Más de dos mil médicos le piden al presidente Santos moratoria al “fracking” en el país

Noticias destacadas de Política

En una carta al jefe de Estado, le advierten que el fracturamiento hidráulico no convencional (fracking) resulta altamente riesgoso para la salud de los colombianos.

En carta al presidente Juan Manuel Santos, más de dos mil médicos del país, liderados por el cirujano Camilo Prieto, director de la ONG Movimiento Ambientalista Colombiano, le pidieron que, por razones de salud pública, declare la moratoria al fracturamiento hidráulico o “fracking” no convencional en Colombia, ante el peso de la evidencia científica disponible que advierte de la degradación ambiental conectada directamente con la salud. 

Los médicos le enumeran algunas de las razones para hacer la solicitud: señalan, por ejemplo, que existen diversos estudios en publicaciones médicas internacionales, como los producidos por la Universidad de Queensland en Australia, que concluyen que el análisis de los efectos a largo plazo de esta técnica deben ser tomados como un problema de salud pública que requiere una atención urgente.

“Los efectos sobre la salud humana como partos pretérmino, bajo peso al nacer, enfermedades respiratorias y alteraciones endocrinológicas, no obedecen exclusivamente al desarrollo geomecánico de esta técnica, sino a múltiples factores en la superficie, como lo son aguas residuales y contaminación del aire”, refieren dichos estudios.

Por otra parte, señalan que un grupo de investigadores de PSE Health Energy y de las universidades de Cornell y Berkeley, condujo una revisión de la literatura científica de 2009 a 2015, para comprender los efectos del “fracking” no convencional en la salud pública, la calidad del agua y del aire. Los resultados demostraron que de los 685 artículos que han sido publicados, el 84% indican altos riesgos para la salud pública. El 69% señalan un potencial riesgo en la contaminación del agua. El 87% demuestran un deterioro en la calidad del aire.

En la  misiva, los médicos advierten que, en la actualidad, no existe un protocolo de manejo establecido por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con respecto al manejo de las aguas residuales producto del "fracking". Y que en diferentes reuniones que las organizaciones académicas y sociales sostuvieron con esta cartera, pese a haber solicitado los lineamientos para el tratamiento seguro de las aguas residuales, nunca se obtuvo una respuesta técnica sólida por parte del Ministerio.

Incluso, recuerdan que el mismo ministro, Luis Gilberto Murillo, ha dicho ante los medios de comunicación que nuestro país no se encuentra preparado para desarrollar esta técnica y, desde el año 2012, la Contraloría General de la República emitió una función de advertencia en la que describe los riesgos de esta técnica para la nación.

Para concluir, finalmente: “El peso de la evidencia científica disponible nos lleva a solicitarle que por razones de salud pública declare la moratoria al fracturamiento hidráulico no convencional en Colombia. Nuestro país debe seguir el ejemplo responsable de naciones como Alemania, Francia, Sudáfrica, Australia, Escocia y el Estado de Nueva York en EEUU, donde ha primado el derecho a la salud”.

En agosto del año pasado, la viceministra de Energía, Rutty Paola Ortiz, anunció que el Gobierno ya tenía lista la ruta que deberán seguir los interesados en desarrollar la explotación de hidrocarburos mediante la técnica del "fracking". De acuerdo con las declaraciones de Ortiz en el diario El Tiempo, el Ministerio de Ambiente ya había revisado y ajustado los lineamientos para “el desarrollo sostenible de dicha práctica, que era el último paso para dar el banderazo de inicio a esta actividad en el país.

 

 

 

Comparte en redes: