Mar de leva en la política cartagenera: revocatoria del alcade está próxima a convocarse

Ya hay una solicitud de la Presidencia para convocar la revocatoria de Manuel Vicente Duque. Dumek Turbay, gobernador de Bolívar, pide claridad sobre si la competencia la tiene él o el jefe de Estado, pero el Consejo Nacional Electoral ya certificó las cuentas del comité promotor. Se contempla que la fecha para convocar a las urnas a los habitantes de Cartagena sea a finales de noviembre o en la tercera semana de enero de 2018.

Manuel Vicente Duque, alcalde de Cartagena, detenido e investigado por presunto tráfico de influencias y cohecho.Revista “Semana”

Prendieron la luz y salieron a correr las cucarachas. Contrario a lo que se creía, la detención del alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque, investigado por los presuntos delitos de cohecho y tráfico de influencia en la elección de la contralora distrital Nubia Fontalvo, no calmó las olas de mar picado que rompían con fuerza en los espolones políticos de la Heroica desde la caída del edificio Portal de Blas de Lezo II el pasado abril, que dejó más de 20 personas muertas. 

Hoy, los entes de control, aunque de manera tardía, tienen los ojos puestos en Cartagena, y eso es algo que aplaude un sector de la opinión pública. Sin embargo, todo lo que se mueva en esa ciudad parece tener un tufillo a política de la perversa, de la que compromete puestos y de la que se han lucrado particulares durante décadas. Ni siquiera el recién llegado Sergio Londoño, encargado por el presidente Juan Manuel Santos en la Alcaldía ante la ausencia de Duque, se ha salvado de ser señalado como ficha de la poderosa familia García Zuccardi.

Que se hable públicamente de lo que ocurre en los pasillos del Palacio de la Aduana y en las alcaldías locales incomoda a muchos. Por eso han caído tan mal en los sectores políticos tradicionales los informes que ha emitido el periodista Mauricio Gómez a través del Canal 1, en los que, en voz de varios de sus líderes, no se deja títere con cabeza: desde sus políticos hasta la multimillonaria Sociedad Portuaria. Fue en este espacio donde el procurador Fernando Carrillo se refirió a la corrupción en Cartagena como un fenómeno “sistemático y sistémico”, contra el que no ha sido fácil actuar desde los organismos de control. Se refiere a que la Fiscalía, la Contraloría y hasta la Procuraduría han encontrado “muros” para que la justicia no alcance a los poderes locales involucrados en el saqueo de la ciudad.

Lea: El trasfondo político de la crisis de una Cartagena que no da más

“Rasgamos en la superficie y comenzamos a encontrar tal cantidad de anormalidades que nos llevan, en primer lugar, a la suspensión del alcalde (…) Y vamos descubriendo, poco a poco, que el esquema de las construcciones ilegales, de las licencias falsas, de la falta de planeación, de la corrupción a nivel de las alcaldías menores, curadurías urbanas y la dirección de Control Urbano es un elemento que hace sistemático y sistémico el tema de la corrupción”, comentó Carrillo en una entrevista que hace parte del especial que difunde el canal nacional.

La alarmante corrupción ha sacado a flote un asunto que estaba anclado: la revocatoria del mandato del alcalde detenido, quien, además, aún no ha presentado su renuncia. Tal parece que las condiciones están dadas para que se convoque a las urnas a la ciudadanía y se decida el futuro administrativo de la ciudad. Todo avanza en esa ruta. Una carta firmada el pasado 12 de octubre por Claudia González Sánchez, secretaria jurídica de la Presidencia, le remite a Dumek Turbay, gobernador de Bolívar, una comunicación de la senadora Claudia López Hernández en la que pide que se cumpla lo establecido en el artículo 33 de la Ley 1757 de 2015 (que dicta disposiciones en materia de promoción y protección del derecho a la participación democrática) y se convoque a las elecciones para la revocatoria del mandato de Duque, y, además, que la Registraduría defina el calendario para las elecciones atípicas.

“Le hago un llamado (a Manuel Duque) a que considere la renuncia. No sé si es culpable o no, pero una salida que debe considerar es dar un paso al costado y facilitar que haya una nueva elección. En caso de que no lo haga, unos ciudadanos han cumplido con los requisitos para convocar a una revocatoria”, señaló López tras una reunión con Turbay. Éste, a su vez, señaló que está a la espera de la notificación oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE) de la certificación de las cuentas del comité promotor de la revocatoria “Porque la ciudad manda, Manolo se va”. De esta manera, y según conversaron López y Turbay, se convocaría la elección para la última semana de noviembre o, a más tardar, la tercera semana de enero.

En el confuso panorama político tampoco está del todo claro cuál sería el camino jurídico. Ya que, por tratarse de un distrito especial, no rige la ley de municipios, sino la ley especial de distritos, la cual señala que es el presidente quien tiene la facultad de suspender o destituir al alcalde y designar su reemplazo en una vacancia temporal. Incluso en vacancia absoluta, es el jefe de Estado quien debe convocar a nuevas elecciones. No obstante, la norma no hace referencia específica a quién convoca a elecciones para revocatoria del mandato local o si esa decisión se puede delegar en el gobernador de Bolívar. Por esa razón, la administración departamental elevó una consulta a la Presidencia y a la Registraduría en la que pide se defina a quién le corresponde llamar a las urnas. “Por parte de la Gobernación, no sólo convocaremos para votar la revocatoria, sino que haremos lo necesario para que haya las garantías suficientes”, comentó Turbay.

Ese parece ser el camino que le quedará a Cartagena. Una situación que podría cambiar, por supuesto, si Duque deja de manera voluntaria el cargo. Empero, no es una decisión que impida que ya se empiecen a perfilar candidatos para asumir las riendas de una ciudad que necesita con urgencia la estabilidad institucional de la que ha carecido desde hace más de un lustro.