Puntos claves de la ley de transparencia en uso de recursos de la salud

La norma exige que las transacciones en este sector se hagan por medio de factura electrónica para “que acaben los abusos y las dobles contabilidades de prestadores del servicio”, señaló el presidente Iván Duque.

El Gobierno Duque tendrá seis meses para reglamentar la nueva norma que busca evitar la corrupción en el sector salud. César Carrión - Presidencia

El presidente de la República, Iván Duque, sancionó la ley que genera medidas para la gestión y transparencia en el sistema de seguridad social en salud. La norma, aprobada recientemente en el Congreso, establece patrones y estándares para garantizar y monitorear la transparencia en este sector, uno de los más golpeados por la corrupción, siendo escenarios de carteles ilegales como los conocidos carteles de la hemofilia, del sida y el de la salud. 

Con el objetivo de evitar nuevos de esos casos de desfalco, la ley crea un Sistema Integrado de Control, Inspección y Vigilancia para todo el sector salud, del cual hará parte las Superintendencias de Salud; Industria y Comercio; Sociedades y Financiera. “Esta se une a la ley que sacamos en los primeros cuatro meses de gobierno, con el apoyo del Congreso, para endurecer la capacidad sancionatoria de la Superintendencia”, recordó Duque. 

(Para contexto: Estas son las leyes aprobadas en el primer año del Congreso 2018-2022)

La firma del documento se dio en el marco de la clausura del foro “+ Región, hacia un nuevo modelo de Estado”, realizado por la Federación Nacional de Departamentos, en Barranquilla. Así, con todos los ojos puestos sobre los trámites de cobro y pago, el Gobierno Nacional espera que los recursos del sector sean utilizados como deben ser. Para ello,  promueve la unificación de los sistemas de información de gestión financiera y asistencial, y la publicación de información esencial para el control social y rendición de cuentas de los agentes del sector, explicó Presidencia. 

Así mismo, introduce “decisiones de operación de la prestación de servicios y mecanismos de asignación de recursos para el aseguramiento por desempeño, con el fin de promover la alineación entre agentes del sector, que logre resultados encaminados hacia el mejoramiento de la salud y de la experiencia de la población colombiana en los servicios de salud”.

“Haremos exigible que todas las transacciones en el sistema de salud se hagan a través de factura electrónica, para que se acaben los abusos y las dobles contabilidades de muchos de los prestadores que han afectado el bolsillo de los colombianos”, expresó el mandatario. 

Ahora, la puesta en marcha de la ley depende, en gran medida, del trabajo que ejerzan las entidades mencionadas. Por un lado, la Supersalud está encargada de brindar asesoría técnica, capacitación y emitir conceptos para mejorar las prácticas de los centros prestadores del servicio social. Esta entidad emitirá un informe cada año sobre los indicadores financieros globales del sector. 

(Lea aquí sobre el balance del Gobierno, según la ministra del Interior)

Por otro lado, la Supersociedades debe inspeccionar y vigilar todas las sociedades de la salud y las empresas que presten el servicio (IPS y EPS, por ejemplo), mientras que el Departamento de Protección social tiene la obligación de crear el portal de registro electrónico “en el cual se deberán reportar los intercambios comerciales de prestación de servicios en salud y tecnologías en salud”. 

Un punto importante es la coordinación con los departamentos, municipios y distritos pues, con la nueva ley, estos territorios se comprometen a reorganizar la oferta de prestación de servicios de salud, “teniendo en cuenta los prestadores públicos, privados y mixtos”, reiteró Presidencia. Desde ahora el Gobierno tiene un plazo máximo de seis meses para reglamentar la reorganización y operación que dispone para los prestadores de salud.