo del saliente congresista Horacio Serpa.

El discurso de Gaviria, como suele serlo, estuvo marcado por sus fuertes reclamos al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, del exvicepresidente Germán Vargas Lleras y de las posturas de su partido, Cambio Radical, de rehusarse a acompañar los proyectos del Acuerdo de Paz con las Farc. Hubo dardos a todos los sectores, incluidos los que representan a la oposición y prometió emprender una dura lucha para ganar las elecciones de 2018. (Juan Manuel Galán le dice no a la consulta popular del Partido Liberal, en noviembre)

“Lástima que el presidente Santos no nos garantice una elección sin cartas marcadas, por los compromisos que, de seguro, adquirió antes de su elección”, dijo Gaviria, y agregó que su partido se ha sentido marginado por el Gobierno actual. Asunto que explicó por “su fuerte inclinación por las aspiraciones políticas del exvicepresidente, que muchas veces colocó al presidente en condición de subalterno”, dijo el expresidente Gaviria.

Además, reclamó la posición “ambigua” de Cambio Radical en torno a los textos de Cuba y su firme decisión de votar negativamente la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz. “Nos da pesar que nuestro compañero de coalición, Cambio Radical haya dado el paso de darle un golpe contundente a la JEP que es la médula del proceso de paz”, enfatizó el ahora director del liberalismo quien, eso sí, aclaro que no está dispuesto a que su partido se convierta en un “borrego” del gobierno del presidente Santos por haber apoyado el Acuerdo de Paz.

Críticas a las políticas del Gobierno de Santos

El expresidente Gaviria se fue lanza en ristre en contra de varias de las políticas del presidente Juan Manuel Santos, comenzando por afirmar que se ha quedado bastante corto en torno a las expectativas del país frente a su Gobierno.  “Hay muchos aspectos del Gobierno de Santos donde no vemos el ímpetu reformista que siente hoy el liberalismo. Muchas de las tareas que acometió el presidente Santos nos parecen insuficientes y deficientes”, agregó Gaviria.

Además, afirmó que aunque el Estado retomó la política de vivienda para los menos favorecidos en el país, el Gobierno direccionó dicha gestión “en un grupo político que todos los miembros de una coalición contribuimos a elegir”. El expresidente, además, criticó la crisis en el sector de la salud, culpando al Gobierno de Santos de la falta de supervisión y control, y cuestionó la burocracia que, afirma, fue liderada por el Ejecutivo.

“El presidente Santos habló mucho de meritocracia para la escogencia de sus colaboradores, y de seguro alcanzó algunos resultados. Pero, lo que resultó fue una desproporcionada participación de las clases altas en posiciones de responsabilidad. Es como si se quisiera dar más oportunidades a nuestra menguada aristocracia y no a los ciudadanos del común”, dijo el exmandatario.

Reforma a la justicia

En el mismo sentido, el exmandatario liberal admitió que el país atraviesa por un momento complejo en el que la credibilidad en las instituciones se ha visto debilitada. Sin embargo, insistió en que la solución ante la grave crisis que envuelve a la Rama Judicial no puede ser la de una reforma a la justicia apresurada ni mal concebida.

En ese sentido, señaló que ya ha habido dos intentos fallidos de reformar a la justicia u, por ende, “el liberalismo no se puede pegar a la idea según la cual ningún área de nuestra justicia funciona”. Dijo que, por el contrario, espera que la actual Fiscalía se comporte a la altura del deber constitucional que tiene de responder de manera efectiva, y sin sesgos partidistas.

“Hoy los corruptos y los delincuentes de cuello blanco le temen a la Fiscalía. Ya no se puede decir que la justicia de Colombia sólo sanciona a los de ruana. La Corte Suprema debe volver por sus fueros   y recuperar su autoridad, y depurarse de los corruptos y los traficantes de influencias”, añadió. De esa manera, dijo que la única salida no es la de proponer un Tribunal de Aforados para fortalecer la independencia entre las tres ramas del poder.

Elecciones

Finalmente, el director del partido Liberal dijo que es momento de acabar con la polarización y la cizaña. “Este acuerdo abre posibilidades para iniciar una etapa de transformación de la sociedad colombiana. Vamos a tratar de hacer una campana serena y respetuosa si nuestros contradictores lo permiten”, concluyó.

últimas noticias