Con llanto e impotencia se conocieron los resultados en la sede de Zuluaga

No sirvieron las canciones y los llamados del grupo musical encargado de amenizar la jornada para alegrar a las personas que acompañaron a Óscar Iván Zuluaga en su sede de concentración.

 En medio de sentimientos de tristeza, resignación y amargura, centenares de personas –concentradas en el centro de convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada de Bogotá– recibieron la noticia de la derrota de su candidato Óscar Iván Zuluaga.

Previo a la llegada del candidato, el llanto, la pena e incluso la rabia, fueron las expresiones que movieron a la gente. Con cada boletín electoral –que era divulgado a través de tres pantallas gigantes– la alegría de las personas se mermaba y lo que fue júbilo y entusiasmo a lo largo de la jornada, se convertía en resignación e impotencia.

En medio de murmullos y caras largas, los seguidores de Zuluaga comentaban: “Hicimos muchas travesías y esfuerzos para ganar este domingo, no es justo”; “qué impotencia, ver todo nuestro empeño resumido en esto”; “perdimos con altura y con las botas bien puestas”, fueron algunas de las manifestaciones de quienes se quedaron a esperar el discurso del candidato, ya que al conocerse los resultados muchos optaron por abandonar el recinto.

El ánimo del lugar se elevó con la llegada de Óscar Iván Zuluaga quien visiblemente afectado, pero con tenacidad y fortaleza, arribó hasta el centro de convenciones fuertemente escoltado y propiciando espacios para saludar, recibir aplausos y hasta tomarse fotografías con sus seguidores.

“¡Zuluaga, Zuluaga, Zuluaga (…) no más Farc (…) por una Colombia distinta!”, eran algunas de las arengas de las personas afines al programa del candidato del Centro Democrático quien pronunció un discurso emotivo en el que agradeció los votos de la gente. Las emociones de sus seguidores estallaron cuando Zuluaga se refirió al expresidente y senador electo Álvaro Uribe Vélez, a quien agradeció y exaltó diciendo: “me siento muy orgulloso de haber sido el candidato del uribismo”.

En el sitio de concentración se encontraban también grandes figuras del movimiento, entre ellos el presidente de Fedegán, José Felix Lafaurie; la senadora electa, Paloma Valencia; el exministro Fabio Valencia Cossio, y el representante a la Cámara por Bogotá, Miguel Gómez, quienes también se mostraban afligidos por la derrota.

Luego de pronunciar su discurso, Óscar Iván Zuluaga recorrió el centro de convenciones para saludar a sus electores y agradecer su compañía. A medida que avanzaba, el candidato era recibido en medio de aplausos, saludos y felicitaciones por personas que además de buscar una fotografía, querían compartir su sentimiento de tristeza, pero también de satisfacción.

A un lado del auditorio se encontraban los hijos y los padres del candidato, que en medio de llantos abrazaban a la gente, que consolaba y agradecía la entereza de los Zuluaga. Tras recorrer el recinto, Óscar Iván Zuluaga llegó hasta una sala en la que se encontraban sus más cercanos colaboradores, equipo de campaña, familia y personas afines al Centro Democrático.

Allí Zuluaga esperaba la camioneta que lo llevaría hasta su casa, no sin antes recibir gestos y mensajes de felicitación de sus coequiperos. El momento fue emotivo con cada abrazo y cumplido, tanto que al candidato del Centro Democrático se le aguaron los ojos.