Los detalles de la Comisión de Aforados propuesta por Santos

Tendrá cinco magistrados y un cuerpo técnico de investigación propio. Investigará a los magistrados de las Altas Cortes, a los de la Justicia Especial de Paz y al fiscal general.

Presidencia

Durante los nombramientos de los magistrados Oswaldo Giraldo (para el Consejo de Estado) y José Fernando Reyes (para la Corte Constitucional), el presidente, Juan Manuel Santos, expuso los detalles de la propuesta para la creación de Comisión de Aforados, presentada por el Gobierno al Congreso, que estaría conformada por cinco magistrados presentados por “las mejores universidades del país”.

La propuesta de Santos es que esta comisión se encargue de investigar y acusar a los magistrados de las Altas Cortes, incluyendo a los de la Justicia Especial de Paz (JEP) y al fiscal general. Los miembros de esta serían cinco magistrados, que se elegirían entre los presentados en ternas por “las mejores universidades del país”.

Santos también explicó que la comisión contaría con su propio cuerpo técnico de investigación y que su inclusión en la reforma política y electoral, cuyo debate en la plenaria de la Cámara está próximo a fijarse, fue con el visto bueno del Gobierno.

Este lunes fue aprobada en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes la reforma política y, con ella, la creación de un tribunal de aforados. Aun así, es solo el primer paso, pues sigue que se discuta en la plenaria de la Cámara y dos debates más, en comisión y plenaria del Senado para terminar su trámite por el Congreso de la República.

“Creo que es un paso importante en la dirección de corregir ciertos aspectos de nuestras instituciones formales que puede mejorar el funcionamiento y recuperar la confianza de los ciudadanos en nuestra institucionalidad”, afirmó el mandatario.

Una nueva reforma a la justicia

Pero no solo habló de esta comisión, impulsada este lunes. En su intervención, Santos también dijo que había discutido en repetidas ocasiones con Enrique Gil Botero, ministro de Justicia, para plantear una nueva reforma a la justicia para darle soluciones a los principales problemas de esta rama.

“Hay tres reformas que es el momento de tratar desde la parte institucional: la eliminación de las funciones electorales de los jueces, ese fue uno de los errores de la Constitución del 91 y ha contribuido a “politizar” el sistema de justicia; el segundo es la eficiencia de la justicia, y el tercer tema tiene que ver con la enseñanza del Derecho: los valores que deben regir a toda persona que lo ejerza”, aseguró.