Mindefensa advierte persecución al Eln si sigue delinquiendo

En el Congreso, el ministro Luis Carlos Villegas dijo que no se puede permitir que la seguridad se deteriore por cuenta de la apertura de esta nueva etapa de negociación pública. León Valencia pide iniciar los diálogos con el cese bilateral de hostilidades.

Paralelo al anuncio del Gobierno y el Eln de ponerle punto final a los diálogos exploratorios para instalar una mesa formal de negociación, el mismo Ejecutivo anunció que continuará la actuación de la Fuerza Pública en contra de esa guerrilla hasta que se firme un acuerdo definitivo.

De acuerdo al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, el compromiso del Gobierno es mantener la presión y el ambiente de seguridad en las principales regiones del país, pese a iniciar las negociaciones públicas con esa guerrilla.

Tras concluir una reunión con el Partido de La U en el Capitolio Nacional, Villegas dijo que la negociación no significará que la Fuerza Pública no esté siempre pendiente de cualquier actuación delictiva del Eln.

Si el Eln comete algún delito encontrará el poder de nuestro Ejército y nuestra Policía para no permitir que la seguridad se deteriore por cuenta de la apertura de esta nueva etapa de negociación pública”, recalcó.

La declaración de Villegas en el Congreso implica que tal y como se dio con las Farc –una negociación que está en la recta final– se adelantarán los diálogos sin la suspensión de las operaciones de las Fuerzas Miliares.

Contrario a la decisión del Gobierno de adelantar los diálogos en medio de operaciones armadas se pronunció León Valencia, exguerrillero del Eln, actualmente director de la Fundación Paz y Reconciliación.

Para Valencia, el tema, aunque promete un profundo debate, debe ser el primer punto de discusión en esta negociación para intentar llegar a un acuerdo de cese bilateral de hostilidades y pasar al mismo mecanismo de veeduría internacional que se va a utilizar con las Farc.

“Hoy es posible un cese bilateral con el Eln porque no se está en las mismas condiciones que al inicio de la negociación con las Farc. Cuando empezaron las negociaciones con las Farc estaba muy distante la posibilidad de la terminación del conflicto y eran momentos en que había mucha desconfianza entre las partes, pero ahora estamos sin actividades armadas por parte de las Farc y eso facilita que se agilicen las cosas”, explicó.

Fueron necesarios más de tres años de contactos y nueve meses de diálogos exploratorios para que el Gobierno y el Eln lograran el acuerdo que les permite ahora sentarse en unos diálogos formales.