Listos protocolos del cese bilateral con el Eln

El Gobierno anunció que esta madrugada se terminaron de negociar los términos con los que funcionará el cese bilateral del fuego y las hostilidades, y que confirmó que entrará a regir desde el próximo domingo hasta el 8 de enero de 2018.

Los jefes negociadores del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, y el Eln, Pablo Beltrán.SIG

El sábado a la medianoche, cuando marque el 1 de octubre de 2017, empezará a operar el acuerdo de cese bilateral y temporal del fuego las hostilidades entre el Gobierno y el Eln. Así lo dio a conocer el comisionado para la paz, Rodrigo Rivera, este viernes.

“Los protocolos se terminaron de negociar en la madrugada, y en las próximas horas el jefe del equipo negociador del Gobierno expedirá un comunicado indicando los alcances de esta importante decisión y la garantía de que el próximo domingo empieza este cese al fuego”, detalló Rivera.

Precisó también que dichos protocolos definen las reglas de operación de este acuerdo. Lo que implica una localización de unidades guerrilleras, fuerza pública y de los observadores del mecanismo de monitoreo que encabezará la ONU con el acompañamiento de la iglesia católica.

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos sostuvo que "es un paso importantísimo, un paso que espero sea el primer paso dentro de un proceso que lleve también al Eln a dejar las armas, como sucedió con las Farc".

El acuerdo sobre el cese bilateral del fuego y de hostilidades de carácter temporal fue anunciado por los delegados de paz del Gobierno y el Eln el pasado 4 de septiembre, momentos antes de la llegada del papa Francisco a Colombia y como gesto para la construcción de confianza en la mesa de negociación de Quito y de alivio a las comunidades que habitan las zonas de mayor confrontación armada.

En se momento se informó que el cese bilateral se extendería por 102 días, que entraría a regir el próximo 1 de octubre hasta el 8 de enero de 2018. Con esto, el Eln se comprometió a suspender prácticas como los secuestros, la extorsión, los ataques a la infraestructura eléctrica y petrolera; mientras el Gobierno asumió que redoblará los esfuerzos para proteger a los líderes sociales y mejorar las condiciones carcelarias en el país.