Por ley buscan darles tiempo a congresistas para leer las conciliaciones

La iniciativa que sería presentada el próximo 20 de julio se da luego de que el saliente presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, admitiera que no leyó la conciliación de la reforma a la justicia.

Una nueva idea surgió este martes alrededor de la polémica conciliación de la reforma a la justicia que terminó plagada de ‘micos’ y que, al parecer, pocos senadores y representantes leyeron antes de votarla. (Lea más sobre la polémica reforma hundida).

Luego de que el saliente presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, admitiera que ni leyó ni firmó la conciliación del acto legislativo, se conoció que será presentado un proyecto de ley para reglamentar las conciliaciones de todos los proyectos. (Lea más sobre lo dicho por Corzo).

En aras de dar más tiempo a los legisladores para leer las conciliaciones se pretende implementar un sustancial cambio al reglamento del Congreso. Se quiere que los informes sean presentados al menos dos semanas antes de ser votadas y no apenas con 24 horas de antelación como sucede actualmente.

Así los congresistas no podrán excusarse en que no pudieron leer que estaban votando a última hora.

“Vamos a cerrar la puerta a la elaboración de artículos nuevos, es decir, los que concilien los textos, que es un procedimiento necesario e inevitable, solo podrán hacerlo escogiendo entre un texto y el otro y no fabricando artículos nuevos que no hayan sido conocidos en las plenarias o en las comisiones durante el trámite”, explicó el senador Roy Barreras, próximo presidente del Congreso.

La iniciativa propone igualmente que los legisladores que no son parte de la comisión en la cual se votó y tramitó  el proyecto, no puedan participar de las conciliaciones que serán enviadas a las plenarias.

Vale la pena recordar que en la conciliación de la reforma a la justicia fueron incluidos representantes a la Cámara que no era parte de la comisión primera donde se dio el trámite de la polémica reforma.

¿Qué dijo Juan Manuel Corzo?

El presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, se defendió este martes del proceso que le abrió la Corte Suprema de Justicia como conciliador de la reforma a la justicia. (Lea más sobre la apertura del caso en la Corte).

Casi de a modo de ‘lavado de manos’, el legislador dijo: “yo no hice ninguna proposición sobre ningún artículo; mi papel fue de garante en la conciliación. No firmé la conciliación y ahí en la gaceta (publicación oficial) no aparece mi rúbrica”. (Lea más sobre cómo están los primeros legisladores en el banquillo).

Y fue más allá al advertir: “A última hora no alcanza uno a leer (…) cuando estoy dirigiendo la plenaria, yo ya no leo leyes”.