Luis Alfonso Hoyos, contra las cuerdas

Luis Alfonso Hoyos sería el primero de los directivos del Centro Democrático que tendría que responder ante un juez por el caso “hacker”.

Luis Alfonso Hoyos, exasesor espiritual de la campaña de Óscar Iván Zuluaga. Archivo
La primera cabeza del Centro Democrático que sería llevada ante un juez por los nexos con el hacker Andrés Fernando Sepúlveda será Luis Alfonso Hoyos. Según personas cercanas al proceso, la Fiscalía  ya tiene lista la imputación de cargos contra el exasesor “espiritual” de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga por los delitos de acceso abusivo a un sistema informático, uso de software malicioso, concierto para delinquir, espionaje y violación de datos personales. Los mismos delitos por los que el hacker fue condenado a 10 años de prisión luego de firmar un preacuerdo en el que se comprometió a colaborar con la justicia. 
 
A pesar de que oficialmente la Fiscalía negó haber tomado cartas en el asunto, la información se filtró por varios medios de comunicación a los que les confirmaron que en las próximas semanas se solicitaría la audiencia de imputación de cargos y medida de aseguramiento contra Hoyos. Las pesquisas del ente investigador lo señalan como el hombre que más cercanía tuvo con Sepúlveda y quien, supuestamente, le pidió buscar información de inteligencia que tuviera incidencia en las negociaciones de paz entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel en La Habana (Cuba). Es más, el propio hacker ha dicho que el exasesor fue quien le entregó la plata, no solo por sus servicios en el manejo de redes sociales, sino por recolectar  documentos de seguridad nacional que pudieran ser utilizados en una eventual campaña de desprestigio contra Santos. 
 
Tanto así, que advirtió Sepúlveda que mucha de la información e inteligencia militar se la compró a la polémica sala de inteligencia del Ejército Andrómeda y a miembros de la Dirección de Inteligencia de la Policía y la Sijín de Bogotá. Según le ha relatado Sepúlveda a la Fiscalía, Hoyos fue el personaje que le hizo el puente para contactarse con los policías, a quienes les intentó vender un software malicioso que permitía interceptar correos electrónicos. Con este sistema el hacker habría logrado infiltrar los correos electrónicos de alias Boris, el jefe de prensa de las Farc en La Habana.
 
Una de las pruebas principales que tiene la Fiscalía contra Hoyos es el polémico video en el que aparece junto a Sepúlveda y Óscar Iván Zuluaga, supuestamente, hablando de información de inteligencia militar sobre las Farc y que sería utilizada para generar un “golpe mediático” para consolidar la campaña de desprestigio contra Santos durante las elecciones presidenciales. Tanto Zuluaga como Hoyos han dicho que la grabación fue editada y que en ningún momento conocieron de las actividades ilegales que estaba realizando el hacker. 
 
Otro de los episodios que puso contra las cuerdas a Hoyos hace un año, cuando se destapó el escándalo, fue la visita que hizo el 8 de abril de 2014 a las instalaciones de Noticias RCN junto a Sepúlveda. Hoyos había solicitado una cita para poner una denuncia acerca de un supuesto plan que estaban adelantando las Farc en el sur del país para amenazar e intimidar a la gente si no respaldaban a Juan Manuel Santos. Sin embargo, tal situación no se concretó ya que la información de Sepúlveda resultó gaseosa y nada confiable. El propio exdirector del noticiero, Rodrigo Pardo, denunció el caso. En su defensa, Hoyos ha reiterado que jamás solicitó ni recibió información ni documentos del proceso de paz.
 
“Vergonzoso y lamentable que un acusado se convierta en una fábrica de mentiras que se caen solas por lo absurdas e inconsistentes. Ignoro cuales son las razones para tan extraño cambio”, no se ha cansado de decir Hoyos, quien desde enero está en Estados Unidos –como lo revelaron unas imágenes de él en Miami– al parecer solicitando un asilo. Su argumento es que el caso del hacker Andrés Sepúlveda es una persecución política del gobierno Santos y la Fiscalía contra los opositores. 
 
Por ahora, la Fiscalía tiene la férrea hipótesis de que Hoyos le habría pedido a Sepúlveda conseguir información para afectar la campaña del presidente Santos. Tanto Óscar Iván Zuluaga como su hijo David, director de la campaña presidencial del Centro Democrático, están a la espera de que la Fiscalía resuelva si los llama o no a imputación de cargos luego de haberlos escuchado en interrogatorio. Lo que sí es cierto, es que en los próximos días se haría oficial la imputación. Una noticia que ha venido madurándose desde que Hoyos salió súbitamente hacia EE.UU.