'Me equivoqué en materia de seguridad'

El alcalde de Medellín destaca su gestión, pero reconoce que hubo fallas en seguridad. La Caravana de la Democracia arribará este miércoles a la ciudad de la eterna primavera.

Con un 74 por ciento de popularidad, según la encuesta Medellín Cómo Vamos, y con un  cierto sin sabor por los resultados alcanzados en materia de  seguridad, va terminando Alonso Salazar su administración en la capital antioqueña. Salazar asegura que cuando salga de la Alcaldía   se dedicará a la escritura, pero no descarta continuar vinculado a la política. Considera que su gestión es de nueve puntos sobre diez y que su trabajo por la niñez es una de las tareas por las que le gustaría ser recordado.

¿Cómo evalúa su gestión en el tema de insfraestructura?
Yo creo que lo más notorio de nuestra gestión  es la infraestructura social. En cuanto a construcciones queda todo lo que se hizo para los Juegos Suramericanos. Sólo en la unidad deportiva se invirtieron más de $ 300 mil millones. Además, se construyeron diez unidades deportivas integrales en distintos barrios, 12 construcciones en salud y 17 jardines infantiles de calidad.

Una de las obras más elogiadas es el trabajo que se hizo en los jardines infantiles  ¿A quién se le ocurrió esa idea?
Desde la administración pasada se estaba pensando el tema de la primera infancia. Es un sistema de aprendizaje para atender a los niños, porque  con alimentación y nutrición  no es suficiente.

¿Cómo queda Medellín en el tema digital?
Tenemos el 55 por ciento de las personas con acceso a internet. Ganamos el reconocimiento de ciudad digital en Iberoamérica. Veníamos de ser una ciudad muy relegada con respecto a Bogotá, pero si mantenemos esa línea de crecimiento, podríamos lograr un cubrimiento entre el 85 y 90 por ciento en los próximos cuatro años.

Durante su administración los homicidios se duplicaron con respecto a la anterior. ¿Cómo explica esta situación?
A nosotros nos tocó el coletazo de la desmovilización. Y no de los cuatro mil que vinieron a la ciudad, sino de unos 15 mil reinsertados que eran de oriundos  de aquí y regresaron. Ese coletazo fue mucho más fuerte de lo pensado y ahí tuvimos falencias, desde la perspectiva del Estado y en el terreno personal.

Tampoco le fue bien en los temas de empleo y salud, según la encuesta Medellín Cómo Vamos.
Ese es siempre el menú. En la encuesta de salud yo me atrevo a hacer una apuesta:  si separáramos el régimen subsidiado de las  EPS, saldríamos mejor calificados. La razón es muy sencilla: los hemos subsidiado. En empleo, llegamos a tener una tasa de desocupación del 18 por ciento, ahora tenemos una tasa más o menos del 11 por ciento.

¿Cómo quedan las finanzas?
Medellín es una ciudad de unas finanzas extremadamente saludables. Por ejemplo, las ganancias de Empresas Públicas de Medellín (EPM),  eran de $300 mil millones en años anteriores, ahora estamos terminando con casi 500 mil y en los próximos años va a llegar a 600 mil o 700 mil millones. También ha crecido  el impuesto local y se mantienen las transferencias.

¿Cumplió  con el plan de desarrollo?
Cumplí el 100 por ciento del plan de desarrollo. Y eso lo vamos a certificar con Planeación Municipal. Si nos propusimos tener 12 mil jóvenes en el fondo de EPM, vamos a terminar con 24 mil. Las metas de vivienda totalmente cumplidas, las metas de salud también… Quedan  proyectos como la Clínica de la Mujer, a la que la Procuraduría General ha hecho algunas observaciones. Lo que no alcanzamos a terminar quedó diseñado y financiado.

¿En qué se equivocó, si reconoce alguna falla?

Probablemente sea en materia de seguridad. Es uno de los temas en el que más imaginación he invertido y  no he logrado  ver los resultados que esperaba.

¿Aspiraría a gobernar otra vez?
Un concejo de los viejos dice que “no digas: de esta agua no beberé”, sin embargo, mi plan en lo inmediato es seguir escribiendo, aunque creo que es  clave mantener la participación política.

De uno a diez ¿cómo calificaría su gestión?.
Con nueve, dejando el punto restante como la falta de resultados en materia de seguridad.

¿Qué va a hacer el año entrante?

tendré que  salir a trabajar. No he sido empleado, excepto del gobierno, y no quisiera ser empleado de una empresa. Quiero montar mis propios  proyectos.

¿Cómo quisiera que recordaran su gestión en la alcaldía?
Por el trabajo con  la niñez, porque me parece que va a tener una trascendencia estratégica. 

¿Qué mensaje les  deja a los medellinenses?
Que a los  paisas nos falta mucha tolerancia, más sentido en el ámbito de la convivencia y el respeto  por el  otro.

¿JJ. Rendón  lo asesoró durante su campaña a la Alcaldía?
El no estuvo en mi equipo asesor. A JJ. Rendón lo conocí cuando  busqué el apoyo del partido de la  U a la candidatura. Carlos García Orjuela, que era el presidente de la U, delegó a JJ. Rendón y en esas circunstancias me reuní con él. Sí nos ofreció sus  servicios, pero nuestro presupuesto no daba para pagarle lo que pedía.