Lo que dejó la Convención Nacional del Centro Democrático

Una nueva Dirección Nacional, un nuevo Comité de Ética, Disciplina y Transparencia y compromisos para lograr una coalición de cara a las elecciones de 2018, fueron parte de las conclusiones que quedaron tras la Segunda Convención Nacional de la colectividad.

Los precandidatos del Centro Democrático (Izquierda a derecha): Rafael Nieto Loaiza; Iván Duque; María del Rosario Guerra; Carlos Holmes Trujillo. Cortesía Centro Democrático

Varios cambios resultaron este fin de semana de la  Segunda Convención Nacional que realizó el Centro Democrático en la que se definieron a los lineamientos del partido y quedaron claros cuáles serán los caballitos de batalla de los precandidatos presidenciales en la contienda para las elecciones de 2018.

Durante la jornada se aprobó, por ejemplo, una reforma estatutaria para ampliar la Dirección Nacional a 44 miembros, y se  votó la lista única de los 27 miembros de la sociedad civil. También se aumentó de tres a cinco miembros el número de integrantes del Comité de Ética, Disciplina y Transparencia que quedó integrado por el exmagistrado Marco Antonio Velilla, la abogada Zaida Barrero, el exalcalde de Medellín Juan Gómez Martínez, la administradora de empresas Diana Gedeón y la abogada litigante Martha Cecilia Severiche.

La convención también fue el escenario para que los cuatro precandidatos presidenciales del Centro Democrático -Iván Duque, Carlos Holmes Trujillo, María del Rosario Guerra y Rafael Nieto Loaiza- perfilaran sus discursos y dejaran ver el tono del debate que marcará la campaña electoral.

Carlos Holmes Trujillo, por ejemplo, sostuvo la idea de que el futuro del país no puede ser la herencia de Juan Manuel Santos y que hay que evitar que Colombia tenga la misma suerte que corre ahora Venezuela. "En 2018 no habrá apenas otra elección. El pueblo resolverá si quiere vivir en verdadera democracia o en una democracia castrada. Dirá si sigue decidiendo directamente o acepta que el futuro quede decidido por Santos y ‘Timochenko’. Escogerá el camino del centro o permitirá que ganen los cantos de sirena del izquierdismo fracasado (...) tenemos el deber de luchar para que Colombia no sufra como ahora sufre el hermano pueblo de Venezuela. Allá, cansados de todo, creyeron que votando por alguien distinto arreglarían los problemas. Creyeron, también, que podrían cambiar el rumbo si no les parecía bueno, se equivocaron. El supuesto salvador derrochó la riqueza petrolera, acabó con las libertades y convirtió el país en una dictadura. Hoy muchos hogares venezolanos sienten hambre y la oposición democrática es perseguida sin clemencia", manifestó.

A su turno Maria del Rosario Guerra aseguró que el reto está en escuchar a los ciudadanos que ya no creen en la clase política según los resultados de las últimas encuestas. "Nuestro deber es reinventar el ejercicio mismo de la política para recuperar la legitimidad y la legalidad que dan la gobernabilidad que hoy no tiene el presidente de la República. Con el presidente Álvaro Uribe pasamos de un Estado fallido a una Nación con esperanza. Santos no solo nos regresó a un país que parece inviable sino que más grave aún, logró dividirnos como sociedad, minó la confianza del mundo en Colombia y de los colombianos en sus instituciones. El llamado es a reinventar la política para recuperar el tejido social que Santos y las Farc rompieron", declaró.

Entre tanto el senador Iván Duque entregó al expresidente Álvaro Uribe un folleto con Uribe 162 propuestas para Colombia basadas en su visión de país. "El reto es que venimos a convertir esa indignación reinante en el país en una propuesta  para transformar a Colombia (...) la paz se hace dentro de la Constitución y no negociando la Constitución de Colombia (...) Hoy señor presidente Uribe, le entregó a usted este árbol con 162 propuestas para contribuir al centro democrático", refirió Duque al hacer énfasis en que “la política agraria no será construida por los verdugos del campo”. “Hoy los colombianos estamos indignados -siguió Duque- nos indigna que se haya relativizado la justicia y que hoy sean los criminales más vulgares de nuestra historia los que hayan acomodado la justicia, ni más ni menos que para diseñarla a la medida de sus pretensiones de impunidad”.

Para Rafael Nieto Loaiza, por su parte, aseguró que para ganar la clave estará en la unión y en hacer una campaña sin ataques personales, con debate sobre cuáles con las mejores ideas que le sirven al partido y al país y logrando uniones con otros sectores políticos: "Después de la unión necesitamos equipo. Este no puede ser el triunfo de un precandidato y sus aspiraciones personales (...) No va a ser posible el triunfo sin una gran alianza republicana, extendernos más allá a todos aquellos que comparten nuestra visión del país. Hay que hacer esa alianza con los que estaban en la coalición del No, con el uribismo como columna vertebral, pero con la base del conservatismo, y el expresidente Andrés Pastrana y el exprocurador Alejandro Ordóñez y Martha Lucía Ramírez".