Medellín, más cerca de tener la Secretaría de la No-Violencia

Noticias destacadas de Política

En principio, se había hablado de una Gerencia de Paz, pero a lo largo del diagnóstico para la creación de la dependencia, la Alcaldía de Daniel Quintero quiso aportarle a un proyecto que fuera más allá de sus cuatro años de gobierno. Entrevista con la gestora social, Diana Osorio.

En nueve meses se materializó una de las apuestas de Diana Osorio cuando llegó junto a Daniel Quintero a gobernar a Medellín. La paz –su tema, su apuesta, su experiencia académica y su pasión– se convertirá en esta administración en una secretaría adscrita al despacho del alcalde y llevará por nombre el nombre del movimiento de Mahatma Gandhi que llevó a la India a independizarse de Inglaterra de forma pacífica y no violenta.

Hacía 20 años que Medellín no contaba con una dependencia exclusiva para temas de paz y ahora las víctimas y los reinsertados que habitan en la ciudad tendrán una Secretaría de la No-Violencia que los acompañe. La Secretaría entró en vigencia desde esta semana y contará con un presupuesto de $712 millones, que representa apenas el 0.011% del presupuesto administrativo. Contará con dos subsecretarías, la de Justicia Restaurativa y Construcción de Paz Territorial, y sus funciones están enfocadas en la prevención, entendiendo que otros despachos, como el de Seguridad e Inclusión Social se encargan más de programas de corrección.

Lea: “En Medellín no existe una estrategia de paz”: Diana Osorio.

El Espectador habló con la gestora social, como prefiere Osorio que se le diga, sobre esta dependencia que fue promovida por ella, de quién llegará a presidirla y de qué esperar del trabajo articulado que hará y apoyará con las otras secretarías de la Alcaldía.

Desde que Daniel Quintero se posesionó, usted manifestó su deseo de revivir el despacho encargado de temas de paz en la ciudad. Al principio se habló que sería una gerencia, ahora una secretaría adscrita al despacho del alcalde. ¿Qué encontraron en el diagnóstico para que en definitiva fuera una secretaría y esto qué connotaciones tiene?

Cuando consideramos que la gerencia era muy buena opción para fortalecer los procesos de paz que hay en la ciudad, encontramos que esta tiene un objeto limitado con relación a la coordinación y a la articulación con programas de la Alcaldía. Nosotros creemos y le apostamos muy fuerte al tema de construcción de paz en Medellín Futuro y en el Plan de Desarrollo y, por la particularidades del conflicto, acordamos que se merecía una dependencia que no solamente pudiera articular, sino ejecutar.Además que tenga la competencia para proponer lineamientos y enfoques para la implementación de temas estructurales, sobre todo los relacionados con el Acuerdo de Paz y prevención del conflicto urbano. Entonces queríamos dejar la máxima instancia posible de manera que pudiera preservarse en el tiempo, independientemente de las administraciones que lleguen más adelante.

¿Cuáles son los objetivos, de qué se encargará esta Secretaría?

La Secretaría va a tener dos Subsecretarías. La primera se va a llamar Justicia Restaurativa, que va a enfocarse en el tema de implementación de los Acuerdos de Paz y va a trabajar con víctimas, excombatientes, las dependencias producto del Acuerdo y de todo el sistema de justicia, verdad, reparación y no repetición. Por ejemplo, requerimientos especiales que haga la JEP deben de llegar a este despacho. El segundo, es la Subsecretaría de Construcción de Paz Territorial y se refiere más a la coordinación y articulación de actores y sectores para la prevención del conflicto urbano. Vamos a llevar programas como Parceros, La Pola, seremos enlace con la Secretaría de Juventudes, estaremos atentos al Sistema de Alertas Tempranas y a través del observatorio se va a prevenir los conflictos de los territorios.

¿Cómo fue el proceso de nombrar esta Secretaría? Hablaba en una pasada entrevista sobre la inspiración en el movimiento de Gandhi en la India…

El principio número uno del Plan de Desarrollo es que la vida es sagrada, de ahí empieza la apuesta y entendemos que la construcción de paz territorial pasa por las acciones cotidianas. Lo que he dicho es que no es un tema de la Policía, el alcalde o el presidente, sino de la cotidianidad, en eso queremos hacer mucha pedagogía. Es un tema que se vuelve transversal y requiere de pedagogía y ya empezamos con esta. Claro que nos inspiramos en la no-violencia, como la negación de las acciones violentas y respeto a cualquier ser viviente y eso significa abstenerse de causar dolor a cualquier ser vivo con las palabras, los pensamientos, las acciones y todo lo que implique herir al oponente o al que piense diferente. Para nosotros es importante que la gente conozca cómo fue que India logró su independencia a partir de acciones no violentas y cómo podemos traducir esto a la vida cotidiana y las acciones en procesos de diferencias que podamos tener en cualquier momento con diferentes grupos sociales en la ciudad.

¿Qué medirá el Observatorio?

Específicamente los temas de investigación todavía no los puedo dar, el objetivo es recoger la data y la información que nos permita hacer analítica de datos y modelos predictivos para ser mas precisos en la inversión social que hagamos en la alcaldía. Normalmente uno encuentra en qué comuna hay más homicidios y se invierte allá en programas, pero no sé sabe en qué barrios, casas y familias. Con esto lo tendremos. También con el Observatorio sacaremos datos de cuánto le cuesta el conflicto urbano a la ciudad, no tenemos cifras exactas de esto y es un tema que debemos de tener presente.

En otra entrevista comentó que el modelo de la Secretaría es muy innovador, ¿qué es lo innovador que plantean?

Es innovador en la medida en que no existía en las alcaldías anteriores. La Asesoría de Paz fue hace muchos años en la época del narcotráfico. Ahora quisimos darle la altura y por eso hablamos de la no violencia y de llevar el tema a la cotidianidad porque muchas personas piensan que la violencia la ejercen solamente los que pelean. En ese sentido, para las personas les es más fácil identificar la violencia ajena que la propia, y para eso debemos de hacer pedagogía muy fuerte y transversal, que vaya más allá de una semana por la paz o un mes por la paz. Y también de entender a ciertos grupos específicos que es lo que se ha hecho. En ese sentido, queremos implementar acciones de construcción y no violencia para toda la ciudadanía. Como ya lo mencioné está el tema del Observatorio Territorial de Construcción de Paz, que no se ha cread, pero este va a hacer muy importante para alimentar la Secretaría de Tecnologías de la Información porque vamos a poder identificar mediante un enfoque de data y analítica modelos predictivos para identificar a qué familias, niños, niñas y adolescentes llegarles con una ruta especial. La data nos permite identificar potenciales vulnerabilidades dada una situación familiar, de su entorno y comunidad y hacer una ruta social especial y evitar que puedan caer como víctimas o victimarios, que al final estos muchas veces han sido víctimas.

Teresita Gaviria, víctima y presidenta de Madres de la Candelaria, dice que le gustaría que una mujer víctima sea la cabeza de la Secretaría, ¿tienen a alguien en mente con esas características?

En lo personal, tengo una relación muy cercana con Teresita, yo la adoro, y ella es un referente a nivel nacional. En un principio, consideramos que ella podría ser la secretaria, pero por temas legales no se podía y tampoco por temas legales puedo cambiar los requisitos que se exigen para la persona que va a estar ahí. Tiene que ser alguien profesional y que sea conciliador o conciliadora, que no solamente hable de paz, sino que sea la paz, que inspire paz. Y, no creas, es complejo encontrar un hombre o una mujer que sea un conciliador/a innata. Todavía seguimos en ese proceso de buscar y tenemos dos semanas más para poder anunciar los nombres de quienes ocuparán los cargos.

Se ha hablado mucho de que la exconcejala del Polo, Luz María Múnera, suena para ese cargo…

No queremos que sea una persona que tenga antecedentes o intereses electorales. No queremos politizar los temas de paz en la ciudad. Me gustaría alguien ajeno a la vida electoral, para que no vaya a despertar favores en unos sectores y odios en otros. Estamos buscado una persona que despierte emociones neutras, que no tenga mucha recordación por ser de un lado o del otro.

Comparte en redes: