Los trinos de Cabal, ¿estigmatización o libre opinión?

El defensor del Pueblo le pedirá a la Corte Suprema de Justicia que delimite los parámetros para opinar en Twitter.

El vocero de la delegación de las Farc ‘Iván Márquez’, ayer en La Habana. / EFE

Con denuncias sobre nuevos ataques al proceso de paz y expresiones a favor de la presencia de las víctimas en la mesa de diálogos, las delegaciones del Gobierno y las Farc retomaron ayer las negociaciones de paz en La Habana (Cuba). La expectativa está puesta en la presencia de miembros de la Fuerza Pública en la isla, quienes llegarán entre hoy y mañana para integrar la subcomisión técnica que comenzará a elaborar las propuestas sobre el fin del conflicto. Asimismo, se ultimaban detalles sobre la manera como trabajará, a partir de hoy, la comisión para el esclarecimiento del origen y la verdad de la historia de la guerra en Colombia (ver nota adjunta). (Lea: "Sentimientos guerreristas siguen tratando de sabotear el proceso de paz": Farc)

Sin embargo, el protagonismo noticioso ayer giró en torno a los cuestionamientos que las partes hicieron, sin nombrarla, a un comentario de la representante a la Cámara María Fernanda Cabal, del uribista Centro Democrático, contra Ángela María Giraldo, hermana del asesinado exdiputado del Valle Francisco Giraldo y una de las representantes de las víctimas que estuvieron el pasado fin de semana en La Habana. “Esta víctima saluda a las Farc muy contenta, ¿síndrome de Estocolmo”, escribió la congresista en su cuenta de Twitter, refiriéndose a una foto en la que Giraldo le está dando la mano supuestamente a uno de los delegados de las Farc, pero que resultó siendo Jaime Avendaño, miembro del equipo negociador del Gobierno. (Lea: ¿Es o no delito un Twitter como el de María Fernanda Cabal?)

“No puede ser que la presencia de una persona que ha sufrido la violación de sus derechos sea nuevamente estigmatizada, solo por venir a contar su tragedia”, dijo el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle. Por su parte, Iván Márquez, líder la delegación guerrillera, enfatizó que “no es justo que los odios y los sentimientos guerreristas que aún perviven en Colombia, propulsados por sectores minoritarios con cierto poder económico y con respaldo de medios, sigan tratando de sabotear este esfuerzo de paz”. Dos posiciones coincidentes frente a un hecho que ya está en manos de la Fiscalía, donde Ángela Giraldo denunció a Cabal por injuria y calumnia, además de actos de discriminación y hostigamiento agravado. (Lea: Yo soy políticamente incorrecta y no puedo callarme nada: María Fernanda Cabal)

La respuesta de la representante a la Cámara no se hizo esperar: “¿Es que ya hay delito de opinión en Colombia? Es algo que me parece muy grave. Yo lo que cuestioné fue una actitud de ella. Si yo fuera hermana de uno de los diputados asesinados, no llegaría a Cuba con una sonrisa, llegaría exigiendo la verdad, pidiéndole al Estado colombiano justicia y a las Farc reparación de las víctimas”, aseguró. Lo cierto es que ya la tormenta es de tal magnitud, que el defensor del Pueblo, Jorge Otálora, anunció que le pedirá a la Corte Suprema de Justicia que delimite los parámetros para opinar en Twitter, con el fin de evitar que las víctimas del conflicto reciban en esta red social comentarios similares a los de María Fernanda Cabal. (Lea: Fiscalía pide a Corte Suprema de Justicia investigar a María Fernanda Cabal)

Y es que, para Otálora, una cosa es emitir opiniones y otra muy diferente hacer afirmaciones que expongan a la otra persona, máxime cuando se trata de sujetos de especial protección: “Considera el defensor del Pueblo que hay una gran diferencia entre emitir opiniones y relacionar a una persona con miembros de grupos al margen de la ley, como sucedió con el trino de la congresista, situación que podría significar un riesgo para las víctimas”, indicó el funcionario en un comunicado. Asimismo, la Defensoría reiteró que las víctimas del conflicto “no pueden ser revictimizadas ni estigmatizadas y, por el contrario, merecen un reconocimiento como luchadoras por la paz”. (Lea: María Fernanda Cabal dice que la quieren procesar por el "delito de opinión")

Ya por fuera de esta polémica, tanto Humberto de la Calle como Iván Márquez, que hablaron separadamente con la prensa, destacaron la participación en la mesa de diálogo de las primeras 12 víctimas, que fueron escogidas por la ONU, la Universidad Nacional y la Conferencia Episcopal colombiana. “Las víctimas cumplieron con grandeza la visita a la mesa de conversaciones (...) un proceso de paz es también eso: aprender a escuchar”, señaló De la Calle. “Nosotros escuchamos (...) con humildad y mucho respeto las voces de las víctimas. En el conflicto colombiano han ocurrido hechos muy lamentables que, como lo hemos reiterado también, no debieron ocurrir. Y este sentimiento es algo que se extiende a todos los participantes de este primer grupo que hicieron presencia en La Habana”, agregó Márquez. (Lea: No se pueden revictimizar a las víctimas por venir a La Habana: De la Calle)