Me excluyeron del grupo de presidenciales: Viviane Morales

La senadora liberal aduce que entre Horacio Serpa y otros líderes del partido hicieron un pacto en el que no fueron incluidas las ideas que ella defiende. Por eso prefiere dar un paso al costado.

Archivo

La senadora liberal Viviane Morales, fogosa defensora de las causas de la comunidad cristiana y muy especialmente de que la adopción de menores solo sea permitida para parejas heterosexuales y de que los profesionales de la salud puedan argumentar objeción de conciencia para negarse a practicar abortos, ha decidido marginarse de la contienda por la Presidencia de la República en 2018. O por lo menos, si llega a hacerlo más adelante, no será en nombre del partido Liberal, colectividad en nombre de la cual ha sido en reiteradas oportunidades representante a la Cámara, senadora de la República y de la cual alguna vez, fue codirectora.

Según ella, no se salió de la baraja de precandidatos, sino que, más bien, la obligaron a irse. Así lo comenzó en un video a través de Twitter, en el que criticó a los demás candidatos de este partido, al igual que a su dirección, considerando que “urdieron la maniobra de inventarse a último momento unos postulados dizque ideológicos con el único fin de excluirme”.

(Lea aquí: Está claro que quieren excluir mi candidatura a la Presidencia: Viviane Morales).

Morales, quien también fue fiscal General de la Nación, aseguró que a principios de semana, después de una reunión de los precandidatos liberales (Humberto de la Calle, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo y ella) en la casa del exministro Horacio Serpa, hoy codirector del partido Liberal, se acordaron los postulados básicos que deberá defender el candidato de esa colectividad. Según ella, aceptar dichos postulados “implica esconder mi condición de cristiana, renunciar como congresista al derecho de proponer ajustes a la implementación de los acuerdos, adjurar de mi convicción de que la adopción de niños y niñas huérfanos debe darse a un papá y a una mamá”.

La senadora, quien este año impulsó un referendo para que la adopción de niños solo se permitiera a parejas heterosexuales, aseveró: “Que se queden con lo que queda, con ese cascarón del que su mezquindad y trampa están convirtiendo al otrora glorioso partido Liberal”. Sobre el fracaso del referendo, que se hundió faltando dos debates en la Cámara, dijo que se debió a que “se atravesaron con todo su poder el presidente Juan Manuel Santos, Horacio Serpa, el exministro del Interior Juan Fernando Cristo, el expresidente César Gaviria y exjefe negociador en el proceso de paz con las Farc Humberto de la Calle, más que por su ideología de género, por los celos políticos que les generaba”.

(Le puede interesar: Pelea en el partido liberal está al rojo vivo).

Reafirmando su distancia del Gobierno de Juan Manuel Santos (quien ha sido apoyado por buena parte de la bancada liberal), recordó que ella no votó ni el aumento del IVA ni la venta de Isagén. Pero uno de los precandidatos liberales a los que más criticó fue a Juan Fernando Cristo, el exministro de Interior y quien esta semana anunció que buscará ser presidente. De él afirmó que como jefe de esa cartera tuvo una “conducta clientelista y enmermeladora”.

 

Entre otras cosas, afirmó que el proceder de los dirigentes liberales no fue el indicado, pues “si les parecía que mis posiciones constituían conductas violatorias de los principios liberales, han debido oportunamente y regidos por los estatutos del partido que admiten el disenso, llamarme por los conductos regulares para dirimir la situación”. Por último, aseveró que el manifiesto que motivó su salida de la baraja presidencial, no solo la excluyó a ella, sino también al “pueblo cristiano y creyente que acompaña las causas limpias y justas que alguna vez enarboló el partido” y a “miles de jóvenes que me han acompañado durante años”.

(Lea aquí: El ultimátum de Horacio Serpa a Viviane Morales).

Aunque la salida de Morales pone fin a uno de los debates más candentes en las filas liberales, todavía queda pendiente saber cómo se elegirá al candidato único del partido, algo que todavía genera enfrentamientos, pues, por ejemplo, está en veremos si Humberto de la Calle sí se acogerá a una consulta popular en marzo o si se sumará a la lista de candidatos que recorrerán el país recogiendo firmas. Si al final decide hacerlo, estallaría otra crisis en este partido, pues con la salida del exjefe negociador del Gobierno, también se podría dar la del expresidente César Gaviria, quien suena para volver a ocupar el cargo de presidente de la colectividad.