Ministro de Defensa niega que la Fuerza Pública haya bajado la guardia

Juan Carlos Pinzón aseguró que los recientes ataques contra la infraestructura petrolera y el aumento de ciertos delitos, tienen origen en la transformación de las tácticas de los grupos al margen de la ley.

En desarrollo de un debate de control político en el Senado de la República acerca de los recientes atentados a lo largo del país, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, respondió a los cuestionamientos acerca de la supuesta baja efectividad de la Fuerza Pública en el Gobierno Santos y defendió el actuar de los militares.

Pinzón –quien acudió a la discusión en compañía del director de la Policía, general Rodolfo Palomino, y el comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez– negó que la Fuerza Pública haya bajado la guardia como lo sugirieron algunos congresistas y declaró su preocupación por los ataques los cuales, señaló Pinzón, han atacado de frente y de manera decisiva.

"Estamos aquí para poner nuestro mayor esfuerzo y declarar nuestro compromiso absoluto con la patria, los intereses del país, la Constitución y los derechos de los colombianos sin descanso. Por lo mismo, no pretendemos nunca que las acciones de grupos terroristas, bandas criminales o delincuentes sean acciones que nosotros hayamos negado; al contrario, nos vamos de frente hasta donde estén", señaló Pinzón en tono enérgico.

Según Pinzón, el recrudecimiento de las acciones terroristas tiene origen en la transformación de las tácticas de los criminales, quienes 'mutan' su comportamiento y recurren a nuevos mecanismos para sembrar el terror.

"En el caso de los grupos terroristas, migraron sus tácticas y nadie hizo mucho hasta el año 2011 que renovamos los planes y esta gente se nos fue a la guerra de guerrillas, al uso de explosivos indiscriminados, a la dispersión, a no concentrarse y en todo esto tuvimos que ir afrontando realidades", expresó el ministro de Defensa.

El ministro fue citado por algunos congresistas a la Comisión Segunda del Senado, entre ellos el congresista Mauricio Lizcano, quien dio a conocer cifras sobre los efectos económicos y ambientales de los ataques terroristas.

De acuerdo con el Lizcano –quien participó en el debate con los senadores Jimmy Chamorro y Carlos Fernando Galán– los actos de terrorismo contra la infraestructura han aumentado cerca del 400% en los últimos dos años, lo que evidencia un deterioro de la seguridad.

"Debido a atentados terroristas contra la infraestructura petrolera, se han dejado de producir 5.4 millones de barriles de petróleo en 2014, lo que se traduce en 11.000 barriles diarios menos", explicó Lizcano en su intervención.

El senador prendió las alarmas por el aumento de los atentados contra oleoductos y el incremento de delitos como la extorsión, el cual, según Lizcano, aumentó un 158%. Asimismo, denunció supuestos casos de 'pescas milagrosas' en el departamento del Huila y un recrudecimiento de los ataques de la guerrilla del Eln cercano al 160%.

"El Banco de la República estima una caída del 5% en la inversión extranjera en el país debido a los ataques contra la infraestructura petrolera y energética", puntualizó Lizcano.

A su turno, el senador del Centro Democrático Alfredo Rangel, alertó un déficit en los logros de la seguridad con respecto a los resultados que recibió el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, con base en cifras oficiales del Ministerio y del Centro de Seguridad y Democracia en el período 2010-2013.

"Las acciones de la guerrilla crecieron un 20%; la extorsión un 255%; el terrorismo el 89%; los atentados contra la infraestructura un 245%; los atentados contra los oleoductos 735%; los delitos sexuales un 90%; entre otros", explicó Rangel.

En el debate intervino además el presidente del Congreso, José David Name, quien se declaró preocupado por el balance de seguridad y manifestó que no entiende "cómo se desarrolla el proceso de paz en estas circunstancias".

En defensa del Gobierno Nacional, el senador Carlos Fernando Galán indicó que "sí han tenido resultados" y explicó que negar el balance positivo de la Fuerza Pública es minar la moral de las tropas: "entre 2010 y 2014 en el 93% de los municipios del país no se presentaron atentados y en el 88% de ellos no hay guerrilla. Se han logrado neutralizar 841 atentados y han sido dados de baja 42 jefes de bandas criminales", precisó Galán.

En este contexto, Juan Carlos Pinzón defendió el actuar de la Fuerza Pública y precisó que en lo corrido de 2014 se han logrado evitar 400 atentados, sumado a la instalación de seis batallones para proteger la infraestructura petrolera, lo que se traduce en un aumento de operaciones y en un fortalecimiento de la seguridad.

De otro lado, Pinzón pidió que no haya una 'utilización política' de los uniformados y amparó la labor que adelanta el general Javier Alberto Flórez en su papel de asesor del proceso de paz en La Habana (Cuba) en coordinación con otros uniformados.

Sin embargo, cuestionó la efectividad de la justicia para condenar a los delincuentes y pidió un mayor apoyo del Congreso para garantizar la seguridad jurídica con la que deben contar los miembros de la Fuerza Pública, una de sus mayores preocupaciones.

"En Colombia de cada 100 delincuentes (de la organización que sean) que se capturan, 70 los dejan en libertad; los otros 30 que tienen un proceso judicial 18 van a la cárcel y 12 terminan con algún tipo de medidas como casa por cárcel. Eso es muy complicado porque le genera desconfianza al ciudadano y merma el accionar de la Fuerza Pública", puntualizo Pinzón.

 

 

Temas relacionados