En medio de la guerra, vuelve el diálogo

Hoy, Gobierno y Farc reanudarán el ciclo 37 de conversaciones luego de la crisis causada por los bombardeos en el Cauca y la suspensión del cese unilateral del fuego decretado por la guerrilla.

La orden de Santos a las tropas ha sido prender las alertas ante una posible ofensiva guerrillera. EFE
Parece haberse iniciado el escalamiento del conflicto que tanto temían los analistas, a raíz de los bombardeos en Guapi (Cauca) realizados por las Fuerzas Armadas el pasado viernes y en los cuales murieron 26 guerrilleros, y la posterior suspensión del cese unilateral del fuego que había decretado la guerrilla en diciembre de 2014. Durante el fin de semana ambos bandos contaron muertes en sus filas y las conversaciones de La Habana (Cuba) ya sienten  lo que ocurre en los campos de batalla.
 
El sábado, apenas horas después del bombardeo en el Cauca, diez guerrilleros, entre los que se encontraban dos menores de edad, murieron en una acción de la Fuerza Aérea en Segovia, Antioquia. Los operativos desarrollados en la vereda Alto de la Cruz estaban dirigidos contra la compañía Raúl Eduardo Mahecha del cuarto frente de las Farc, que opera entre los municipios de Remedios, El Bagre y Segovia, según explicaron las Fuerzas Militares.
 
En la noche del sábado, en Tumaco (Nariño), se registró un atentado con un artefacto explosivo contra una patrulla de la Policía, en el que resultó muerto el patrullero Fernando Narváez Perdomo y otros dos uniformados salieron gravemente heridos. El alcalde de la población, Víctor Gallo, le adjudicó el siniestro a las Farc.
 
Las consecuencias humanitarias de estos hechos ya son evidentes. Según la Defensoría del Pueblo, por temor a los operativos del Ejército en Guapi, que comenzaron el pasado jueves, 352 personas han salido desplazadas. “Creemos que unas 400 personas más pueden estar llegando a Guapi. Si se dan estos desplazamientos tendríamos en el casco urbano unas 800 personas de las veredas en donde continúan los combates”, dijo a los medios de comunicación el defensor para los derechos de la población desplazada, Luis Mauricio Vesga.
 
 En La Habana, Marcos Calarcá, de la delegación de paz de las Farc, señaló en declaraciones a Caracol Radio que la suspensión de la tregua no se debe a una venganza por la muerte de los 26 guerrilleros en Guapi, sino a la imposibilidad de sostener esa estrategia. “Lo ocurrido el jueves último trascendió toda posibilidad de continuar el cese unilateral del fuego”, dijo el líder insurgente, y además anunció que hoy continuará el ciclo 37 de las conversaciones, que había sido suspendido por las Farc el pasado viernes para “analizar lo ocurrido”.
 
Calarcá aprovechó para responder al presidente Juan Manuel Santos, quien anunció una reunión con el papa Francisco el próximo 15 de junio para pedirle consejo de cara a la crisis que afronta el proceso de paz. El jefe guerrillero señaló que “el presidente no sólo debería pedir consejos sino también aplicarlos”, y de paso aclaró que la puesta en marcha del acuerdo de desminado humanitario no se verá afectada por la suspensión del cese.
 
Por su lado, Santos insistió en continuar con la ofensiva hasta que se concrete un acuerdo final. “Estoy listo a acelerar las negociaciones para obtener ese cese del fuego bilateral y definitivo a la mayor brevedad posible. Llevamos un año completo sin hacer un avance sustancial. Necesitamos avances, porque el pueblo colombiano tiene una paciencia finita. La gente quiere ver que podemos avanzar en la mesa para mantener la fe en que sí podemos lograr la paz”, dijo el primer mandatario.