Llegó la hora, Dios mediante todo va a salir muy bien: Juan Manuel Santos

Esas fueron las palabras del presidente de Colombia, minutos antes de entrar a la clínica en donde se le realizará la operación para extirparle un tumor en la próstata.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos / EFE
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos / EFE

A las 6:26 a.m. de este jueves llegó el presidente de Colombia Juan Manuel Santos a la Fundación Santa Fe, lugar en el cual será intervenido quirúrgicamente durante las horas de la mañana. Ver Video 

“Llegó la hora, estoy entrando y estoy optimista. Dios mediante todo va a salir muy bien. Aprovecho esta oportunidad para agradecerle de todo corazón a tantos colombianos que me han enviado mensajes, solidaridad y buena energía y con esa  buena energía y con la ayuda de Dios espero que en un par de horas el médico pueda dar un parte positivo”, dijo el presidente Santos justo antes de entrar a la clínica.

De otra parte el urólogo Felipe Gómez, jefe del equipo médico que hará la operación, recordó que ésta se realizará bajo anestesia regional, es decir, afectando únicamente la mitad inferior del cuerpo, lo que permite conservar conciencia, y se espera que el primer mandatario pueda regresar a su hogar en el transcurso de dos o tres días.

Mientras tanto, en el país político, más allá de las múltiples expresiones de solidaridad se ha puesto sobre el tapete la pregunta acerca de quién debe ser la persona encargada de asumir la jefatura del Estado, en caso de una posible incapacidad de Santos, así sea por pocos días. Por ahora, el mismo presidente ha dicho que conservará su estado de conciencia antes, durante y después del procedimiento, y que a pesar de algunas limitaciones físicas seguirá ejerciendo en todo momento sus funciones como primer mandatario. Sin embargo, hay quienes prefieren abrir de todas maneras la puerta a una ausencia temporal, así sea por un corto tiempo.

Y, en este sentido, se ha armado toda una tormenta política. Sobre todo después de las palabras del presidente del Congreso, senador Roy Barreras, al expresar abiertamente sus dudas sobre la capacidad que pueda tener en estos momentos el vicepresidente Angelino Garzón —constitucionalmente, la persona encargada de suplir las ausencias temporales o absolutas del primer mandatario—, debido a que aún está en proceso de recuperación tras la isquemia cerebral sufrida en junio pasado, por la que estuvo varios días en un coma inducido.

Según Barreras, el Congreso de la República debería elegir a otro vicepresidente, en el caso de que se requiera reemplazar temporalmente a Santos. “El Senado, en pleno, debe reunirse para elegir a un vicepresidente que ejerza las funciones del presidente de manera temporal, en un eventual postoperatorio más largo”, dijo.

En ese escenario, sin presidente y sin vicepresidente, la misma Carta Política señala que quien debe ejercer las funciones de jefe de Estado debe ser “el ministro con más alto rango dentro del gabinete que sea del mismo partido del presidente, hasta cuando el Congreso, por derecho propio, dentro de los 30 días siguientes a la fecha en que se produzca la vacancia presidencial, elija al vicepresidente, quien tomará posesión de la Presidencia de la República”. En este caso, tendría que ser el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

El lunes, tras manifestar su apoyo total a Santos y encomendarlo al Señor de los Milagros de Buga, Angelino Garzón le salió al paso a la polémica y aseguró, mediante un comunicado público, que este tipo de cáncer no impide que el presidente Santos ejerza con plenitud sus funciones. Claro que en días pasados ya le había respondido a quienes dudan de su recuperación: “En este momento estoy mentalmente lúcido (...) soy consciente de que tengo una limitación de motricidad (…) pero no estoy discapacitado de por vida y me estoy recuperando mentalmente; soy una persona sana”, dijo Garzón en una entrevista para Bluradio.

Por los lados del Capitolio, para Juan Carlos Vélez, del Partido de la U, lo único claro, como lo ha dicho el presidente Santos, es que continuará con sus funciones y no estará incapacitado, sino apenas con limitaciones. “Si la cuestión se complica y le toca ausentarse por varios días, para eso está la figura de vicepresidente, y los médicos han dicho que Garzón, aunque tuvo algunas dolencias, está en plena facultad de ejercer la Presidencia. Este es un tema sobre el cual no se debe improvisar”, agregó.

Otros, como el senador conservador Hernán Andrade, cuestionaron la postura de Roy Barreras. “No entiendo por qué quiere graduar de enfermo a Angelino Garzón. Yo hablé con él el lunes pasado y lo encontré bien, a no ser que una autoridad médica diga lo contrario”, expresó. Y el representante Simón Gaviria, presidente del Partido Liberal, cree que no es responsable plantear escenarios distintos a que Santos siga al frente del Estado. “Son más claras las apreciaciones de un médico especialista que las de un congresista, así sea médico de profesión, como Barreras”.

Un debate inesperado pero válido. Tanto que el lunes mismo el Congreso le pidió a la Academia Colombiana de Medicina, a la Federación Médica Colombiana y al Tribunal de Ética Médica que nombren una comisión que se encargue de realizarle un chequeo a Angelino Garzón y diga no sólo si puede asumir la Presidencia sino si puede seguir en la Vicepresidencia. Dicen en el Legislativo que no se trata de un tema político sino de responsabilidad y seguridad nacional.