Los argumentos del Centro Democrático para que Corte Constitucional no apruebe el ‘fast track’

El uribismo señala que al alto tribunal condicionó la vigencia del acto legislativo para la paz a una refrendación popular directa. Argumentan que una refrendación diferente no permitiría la activación de los instrumentos jurídicos para facilitar la implementación.

Archivo

En una carta radicada ante la Corte Constitucional, el partido Centro Democrático expuso los argumentos por los que considera que el alto tribunal debería fallar desfavorablemente sobre la vía rápida, o ‘fast track’, para la implementación del nuevo acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Santos y las Farc. (Lea: El 12 de diciembre se definiría el futuro del "Fast Track")

En el documento, de doce páginas, el uribismo señala que como en la sentencia C-379/16, que aprobó el plebiscito, la Corte vinculó la vigencia del acto legislativo 01 de 2016 (acto legislativo para la paz) a la refrendación popular, se “debe resolver la duda de si la refrendación indirecta por el Congreso (democracia representativa) se ajusta al concepto, o si, por el contrario, el mismo sólo se ve desarrollado en los mecanismos de participación ciudadana como formas de democracia representativa”.

Grosso modo, el argumento es que si no hay una refrendación popular del nuevo acuerdo, entendida “como la participación ciudadana a través de mecanismo de participación que garanticen una manifestación directa de la voluntad popular”, una refrendación diferente, como la que se habría hecho vía Congreso, no permitiría la activación de los “instrumentos jurídicos para facilitar y asegurar la implementación”. (Lea:

Es decir, sin refrendación popular directa no hay acto legislativo y el pronunciamiento de la Corte Constitucional debería ser en contra del ‘fast track’.

“Es una solicitud para que una decisión, que va a ser transcendental para el país, impida que se siga desvertebrando el orden constitucional y no apruebe el ‘fast track’, que fue negado por el mandato popular el pasado 2 de octubre”, señaló Jaime Amín, senador del CD.

En esa misma línea, la senadora Paloma Valencia dijo que la carta le pide a la Corte Constitucional “que respete la Constitución”.

“El constituyente primario no puede ser sustituido por una voluntad de los congresistas que son mayorías transitorias (…) El ‘fast track’ es un golpe tremendo a la democracia porque permitiría que los congresistas introduzcan cambios sustanciales en la Constitución sin consultar al pueblo”, expresó Valencia.

Está previsto que la Corte Constitucional defina el próximo 12 de diciembre el futuro del ‘fast track’, luego de que el pasado primero de diciembre, y luego de ocho horas de debato, los magistrados el alto tribunal no llegaran a un consenso.