Luis Alfredo Ramos insiste que en su contra hay montaje de "falsos testigos"

En una carta conocida este lunes, el exgobernador dijo que los “vulgares delincuentes” no podrán prevalecer sobre la verdad.

El exgobernador Luis Alfredo Ramos envió en las últimas horas una carta a su esposa, la señora María Eugenia Maya, al cumplirse 40 años de su matrimonio.

En la misiva escrita a mano desde la Escuela de Caballera al norte de Bogotá, Ramos insistió en su inocencia y reclamó justicia frente a los falsos testigos que –según él– se han montado en su contra.

Quiero decirte que tengo una gran fe en que todo este viacrucis que me ha tocado recorrer por cuenta de falsos testigos y absurdos testimonios se resuelva pronta y favorablemente, y se imponga la justicia”, dijo.

Y agregó: “Llevo 873 días alejado de ti, de nuestros hijos y de nuestros nietos por cuenta de vulgares delincuentes que hoy tienen enredada la Justicia en Colombia pero que no podrán prevalecer sobre la verdad. Ya he pasado tres navidades lejos de todo lo que más quiero y sólo espero el triunfo de la justicia sobre la mendacidad”.

Luego de dedicarle varios párrafos de agradecimiento a su esposa por los 40 años de matrimonio, Ramos señaló que seguirá adelante para demostrar su inocencia.

Aquí sigo firme en esta lucha contra la infamia para que podamos estar nuevamente reunidos en familia”, agregó.

El pasado 10 de noviembre, en lo último que se conoce de avances en el proceso de Ramos, la Procuraduría General de la Nación pidió la libertad provisional para el exgobernador argumentando que la detención es “desproporcionada”.

Carta de Luis Alfredo Ramos

Bogotá, Escuela de Caballería, 17 de enero de 2016

Negra:

Me quedé reflexionando estos días acerca de la pregunta que me hiciste sobre el tiempo que falta para que podamos estar de nuevo en familia.

Quiero decirte que tengo una gran fe en que todo este viacrucis que me ha tocado recorrer por cuenta de falsos testigos y absurdos testimonios se resuelva pronta y favorablemente, y se imponga la Justicia.

Llevo 873 días alejado de ti, de nuestros hijos y de nuestros nietos por cuenta de vulgares delincuentes que hoy tienen enredada la Justicia en Colombia pero que no podrán prevalecer sobre la Verdad. Ya he pasado tres navidades lejos de todo lo que más quiero y sólo espero el triunfo de la Justicia sobre la mendacidad.

Doy gracias a Dios que me ha dado una fortaleza inquebrantable para superar la adversidad. Mi alma está llena de energía y mi corazón lleno de ilusiones.

Me dolió muchísimo no poder compartir en familia el aniversario de los 40 años de nuestro matrimonio. Hoy te renuevo mi amor por todo lo que has hecho en estos años por nuestros hijos y por mí.

Quiero agradecerte tu afecto, tu bondad, tu dedicación y, de manera especial, tu lealtad. Si no estuvieras conmigo, no hubiera podido resistir la dura prueba que estoy viviendo. Quiero dedicarte una frase que leí recientemente en una novela histórica, uno de los tantos libros que se han constituido en mí compañía en estas horas de soledad: “Tú siempre me has llevado sobre tus hombros”. Yo avalo esa frase para ti con todo mi corazón.

La llegada de Manuel me ha llenado de alegría e ilusiones. No haber estado físicamente cerca en ese momento tan hermoso para unos abuelos nunca me impidió acompañarlos en alma y espíritu. Espero que la Divina Providencia nos dé muchos días para disfrutar en familia a nuestros nietos, porque Manuel y Elena se han convertido en nuestra nueva fuente de amor y esperanza.

Aprovecho esta nota para que, en mi nombre y en el de la familia Ramos Maya, agradezcas a las personas que desde todas las regiones de Antioquia y el país han hecho llegar de manera espontánea y cariñosa sus mensajes de solidaridad y amistad; a la comunidad de las Hermanas de La Presentación, a las Hermanas de Mater Dei y a todas las personas que se han unido con sus mensajes en cadena de oración por mi libertad. Y te pido el favor de hacer llegar un saludo muy especial a Monseñor Iván Moreno y al Padre Emilio Betancur, y en general a toda la Iglesia Católica por los mensajes y la solidaridad que he recibido. Ellos se han constituido en un gran alivio en la soledad de este tortuoso encierro.

Todos estos mensajes de fortaleza constituyen una motivación interior para enfrentar los días tan difíciles que he vivido y que no se desean a nadie. No tendré tiempo en el resto de mi vida para agradecer tantas voces amigas y mensajes tan cálidos.

No puedo terminar sin pedirte que les des un beso a Elena y a Manuel, lo mismo que a Alfredo y a Esteban, y que les digas que aquí sigo firme en esta lucha contra la infamia para que podamos estar nuevamente reunidos en familia.

Te quiero inmensamente,
Luis Alfredo