'Me siento honrado de ser el Comandante supremo': Santos

Con esas palabras, el presidente Juan Manuel Santos reiteró su agradecimiento a la fuerza pública por los 202 años en defensa de la libertad.

El presidente Juan Manuel Santos encabezó este viernes en la isla de San Andrés el desfile militar por los 202 años del Grito de Independencia. En una improvisada intervención al término de la parada militar, Santos agradeció a la fuerza pública y dijo sentirse "muy honrado de ser su Comandante Supremo", tras manifestar a los comandantes de las diferentes Fuerzas "el respaldo, apoyo, admiración y respeto con el que cuentan en el territorio nacional".

"Señores comandantes, ustedes que representan a las instituciones militares saben muy bien, porque ustedes son testigos, que a lo largo y ancho del país todo el mundo los aplaude, como los aplaudieron hoy aquí. Todo el mundo los apoya, todo el mundo los respalda, todo el mundo los respeta, todo el mundo los admira", precisó.

En el desfile, que no tuvo la fastuosidad de otras ocasiones por las limitaciones de la isla y la premura con que fue organizado, participaron unidades de a pie del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, así como de la policía, sin intervención de los componentes de artillería, caballería o la tradicional revista aérea.

La parada estaba prevista inicialmente en Popayán, capital de Cauca, región que vive una difícil situación de orden público por la decisión de los indígenas de expulsar de la zona al ejército y a la guerrilla de las Farc, cansados de ser víctimas del fuego cruzado entre esos actores del conflicto armado.

El desfile, a su vez, se convirtió también en un acto de soberanía sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia, por el que Colombia y Nicaragua mantienen un diferendo en materia de límites en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Nicaragua reclama como suyos 50.000 km2 en El Caribe, incluyendo las islas y cayos que constituyen actualmente el departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, claves por sus recursos naturales y minerales.

Los nicaragüenses pretenden que la delimitación territorial se haga entre las costas de ambos países o entre las plataformas continentales y no, como sostiene Colombia, entre su plataforma continental y el archipiélago como contempla el Tratado Bárcenas-Esguerra, firmado en 1928, que reconoce a Colombia su dominio sobre San Andrés, Providencia y Catalina.

En una primera decisión en 2007, la CIJ reconoció la soberanía colombiana sobre las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina.