Mandato de oficina de ONU DD.HH. en Colombia se prorroga por tres años

Noticias destacadas de Política

Según Alberto Brunori, representante del alto comisionado de la Organización, se trata de un mandato que, entre otras, seguirá haciendo seguimiento a la situación de derechos humanos.  

El mandato de la oficina del alto comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas –que estuvo en vilo por cuenta de siete meses de negociaciones y cuya renovación se firmó a finales de octubre pasado– se mantendrá tres años más en Colombia. 

En contexto: En medio de alegría y reclamos: Colombia renueva mandato de mantener oficina de DD.HH. de ONU

Así lo anunció desde Congreso de la República Alberto Brunori, director de esa oficina, quien señaló que, pese a tener algunas variaciones, es un mandato integral que no altera el que la asamblea general otorga a la Alta Comisionada, la expresidenta de Chile Michelle Bachelet. 

“Es un mandato de dar asistencia técnica al Gobierno y a la sociedad civil para implementar los estándares internacionales. Un mandato de que la oficina seguirá haciendo seguimiento a la situación de derechos humanos”, manifestó Brunori. 

El acuerdo para renovar la permanencia la oficina en el país se firmó a finales de octubre en Ginebra, pese al suspenso y expectativa que hubo alrededor de las negociaciones que duraron cerca de siete meses. “El propósito del Gobierno fue siempre renovar el acuerdo y había que darle una mirada a ese texto porque viene de 1996. Han transcurrido 26 años. Hubo voluntad política de un lado y necesidad de mirar con propósito de actualización el mismo acuerdo”, dijo en su momento el canciller Carlos Holmes Trujillo a W Radio. 

Sin embargo, las afirmaciones del ministro sobre las intenciones del Gobierno Duque con la oficina de Derechos Humanos de la ONU no estuvieron exentas de cuestionamientos por parte de la comunidad política. 

Días antes de la firma del acuerdo, el expresidente Ernesto Samper mandó un mensaje de alerta a los colombianos al decir que funcionarios diplomáticos exigían “el desmonte” de la oficina en Colombia. Así mismo, Álvaro Leyva lanzó palabras contundentes a Francisco Barbosa, el consejero presidencial para los Derechos Humanos: “El paso por el Gobierno es efímero, no se traicione. No haga trizas la oficina”, trinó.

Lo hicieron, también otros diplomáticos como Mario Madrid-Malo, exasesor de ese organismo por más de 10 años y 100 organizaciones de la sociedad civil que, por medio de una carta, pidieron explícitamente al presidente renovar el acuerdo. 

Sus reclamos no fueron fortuitos. El pasado 20 de julio este diario publicó apartes del borrador que proponía el Gobierno para modificar y darle un giro a las funciones de la oficina en Colombia. Entre ellas, la eliminación de las palabras “conflicto armado interno”, dado que insistían en que esa realidad era algo del pasado y ahora proponían actualizar el texto y decir que el país atravesaba “una compleja situación”. 

Comparte en redes: