Entrevista con María del Rosario Guerra

“Los que apoyaron el Acuerdo de Paz hoy se acomodan a cualquier viento político”

En diálogo con El Espectador, la precandidata presidencial por el Centro Democrático explicó el método en el que su partido elegirá al candidato único. Rechazó la participación política del naciente partido de la Farc y afirmó que si el referendo que promueve sale adelante, eliminará varios aspectos del Acuerdo de Paz. Además, criticó al exvicepresidente Germán Vargas Lleras a quien calificó de "oportunista"

La senadora María del Rosario Guerra, precandidata presidencial del uribismo, buscará restringir los derechos políticos de los excombatientes de las Farc. Cortesía Centro Democrático

Ya han pasado varios meses desde que usted anunció su aspiración presidencial ¿Cómo va la campaña por las regiones?

Hemos estado en 27 Foros por Colombia, organizados por el partido para que los colombianos conozcan a los precandidatos y sus propuestas. Lo cierto es que nuestro partido ha demostrado que esta es una manera diferente de hacer política y ya es hora de que una mujer llegue a la Presidencia de Colombia.

El Centro Democrático decidió descartar la consulta para elegir a su candidato único. ¿Cómo va a funcionar el mecanismo de las encuestas que, finalmente, definió el partido?

Vamos a hacer dos tipos de encuestas, una abierta y otra en la que sólo participen militantes. En la encuesta abierta se hará énfasis en las personas afines al Centro Democrático, y en la de militantes sobre la base de los 270.000 inscritos con firma y huella que ya tiene el partido. Vamos a consultar a una muestra de la base de militantes y vamos a consultar a otros colombianos que, sin ser militantes, sí son afines a las tesis del partido.

¿Y ahí cómo resultará elegido el candidato único?

De esas encuestas debe salir uno o dos candidatos, porque puede haber un empate técnico o la diferencia entre el primero y el segundo no es lo suficientemente significativa como para que quede uno elegido. Si hay uno que está muy lejos del segundo, ese será el candidato. Si no, tenemos que definir un mecanismo para poder escoger entre los dos o tres que lleguen al final. En todo caso, el compromiso de los precandidatos es el de apoyar al que quede elegido como candidato único, de tal manera que lleguemos unidos a las elecciones y vamos a buscar alianzas con aquellos que apoyaron el No en el plebiscito para ganar en la primera vuelta.

Hábleme sobre la aspiración de Óscar Iván Zuluaga. Resuelto su problema ante el CNE, ¿es posible que él llegue como el sexto precandidato del uribismo?

Yo siento una gran alegría de que el CNE hubiera cerrado de fondo la investigación al doctor Óscar Iván Zuluaga, con lo cual se reafirma que su campaña fue honorable. Y esa decisión le da la posibilidad de retomar su precandidatura. Yo le doy la bienvenida y se lo dije personalmente. Él es una persona valiosa para este proyecto político, fcapitalizó 7 millones de votos en las elecciones de 2014. Le damos la bienvenida a su precandidatura, lo necesitamos, le da una dinámica maravillosa a la campaña y tiene un reconocimiento importantísimo ante los colombianos. Nunca es tarde para reincorporarse.

¿Pero, no genera preocupación que la Fiscalía le tenga los ojos puestos a pesar de la decisión del CNE? Al menos, así lo dijo el jefe del ente acusador…

El juez natural para el caso de Óscar Iván era el CNE. Además, fueron siete meses de un proceso en el que quien quisiera decir algo, lo hiciera. ¿Por qué el fiscal, a las pocas horas de que el CNE cerrara el proceso, salió con eso? A mí me llama mucho la atención. He respaldado al fiscal en su lucha contra la corrupción, pero sí me parece extemporáneo y desafortunado porque eso es interferir en un proceso de un partido político que hoy es oposición al Gobierno. Yo le  pido al fiscal y al procurador que actúen dentro de su competencia, pero no pensando en ponerle palos en la rueda a un partido político como el Centro Democrático.

Me hablaba de las alianzas que hará el Centro Democrático en las elecciones. Si su candidatura llega a prosperar, ¿con qué sectores se unirá?

El sector del No es fundamental, porque el acuerdo Farc-Santos pone en riesgo muchos de los principios que creemos como partido. Por eso, el acercamiento que queremos es con el expresidente Andrés Pastrana, con la exministra Marta Lucía Ramírez, con el exprocurador Alejandro Ordóñez, con los católicos laicos, los cristianos, liberales que apoyaron el No y otros grupos. Es que lo que está en juego es la institucionalidad del país. Porque nosotros sabemos que, a pesar de que dijeron que no iba a ser así, Timochenko va a ser el candidato a la Presidencia de las Farc.

A propósito, ¿cómo recibió esa noticia?

Timochenko es el socialismo del siglo XXI, es decir, el modelo de Venezuela: pobreza, abandono del campo, restricción de libertades políticas, sociales y económicas; es una dictadura y eso no es lo que queremos. Por eso, tenemos que ganar en primera vuelta y no vamos a permitir que ese modelo trasnochado, dañino sea el que nos vengan a imponer. Porque resulta que todos aplaudieron el acuerdo, y ahora ninguno quiere nada que tenga que ver con las Farc. ¡Ese cuento para otro lado! Que no crean que los colombianos somos bobos. Si les parecía tan malo, ¿por qué lo votaron? Hoy que se dan cuenta de las equivocaciones. Ahí sí les parece grave el acuerdo, como le parece a Germán Vargas. Las personas tienen que ser coherentes y aquí se acomodan a cualquier viento político.

¿Entonces, rechaza la participación política de las Farc?

A mí no me gusta la participación política de las Farc porque no han entregado las armas. Además, ya sabemos que sacaron 2 mil millones de dólares al exterior, irregularmente, mientras estaba el proceso de negociación, no han entregado a los niños resultados y con el cuento de las Zonas Veredales siguen delinquiendo a través de la extorsión. Pero como ya les dieron curules, pues ya los vamos a ver ahí. Por eso, seguimos promoviendo el referendo revocatorio con el que les vamos a quitar los derechos políticos, vamos a eliminar la JEP, y vamos a quitar el blindaje a los acuerdos en la Constitución.

Usted menciona a Germán Vargas de quien, se dice, está estableciendo puentes con el expresidente Álvaro Uribe. Según le entiendo, ¿le parece que eso es oportunismo?

Por supuesto. Eso es falta de coherencia, porque no puede ser que mientras está disfrutando las mieles del poder como vicepresidente y ministro, además de su bancada con la mermelada, entonces ahora sí porque le conviene políticamente se aparta. ¡No! No podemos seguir con una política oportunista. No hay nada que le haga más daño a una democracia de no haya claridad de principios. Entonces, acá da lo mismo ser conservador que ser del Polo.

O sea, descarta alianzas con el exvicepresidente…

No estamos planteando alianzas para la primera vuelta con Vargas Lleras, porque estamos seguros de que ganaremos en primera vuelta. Pero, si por cualquier circunstancia, no lo logramos ya veremos. Pero, eso sí, insisto en que hay que ser coherentes.

¿Si usted no queda elegida como la candidata única, va a regresar al Congreso en 2018?

El expresidente Uribe nos ha propuesto que regresemos al Senado los que no quedemos elegidos, y así lo haremos.