Los informes del Senado sobre la violencia ocurrida en protestas por muerte de Javier Ordoñez

Noticias destacadas de Política

Mientras que la oposición pidió una reforma estructural de la Policía, los cercanos al Gobierno criticaron la propuesta y cuestionaron por no tener la misma respuesta ante el atentado a la Escuela de Cadetes General Santander.

En la plenaria de este martes se llevó a cabo la presentación de los informes de la subcomisión nombrada por el presidente Arturo Char para estudiar los excesos policiales ocurridos entre el 8 y 11 de septiembre en Bogotá. La célula accidental no pudo ponerse de acuerdo, por lo que se presentaron tres informes diferentes: uno de la Alianza Verde, otro del Partido Liberal y otro de la bancada de Gobierno.

La sesión comenzó con un breve discurso del presidente del Senado en el que aseguró que la gravedad de los hechos ocurridos en la semana pasada en la capital hizo “necesaria una respuesta inmediata del Senado”. Tras esta breve introducción, Char le dio el paso al senador Juan Luis Castro, de la Alianza Verde, para que diera lectura de su informe.

Castro, hijo de la exsenadora Piedad Córdoba, inició su intervención relatando los hechos ocurridos tanto el 8 como 9 de septiembre. El senador, que también es médico epidemiólogo, hizo un breve balance de las cifras que dejó la violencia policial y de algunos vándalos: murieron 13 personas y otras 294 quedaron heridas, de las cuales, 72 heridos fueron por armas de fuego; también se reportó 165 uniformados heridos.

“Esta es una situación dolorosa que nos debe llevar a reflexionar qué vamos a hacer con la policía”, expresó Castro, que señaló que la Policía ratificó los abusos que han venido cometiendo últimamente e hizo gala de exceso del uso de la fuerza durante la noche en la que murió el abogado Javier Ordóñez y las jornadas de protestas por esta muerte a manos de miembros de la Policía Nacional.

El senador de los Verdes aclaró que no se busca menoscabar la institución, sino que se recupere el carácter civil de la Policía. “No son casos aislados”, declaró Castro, que le pidió al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, que asuma la responsabilidad política de las posibles irregularidades cometidas por la Policía hace una semana en la capital.

“La Policía desconoció la constitución y la ley”, dijo Castro, que aseguró que el descontento generalizado por la desconexión con el Gobierno no podía ser respondida con la represión de la Policía. “Acompañamos la propuesta masiva y pacífica. Los colombianos están hastiados de un gobierno desconectado y que no ha sido el mejor en el manejo de la pandemia. Un gobierno que ha gobernado para sus amigos”, agregó Juan Luis Castro.

El senador señaló que estaba probado que uniformados dispararon indiscriminadamente en contra de la población, por lo que el Ministerio de Defensa tenía que dar una explicación. “En un país serio ya habría renuncias”, expresó Castro, que le pidió al ministro que se aparte de su cargo “para que llegue una persona que sí pueda atender” la reforma que exige la Policía.

El siguiente en intervenir en la sesión fue el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal. Este comenzó mostrando un video en el que se observaban buenas acciones de la Policía. Luego dio paso a otro material audiovisual en el que se muestran algunas escenas en las que Policías cometieron actos irregulares durante las jornadas del 9 y 10 de septiembre. En las imágenes se ve a uniformados golpeado y disparando a manifestantes, entre otros hechos violentos cometidos por miembros de la Policía en la jornada de marchas por la muerte de Javier Ordóñez.

“Este no es un informe contra las instituciones, esperaría la madurez democrática para poder hacer una reflexión”, explicó el senador Velasco, que aseguró que hay que ver las dos caras de la Policía. Aunque agregó que “la cara buena cada vez se ve menos. Cada día es más usual ver actos de brutalidad policial”.

Velasco exigió respuestas “rápidas y ciertas” ya que no solo fueron 13 muertos sino 75 heridos por armas de fuego: “tendrán que decirnos si esas balas salieron de armas oficiales. Los fiscales y procuradores tendrán que decir por qué los policías salieron con chaquetas volteadas”.

“Esperamos que no se le haya salido de las manos la Policía”, expresó el liberal, que también dijo que la muerte a manos de la Policía de Javier Ordóñez se convirtió en un florero de Llorente que colmó la copa de la indignación de la población. “Hay desempleo y las ayudas se fueron a los bancos. A la red pública no llegó el dinero para la bioseguridad y médicos murieron”, dijo el senador en su intervención.

Velasco cuestionó a la Policía, sobre todo porque la Metropolitana de Bogotá tuvo varios oficiales al mando en la noche de las protestas. “El 9 de septiembre Bogotá tuvo 3 comandantes de policía, Sarmiento, Libreros y solo entrada la noche llegó el general Rodríguez”, expresó el congresista para preguntar si realmente hubo control de la acción de los uniformados.

“La constitución y las leyes no se aplicaron el 8, 9 y 10 de septiembre. ¿La Policía se salió de las manos o alguien ordenó disparar contra los ciudadanos?”, fue la pregunta del senador, que aseguró que es entendible que los uniformados usen las armas para la defensa, pero que en los videos se observan que ellos son los que atacan, aún sin inminencia de riesgo. Luego, el senador liberal preguntó al ministro de Defensa: “¿Alguien dio la orden?”.

En la parte final de su intervención, el liberal le cuestionó al Gobierno si realmente cree que fue el Eln el que articuló el vandalismo durante las propuestas. De ser así, señaló Velasco, por qué la inteligencia no pudo describir un plan de tal envergadura antes de que se ejecutara en Bogotá.

“Se rompió el contrato social y eso es gravísimo para la democracia”, declaró el interviniente, que pidió al Ministerio de la Defensa que pierda el miedo de reformar a la Policía y se pase a una institución “cercana al ciudadano”. Por último, le pidió al ministro Carlos Holmes Trujillo que lidere ese proceso o “vaya a hacer campaña y deje que un ministro sea capaz de transformar a la Policía”.

Tras estos dos informes de los partidos lejanos del Gobierno, se procedió a la intervención de la bancada cercana al Ejecutivo. El primero en intervenir fue Efraín Cepeda, de los conservadores, que pidió mirar si algo está fallando en la Policía. “Hagamos ese autoexamen y fortalezcamos a las instituciones”, dijo el senador, que puso como condición que esas reformas deben ir dirigidas a fortalecer las instituciones.

Cepeda también lanzó algunos comentarios en contra de la oposición: “Hay fuerzas que les genera urticaria los fondos destinados a la Policía, cuando ellas son las que dan la cara por los colombianos”. El conservador recalcó que debe fortalecerse a la policía:

“Vamos a aprender sobre los errores que comete los miembros de la Fuerza Pública”. Por último, Efraín Cepeda “no descartó que en las protestas de esa semana participaron personas afiliadas a grupos al margen de la ley”.

El siguiente en intervenir fue el senador de Cambio Radical José Luis Pérez. Este comenzó dando un balance de la jornada entre heridos y muertos. Luego pasó a decir que en las jornadas de protestas hubo afectación de 81 estructuras y 22 vehículos de la Policía, 103 vehículos. También se presentaron, según los datos del Senador, 319 capturas, 1153 comparendos, una pistola y 417 municiones pérdidas.

“Es obvio que hubo coordinación y es evidente que las redes sociales fueron usadas para la violencia”, expresó el senador de Cambio Radical, que aseguró que hubo reclutamiento mediático. Para probar este punto mostró tres trinos en los que supuestamente se incitaba a la violencia.

En este apartado también quiso sustentar su tesis con un video de las movilizaciones de noviembre en las que se ve a un encapuchado llamando a que se hagan parte de las marchas y actos vandálicos. “No estoy del lado del autoritarismo y tampoco de la anarquía que busca usar las redes sociales”, declaró en la sesión.

Por último, el senador pidió autorregulación a los medios de comunicación en las imágenes que mostraron de los hechos ocurridos en la semana pasada en Bogotá. Pérez pidió que no haya retrasmisión de hechos violentos, tal como las transmisiones deportivas de Estados Unidos en las que las disputas no son retrasmitidas por los medios de comunicación.

El último de los miembros de la comisión que se manifestó fue Ernesto Macías, del Centro Democrático. “Uno escucha a dirigentes políticos llamar a la unidad, a la reconciliación y al perdón, pero a renglón seguido vienen y las acusaciones”, expresó Macías en claro señalamiento a la oposición.

El expresidente del Senado aseguró que la indignación no poder selectiva, haciendo referencia a que muchos de los que rechazaron la acción de los uniformados no se manifestaron en contra de la bomba de la escuela de cadetes del General Santander. “La semana pasada murieron 11 personas, pero en aquella oportunidad murieron 22 personas”, expresó Macías.

“Hubo un plan, claro que lo hubo”, dijo Macías, señalando que fue obvio que se habría orquestado un plan para los actos vandálicos que ocurrieron en las jornadas de protesta. El senador de la bancada de Gobierno aseguró que civiles dispararon en las protestas y luego criticó los cuestionamientos que se le hicieron Carlos Holmes Trujillo: “¿Será que el Ministro de Defensa salió a disparar, a lanzar bombas y aprenderle fuego a los CAI?”.

“¿Quién dio la orden para que salieran todas esas bandas a hacer lo que hicieron?”, preguntó el senador sobre un supuesto plan orquestado para las actividades vandálicas. “No es justo estigmatizar”, dijo Ernesto Macías, que pidió perdón a la Policía por los señalamientos. “Cerremos filas para defender a las instituciones. Hay que corregir, claro que hay que hacerlas, pero entre todos. Quítenle los señalamientos”, comentó.

Macías insinuó que los pedidos de reformas y que a los policías no tenga armas hace parte de algunas de las discusiones de los acuerdos de paz con la extinta guerrilla de las Farc. “Recordemos que en la Habana se habló de la doctrina de seguridad nacional, que no era sino desmontar a la Fuerza Pública. No podemos llegar allá”.

Ante los señalamientos, la cúpula de la Policía se manifestó frente a lo ocurrido en las jornadas de protestas. El primero en intervenir fue el general Carlos Rodríguez, encargado de la comandancia de la Policía Metropolitana de Bogotá debido a la ausencia del general Óscar Antonio Gómez por COVID-19. El general Rodríguez comenzó su intervención señalando que se había reunido con la familia de Javier Ordóñez. El alto oficial reveló que un tío de este fue policía por más de 20 años.

“La mayoría de la Policía somos buenos, respetuosos de la ley. Respetuosos de todos los reglamentos”, comentó el comandante encargado de la Policía Nacional. Entre las cifras entregadas por el alto oficial se destacan las denuncias de 161 particulares en la Fiscalía sobre lo ocurrido y 161 policías que resultaron heridos.

También señaló que se entregó a la Fiscalía más de 100 videos, entre los que se incluyen material audiovisual de los CAI que fueron incendiados. Asimismo, aseguró que se hará seguimiento a las 242 quejas que presentó la alcaldía frente a posibles irregularidades cometidas por la Policía.

“La protesta pacífica no la hemos podido evidenciar”, declaró el general Rodríguez, que aseguró que se respetó los protocolos, pero que “cuando se pasa de una protesta a delito pues hay flagrancia”. El alto oficial agregó que no se puede decir a los uniformados que no usen sus armas cuando la situación lo amerita.

El general Jorge Luis Vargas, cabeza de la Dirección Ciudadana, explicó el cambio cabezas en la Policía Metropolitana de Bogotá el 9 de septiembre. Vargas comentó que el general Óscar Antonio Gómez tenía COVID, por lo que el mando pasó al subcomandante Luis Sarmiento que, según el general Vargas, “tiene la experiencia suficiente para reemplazar al comandante de la Bogotá”.

No obstante, el alto oficial fue relevado por el general Juan Libreros, ante la gravedad de los hechos que estaban ocurriendo en Bogotá. Sin embargo, a este se le entregó el diagnóstico de que era positivo para el nuevo coronavirus, por lo que fue nombrado como comandante encargado el general Carlos Rodríguez.

El último intervenir de la cúpula fue el general Gustavo Moreno, director encargado de la Policía Nacional. Este señaló que las autoridades siguen cumpliendo sus funciones a pesar del “odio expresado por unos pocos ciudadanos”. Este también comentó que la institución tiene más de 50 videos en los que se evidencia posibles irregularidades de los uniformados. Luego aseguró que se han identificado 56 policías que habría hecho parte de esos actos.

El último en intervenir fue el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo. Al igual que los oficiales, el funcionario aseguró que comparte “el dolor, la indignación y el rechazo por lo que sucedió”. Trujillo lamentó los hechos que lesionan la credibilidad de la institución y la destrucción de la infraestructura “infraestructura que se ha construido para la seguridad de los habitantes de la capital”. Por último, dejó el dolor de las varias familias colombianas que perdieron a sus familiares en esas jornadas.

El ministro aseguró que la invitación no fue pedida por él y que mucho menos es una estrategia para evitarse un control político. Luego lamentó la ausencia de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López: “Hubiera sido de gran utilidad para escucharla sobre lo que vivió”.

Carlos Holmes Trujillo rechazó los señalamientos de que el Gobierno persigue a la protesta. También respondió al pedido de garantías al Ministerio de Defensa hecho por el senador Juan Luis Castro: “Las garantías las ofrece la constitución y la ley”. También señaló que los marcos normativos para la Policía y Ejército son los más exigentes de todo el ordenamiento constitucional. “Todo lo que tiene que ver con la actuación de la policía está reglado por normas nacionales e internacionales”, declaró.

El encargado de la Defensa aseguró que “la Policía está para aplicar la fuerza de forma proporcional” y que los uniformados intervinientes en las manifestaciones cuentan con capacitación en el uso de la fuerza: “No es que la Policía sale a la calle sin formación”. En esta línea aseguró que estos policías no usarán las armas de fuego, a menos de que otra persona o ellos mismos estén en peligro inminente de muerte o lesiones graves; frenar la comisión de un delito eventualmente grave o impedir la fuga del que cometa ese delito.

Sobre los policías que dispararon en las jornadas del 9 y 10 de septiembre, el ministro dijo que si lo hicieron de acuerdo a los estándares no habrá problema, mientras que tendrá consecuencias si cometieron errores. “La investigación está en marcha”, reveló Trujillo.

El excanciller expresó que el proceso de reforma integral de la Policía se ha adelantado desde hace varios meses. Entre los cambios que anunció Trujillo fue más policías en las calles, robustecimiento de carabineros, modernización de las regiones de la Policía, educación de la Policía en el nuevo contexto del país, más personal, robustecimiento tecnológico, renovación de los estatutos y un sistema de cuadrantes flexibles.

Comparte en redes: