Más allá de las 100 mil casas gratis

Las perspectivas políticas para Santos y Vargas Lleras comienzan a cambiar con el fin de poner a andar en firme la llamada locomotora de vivienda.

La puesta simbólica en el corregimiento de El Salado, municipio del Carmen de Bolívar, de los primeros ladrillos para la construcción de la vivienda número 100 mil del programa de casas gratuitas para las familias más pobres del país, implica para el presidente Juan Manuel Santos y para el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, un hecho que de una u otra manera marca su futuro político.

Para nadie es un secreto que desde que el jefe de Estado anunció el ambicioso programa de las casas gratis, en abril del año pasado, muchos críticos lo calificaron como una estrategia “populista” que sería “imposible” o “muy difícil” de cumplir y que obedecía a la intención de tratar de recuperar la favorabilidad perdida de los colombianos.

Once meses después, tanto Santos como Vargas Lleras sacan pecho anunciando que quedan en plena ejecución 310 proyectos en 223 municipios, de 31 departamentos del país (Vaupés fue el único que no presentó propuestas) y revelando que para la construcción de esas 100 mil viviendas, el Gobierno Nacional destinó una inversión de 4,2 billones de pesos.

Un resultado que ahora los críticos analizan en la perspectiva de la reelección presidencial o incluso, si no es así, como la plataforma de una eventual campaña a la primera magistratura del Estado de Germán Vargas Lleras. “Santos es inteligente y sabe que hacer 100 mil viviendas es muy fácil: lo hace con la empresa privada, entrega unas cajas de fósforos y listo”, dijo por ejemplo el exsenador y expresidente del Polo Democrático Jaime Dussán.

Sin embargo, lo que se ve a primera vista es que se cumplió con lo prometido y eso ya juega a favor del primer mandatario y de Vargas Lleras. Según el ministro, el objetivo es entregar en los próximos ocho meses, por lo menos 64 mil del total de las viviendas. A la fecha, se han entregado 91 en Pradera, 120 en Yumbo, 115 en Medellín y 89 en Armenia. Las próximas entregas se harán en abril: 500 en Cartagena, 350 en Valledupar, 300 en Soledad y 132 en Galapa (Atlántico). En mayo se entregarán 500 viviendas en Cali y 280 en Barranquilla.

Y mayo es un mes clave en materia política. ¿La razón? El día 24 vence el plazo para que aquellos funcionarios que quieran postularse a la Presidencia de la República en 2014 renuncien a sus cargos. Y hoy por hoy, el único que tiene ese perfil es Germán Vargas Lleras.

De hecho, analistas como Fernando Giraldo es de los que cree que Santos no irá a la reelección y que lo que piensa es postular a Vargas Lleras, en un acuerdo con el Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido de la U. Faltaría ver si cumplido el objetivo de poner a andar la locomotora de la vivienda, el ministro se hace a un lado ahora o espera hasta mayo, lo que le daría la oportunidad de mostrarse más.

Pero también está latente la posibilidad de la reelección de Santos y la verdad es que las interpretaciones que hacen los analistas sobre los últimos movimientos en la Casa de Nariño y actitudes del mismo primer mandatario es que sí irá por cuatro años más en el poder. Y las 100 mil casas gratis son en estos momentos la punta de lanza para mostrarles a los colombianos que está cumpliendo sus objetivos. Y seguramente en la Casa de Nariño están pendientes de la reacción favorable en las encuestas.

Temas relacionados