Latinoamérica, por la paz de Colombia

El presidente Juan Manuel Santos dijo que toda la región apoya el proceso de paz de Colombia y que la Celac proveerá el personal para verificar el cese bilateral y definitivo del fuego.

El presidente Juan Manuel Santos durante la Cuarta Cumbre de la Celac, ayer en Quito. / SIG

“Entregamos una Celac con toda la capacidad de apoyar la verificación del acuerdo de cese del fuego y dejación de armas en Colombia”, expresó el presidente del Ecuador, Rafael Correa, durante la inauguración de la Cuarta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que empezó ayer en Quito. Sin duda, la paz de Colombia es uno de los temas trasversales en el encuentro de los 33 jefes de Estado. Tanto así, que Jeffrey Feltman, secretario general adjunto de Asuntos Políticos de la ONU, asiste al evento.

Valga recordar que en el acuerdo del pasado 19 de enero, en el que el Gobierno y las Farc convinieron pedir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la conformación y coordinación de una misión política especial para verificar el cese bilateral y definitivo del fuego y las hostilidades, así como la dejación de armas por partes de la guerrilla, se estableció también que la misión debía estar integrada por observadores no armados de los países miembros de la Celac.

Este componente internacional, que saldrá de la conjugación operativa de la ONU y la Celac, hará parte del mecanismo tripartito de verificación y monitoreo del fin del conflicto. Y así como su misión principal será verificar el cumplimiento del cese del fuego y la dejación de armas, está concebido para que juegue el papel de una tercería neutral, que ayude a dirimir desencuentros y ofrezca legitimidad al proceso de paz ante el mundo y ante los colombianos.

Ante este panorama, sumado a la reciente aprobación por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de la misión para el fin del conflicto de Colombia, los mandatarios latinoamericanos llegaron a Quito con un derrotero claro: definir el papel que la región va a cumplir en la paz del conflicto más viejo del hemisferio occidental. Y el abrebocas lo dio el presidente Correa en su saludo de bienvenida a sus homólogos: “Apoyamos con todo nuestro corazón al presidente Juan Manuel Santos en la búsqueda de la paz definitiva para Colombia”.

En rueda de prensa, el presidente Santos explicó que durante las sesiones de la mañana los mandatarios latinoamericanos han abordado tres temas prioritarios para la región: enfrentar la expansión del zika, replantear la lucha contra el narcotráfico y contribuir con la paz de Colombia. Señaló el primer mandatario que había dado a sus colegas un informe detallado de lo que viene ocurriendo en la mesa de diálogos de La Habana. Y recordó que el último avance fue la solicitud al Consejo de Seguridad de la ONU de que diera un mandato para contribuir con la paz de Colombia.

“La solicitud, en tiempo récord y por unanimidad, fue aprobada. Esto vuelve irreversible este proceso de paz. En esa resolución se agregó una petición a los países de la Celac para, con su personal, formar parte de ese monitoreo y verificación. La Celac será la fuente del personal para cumplir con esta responsabilidad. Todos los países de la Celac estuvieron de acuerdo y dispuestos a participar. Nos complace y lo agradezco de corazón porque esto acelera el proceso. Ahora queda que Naciones Unidas, que es quien va dirigir este monitoreo, elija de dónde va a provenir el personal, entrenarlo y llevarlo al terreno para iniciar lo más pronto posible ese proceso”, puntualizó Santos.

Al finalizar, el jefe de Estado sostuvo que esta decisión de los mandatarios latinoamericanos es “un paso importante para la paz de Colombia”, y concluyó “que es además una paz que va a beneficiar a todo el continente. El conflicto armado de Colombia ha afectado a la región. Todos son conscientes de la importancia de la paz, en Colombia, en la región y en el mundo. Es el único conflicto que hoy se está solucionando por vía del diálogo”.