Los acercamientos del uribismo a la paz

La mediación del exsecretario de las Naciones Unidas, Kofi Annan, sería clave en el acercamiento del partido uribista al proceso de paz.

AFPEl presidente Santos y el exsecretario de la ONU, Kofi Annan.
Desde el mismo momento en que fueron anunciados los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc, las críticas desde la oposición del uribismo no se hicieron esperar. El exmandatario y hoy senador del centro Democrático Álvaro Uribe Vélez hizo más radicales sus señalamientos al mandato del presidente Juan Manuel Santos, argumentando siempre que fue elegido con unas tesis (en especial la de la seguridad democrática) y finalmente prefirió sentarse a “hacerle concesiones” a la guerrilla. 
 
Hasta hoy las diferencias han sido irreconciliables, pero ahora, tras más de dos años de negociación, la figura del exsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan, se convierte en la fórmula para tratar de acercar a dos sectores tan antagonistas. Sin duda, el perfil Annan es el indicado para este acercamiento, que hasta hace unos días parecía imposible. Fue premio nobel de paz en 2001 y como secretario de la ONU fue cercano al Gobierno colombiano y tuvo varios encuentros con el expresidente Uribe. Además, es ajeno a la polarización que protagoniza en Colombia. 
 
Por eso, sin mayor recelo, el exmandatario aceptó reunirse con Annan y con el paso de los días se ha hecho evidente el interés del Centro Democrático por participar en el debate sobre el proceso de paz. Sin ceder en sus posturas, pero con una actitud menos radical, Uribe manifestó luego del encuentro que “si él ayuda a que en el Gobierno de Santos haya receptividad a estas preocupaciones del Centro Democrático, pues nosotros depositamos en Kofi Annan nuestra confianza, porque él ha tenido mucha claridad en estos temas”.
 
Uribe se refiere a una de las principales críticas al proceso de paz: la impunidad. Tema sobre el cual Annan también se refirió, aunque en sus declaraciones no habló del espinoso asunto de las condenas privativas de la liberal. “La justicia no puede ser un impedimento para la paz, es un socio absolutamente esencial pero se debe cumplir con los mínimos internacionales”, dijo. Annan, también se reunió con el presidente Santos y el mensaje fue el mismo: que un proceso de paz como el que adelanta Colombia debe involucrar a todos los colombianos para acabar con uno de los conflictos más largos de la historia. Y también viajó a La Habana a reunirse con los equipos negociadores de las Farc y del Gobierno.
 
Lo cierto es que en lo referente a las diferencias entre el uribismo y el Gobierno en materia de paz, parece que los buenos oficios de Kofi Annan han dado resultado. Tan es así que el excandidato a la Vicepresidencia del Centro Democrático, Carlos Holmes Trujillo, hoy encargado de las relaciones internacionales del partido, participó en todos los foros que se realizaron esta semana sobre las negociaciones en La Habana (Cuba), y en una de ellos el mismo presidente Santos sorpresivamente le extendió su saludo: “Qué bueno verlo por aquí, trabajemos juntos por la paz”, le dijo.
 
Las palabras parecieron calar en el dirigente del Centro Democrático que, en diálogo con Blu Radio, aclaró que no hay en marcha ningún proceso de acuerdo político, pero aceptó que ve algunas coincidencias con las posiciones que ha venido planteando el uribismo, como avanzar hacia una paz sin impunidad. Por este motivo, planteó que es necesario identificar mecanismos que cumplan con los requerimientos en materia de justicia, sin que sean un obstáculo para la paz.
 
Es claro que los buenos oficios del exsecretario general de la ONU parecen estar dando frutos. Sin embargo, también lo es que la paz es de interés de todos los sectores, el Gobierno, las Farc, la oposición de izquierda y derecha, y de la sociedad civil. Lo que aún está por resolver es cómo se aplica la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, es decir, los pilares de la justicia transicional, tema sobre el cual, como se ha planteado, será necesario tragarse algunos sapos y es en ese punto donde se debe llegar a un acuerdo.