'Marchando en la dirección correcta'

El Gobierno definió prioridades para el nuevo período legislativo: reforma a la salud tendría mensaje de urgencia al iniciarse sesiones.

El presidente Santos en el consejo de ministros de ayer, al que asistieron los partidos de la Unidad Nacional.  / Presidencia
El presidente Santos en el consejo de ministros de ayer, al que asistieron los partidos de la Unidad Nacional. / Presidencia

La prioridad para el Gobierno en el segundo período legislativo, que se inició ayer, será la reforma a la salud, y aunque aún no se reveló que su trámite llevará mensaje de urgencia por parte del Ejecutivo, El Espectador conoció que éste se presentará una vez inicien las sesiones. La decisión de priorizar la reforma la anunció el presidente Juan Manuel Santos, tras un consejo de ministros al que también asistieron los presidentes del Senado, Roy Barreras; de la Cámara, Augusto Posada, así como los presidentes y voceros de los partidos que conforman la Unidad Nacional: la U, Liberal, Conservador, Cambio Radical y Verde.

El meollo del asunto es que los tiempos para el trámite de proyectos claves —como el de las reformas a la salud, la pensional y a la justicia penal militar o la reglamentación del fuero militar— no parece suficiente porque, de acuerdo con la agenda del Congreso, sólo habrá 24 sesiones. De allí la determinación de darle mensaje de urgencia a lo de la salud, lo que permitiría su discusión en sesiones conjuntas de comisiones de Senado y Cámara para que su trámite sea más rápido.

Lo que si no mencionó el jefe de Estado al término de la reunión fue la posibilidad de tramitar una minirreforma política. Hace unos días, Roy Barreras planteó que no es sano para la democracia descartarla, pues implica darles garantías de participación a las minorías, y menos aun cuando en La Habana (Cuba) el Gobierno y las Farc intentan llegar a un acuerdo de paz: “Las actuales minorías políticas democráticas y pacíficas, junto a la oposición, necesitan una reforma política urgente”, dijo.

Pero todo indica que el Gobierno no está dispuesto a abrir esa puerta. El ministro del Interior, Fernando Carrillo, es de los que consideran que cambiar las reglas del juego político electoral a pocos meses de unos comicios no es propiamente una característica de un sistema democrático fuerte y consolidado. “Creemos, por ejemplo, que hay que seguir en el fortalecimiento de los partidos políticos. Ni el transfuguismo ni una escisión pueden ser opciones electorales”, expresó.

Ahora, queda claro que la bandera del presidente Santos seguirá siendo la paz. Y según dijo ayer, el proceso de negociación con las Farc que se adelanta en La Habana “va marchando en la dirección correcta”, mientras el mundo entero sigue expresándole su total apoyo. “Por eso somos optimistas de que si seguimos como vamos, vamos a lograr, ojalá, la paz en este país. Dios quiera antes de finalizar el año si las cosas se dan como queremos que se den”, concluyó el primer mandatario.