Los 4 puntos que como mínimo deben renegociarse en Cuba, según Martha L. Ramírez

Que el acuerdo de paz con las Farc no haga parte del bloque de constitucionalidad y que guerrilleros que hayan cometido delitos de lesa humanidad no participen en política, algunas de las peticiones que reitera como primordiales la excandidata presidencial por el partido Conservador.

/ Foto: Archivo

Que el modelo de desarrollo rural sea competitivo internacionalmente. Que la justicia transicional imponga penas de reclusión. Que los responsables de delitos de lesa humanidad no puedan ser elegidos a cargos públicos. Y que el acuerdo no haga parte del bloque de Constitucionalidad. Esas son las cuatro propuestas que envió este martes a La Habana la excandidata conservadora a la Presidencia, Martha Lucía Ramírez.

La exministra de Defensa envió a los negociadores del Gobierno y de las Farc los cuatro puntos del acuerdo con esta guerrilla que, para ella, se deben renegociar, después de que el pasado 10 de octubre invitara a los representantes del No a que enviaran un documento con sus propuestas puntuales. (Lea aquí:
El “NO Conservador” presenta sus propuestas puntuales para renegociar la paz con las Farc).

Ese día, Ramírez, quien junto con el expresidente Andrés Pastrana lideró el sector del conservatismo que apoyó el No, expuso sus primeros reparos al acuerdo que durante cuatro años se negoció en La Habana y que fue rechazado por los colombianos el pasado 2 de octubre.

En esa ocasión la excandidata presidencial mostró sus reparos ante cada uno de los puntos acordados. Pero este martes redujo sus propuestas a cuatro y aseguró que “estamos dispuestos a trabajar por la construcción de un consenso fuerte y de la reconfiguración de un nuevo acuerdo que fortalezca la institucionalidad y el imperio de la ley”.

También dijo que el Gobierno debe de respetar los resultados del plebiscito y no desconocer el triunfo del No en las urnas. “El resultado electoral del plebiscito abrió una oportunidad maravillosa para la construcción de un nuevo y óptimo acuerdo que, a diferencia del anterior, represente el sentir de la mayoría de la población”.

Estos son los cuatro puntos que, según Martha Lucía Ramírez, deben renegociarse en La Habana:

“1. El modelo de desarrollo rural debe ser competitivo internacionalmente, rentable, sostenible, de un cronograma progresivo de cumplimiento con criterios de priorización para las obligaciones adquiridas por el Estado.

2. La aplicación de la justicia transicional deberá ser implementada por un período razonable que prevea la imposición de penas de reclusión en colonias agrícolas.

3. La imposibilidad de que los responsables de delitos de lesa humanidad o crímenes de guerra sean elegidos congresistas o presidente de la República, igualmente, en materia de participación en política se debe garantizar el derecho a la protesta sin dar lugar que se institucionalicen las vías de hecho como forma de acción ni de movilización política.

4. El Nuevo Acuerdo no debe hacer parte del bloque de Constitucionalidad. Preferiblemente se deberá someter a refrendación de los colombianos, salvo que exista un consenso suficientemente amplio que lo haga innecesario”.